Pagar 57 millones en horas extra al personal sanitario, el plan de Asturias para reducir las listas de espera

El presupuesto de Salud para el año que viene sube un 9,25% respecto al actual y el gasto por habitante alcanza un nuevo techo: 2.308 euros

P. Á.

El anunciado proyecto de la Consejería de Salud para recortar las cada vez más nutridas listas de espera ya tiene una cifra concreta: 57 millones de euros. Ésta es la partida destinada en el proyecto de presupuestos para 2024 con un objetivo muy concreto: transformar los planes de choque para atajar las listas de espera –que llevan dos años en marcha sin resultados suficientes– en «un plan estructural que ayude a recortar tiempos y a dar prioridad a criterios clínicos y de capacidad de las personas», en palabras de la titular del Departamento, Conchita Saavedra Rielo.

Dicho de otra manera, éste será el dinero que se dedique a actividad extraordinaria, básicamente en horario de tarde, para recortar unas listas de pacientes de envergadura nunca antes conocida. El pasado mes de septiembre concluyó con 110.142 enfermos en espera de una cita con el especialista (con 92 días de demora media) y de 25.436 que aguardan una intervención quirúrgica (con un promedio de 99 días). A estas cifras se les suman un total de 40.172 pruebas diagnósticas pendientes (entre ellas, 15.779 ecografías y 15.055 resonancias).

La Biblioteca Pública Jovellanos, de Gijón, fue el escenario elegido por la consejera para presentar las cuentas diseñadas para el año que viene. Acompañaron a Saavedra, sin llegar a intervenir, el viceconsejero de Política Sanitaria, Pablo García García, y el gerente del Servicio de Salud del Principado (Sespa), Aquilino Alonso Miranda.

Los números desvelados este lunes deberán ahora ser expuestos y debatidos en la Junta General del Principado. La Consejería de Salud dispondrá el próximo ejercicio de un presupuesto de 2.322 millones, «el mayor de la historia, para abordar tres objetivos fundamentales», destacó Saavedra. Esas prioridades son «robustecer la atención primaria», que contará con 49,9 millones más que este año; la ya mencionada de «afianzar el plan estructural frente a las listas de espera con una inversión de 57 millones»; y «fortalecer la atención a la salud mental con más profesionales y nuevos dispositivos».

En este último apartado, los responsables sanitarios prevén aumentar la plantilla del Sespa con la creación y dotación de 36 nuevas plazas: 6 de psiquiatras, 9 de psicólogos, 9 de enfermeras, 6 de trabajadoras sociales, 3 de terapeutas ocupacionales y 3 de auxiliares administrativas. Asimismo, «se ampliará y mejorará la red asistencial territorial, y se desarrollarán herramientas colaborativas», precisó la Consejera. El incremento en este capítulo respecto a 2023 es de un 6,23 por ciento, lo que eleva el presupuesto hasta 88,8 millones de euros.

Con relación al presente año, las cuentas globales de la Consejería aumentan en un 9,25 por ciento. De esta manera, se incrementa también la inversión por habitante, que alcanza los 2.308,6 euros.

Claves de las cuentas sanitarias de 2024

  • Presupuesto de la Consejería de Salud. Asciende a 2.322,86 millones, lo que supone un incremento de un 9,25% respecto al ejercicio actual. De esta manera, el gasto por habitante alcanza un nuevo techo: 2.308,6 euros. 
  • Inversiones en 2024. La partida total alcanza los 88 millones de euros. En atención hospitalaria destacan los 32 millones para continuar con la ampliación del Hospital de Cabueñes (Gijón), además de las actuaciones previstas en el Hospital Carmen y Severo Ochoa (Cangas del Narcea), Hospital Monte Naranco (Oviedo) y Hospital de Jarrio (Coaña). En atención primaria, habrá actuaciones en Nuevo Roces (Gijón), Pola de Lena y Sotrondio; el inicio de las obras del nuevo consultorio de Vega-La Camocha (Gijón); el proyecto de ampliación de Tebongo (Cangas del Narcea); y partidas para los proyectos de Collanzo (Aller), Tapia de Casariego o Boal, entre otros.
  • Capítulo de personal. Se le dedican 1.095 millones de euros, cuantía que representa un incremento del 12 por ciento. Se destinarán a la ampliación de la plantilla, la creación de las nuevas categorías (enfermeras especialistas, técnicos de farmacia, técnicos de documentación e informáticos), el proceso extraordinario de carrera y desarrollo profesional, o la continuación del proceso de estabilización con el fin de reducir la temporalidad.
  • Dirección General de Cuidados y Coordinación Sociosanitaria. Tendrá un presupuesto de 7,5 millones de euros. Este departamento asume nuevas competencias, como la valoración de la discapacidad, que acumula demoras superiores a cuatro años. A la vez, continúa con la coordinación sociosanitaria, siguiendo el camino marcado en la anterior legislatura, en la que desempeñó un papel fundamental durante la pandemia. Asimismo, su partida presupuestaria contempla casi dos millones de euros para las ayudas que permitirán mejorar la calidad de vida de las personas con esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y sus familias, mediante la adquisición de servicios sanitarios complementarios a los del Sespa, gastos de transporte y productos ortoprotésicos y farmacéuticos.

Salud acapara casi cuatro de cada diez euros del presupuesto total del Principado, que alcanza los 6.348 millones. «Este presupuesto refleja la década del cambio y responde a la apuesta del Gobierno de Asturias por garantizar la mejora del estado de bienestar, ahondar en la modernización del sistema sanitario y mejorar en equidad, accesibilidad y calidad asistencial, poniendo siempre a las personas en el centro de las políticas», indicó Saavedra. 

La estructura del Principado diseñada para la actual legislatura escinde las competencias de Consumo –que han pasado a la abigarrada Consejería de Ordenación de Territorio, Urbanismo, Vivienda y Derechos Ciudadanos–, e incorpora los servicios de valoración de la discapacidad, una patata caliente proveniente de Consejería de Derechos Sociales que acumula demoras que llegan a rebasar los cuatro años. 

Conchita Saavedra hizo hincapié en la expansión de los recursos destinados a atención primaria. Aumentan en 49,9 millones de euros, hasta superar los 628, lo que representa el 27,9 por ciento del presupuesto global del Sespa (gasto de farmacia incluido). «Es decir, casi uno de cada tres euros del presupuesto de la Consejería se dedicará a primaria. Además, el esfuerzo inversor que se destina a recursos humanos en primaria supone el 25,77 por ciento del gasto total de personal del Sespa», señaló la Consejera.

Las inversiones previstas por la Consejería de Salud para infraestructuras y equipamiento sanitario suman 88 millones. En atención hospitalaria destacan los 32 millones para continuar con la ampliación del Hospital de Cabueñes, además de las actuaciones previstas en los hospitales de Cangas del Narcea, Monte Naranco (Oviedo) y Jarrio (Coaña).

[object Object]

Aumentar el «atractivo» de la sanidad pública para unos médicos especialistas que escasean: los dermatólogos. Éste es el objetivo que ayer expuso la consejera de Salud, Conchita Saavedra, al ser preguntada por una disciplina cuyas listas de espera aumentan sin cesar, hasta situarse en niveles inasumibles. El pasado mes de septiembre concluyó con 21.036 consultas con el especialista pendientes, con una espera media de 120 días.

La dermatología está muy de moda entre las nuevas generaciones de médicos. Así lo atestiguan las preferencias a la hora de elegir plazas MIR para especializarse. A su vez, numerosos dermatólogos están volcando su actividad en el sector privado, donde las condiciones económicas son muy favorables. Todo lo contrario de lo que les sucede en la red pública, en la que, por ejemplo, apenas realizan guardias, lo que merma sus retribuciones con respecto a muchos colegas de otras especialidades. El resultado es un notable déficit de las plantillas. «Lo que buscamos desde la sanidad pública es ser más atractivos», indicó la Consejera, quien señaló que están abiertas negociaciones con los sindicatos para corregir estos desequilibrios. Una alternativa consiste en ofertarles más actividad de consultas por las tardes.

Otro eje de los presupuestos sanitarios de 2024 es la inversión en tecnología, con 34,5 millones de euros encaminados –entre otras actuaciones– a la renovación de la monitorización del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y del Hospital Vital Álvarez-Buylla (Mieres); a la renovación de equipamientos en las diferentes áreas; o la ampliación del plan de salud bucodental.