La manta asturiana no da para tanto: las cotizaciones solo cubren el 42% de las pensiones contributivas

La región, con un déficit de casi 3.000 millones, es la más dependiente del sistema de caja única

Las pensiones subirán un 3,8% para combatir la inflación

Vídeo: AGENCIA ATLAS

Asturias es la comunidad autónoma con mayor descubierto entre lo que cotizan sus ciudadanos a la Seguridad Social y las prestaciones que reciben sus pensionistas, según un estudio del profesor Miguel Ángel García Díaz, de la Universidad Rey Juan Carlos, difundido ayer por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea).

Los ingresos del sistema en la región (2.191,4 millones) apenas representa el 42,21% de los 5.190.8 millones a los que asciende el gasto de las pensiones en la comunidad, lo que sitúa Asturias en máxima dependencia de la solidaridad y la redistribución de renta que propician las transferencias de la caja única de la Seguridad Social.

Todas las regiones, salvo Baleares (amén de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla), están en situación de déficit, pero mientras alguna de ellas está cerca del equilibrio (caso de Madrid), Asturias tiene la menor tasa de cobertura y apenas alcanza algo más de la mitad que la media nacional, situada en el 77%.

Asturias aporta el 1,95% de los ingresos nacionales del sistema de pensiones públicas, pero absorbe el 3,5% del gasto. El déficit asturiano (2.999,4 millones, una cifra superior al de las aportaciones) representa el 8,98% del descubierto total en el conjunto del país.

Pese a ser una región uniprovincial de apenas un millón de habitantes, el Principado es la octava comunidad de 17 con mayor volumen de percepciones por pensiones contributivas del país en términos absolutos y la sexta por el importe total del saldo negativo, lo que obedece tanto a que tiene la segunda pensión media más elevada de España como a su condición de región más envejecida de España (el 27,3% de su población tiene 65 años o más), mientras que la cotización media en la región se acerca mucho al promedio nacional.

Tomando como referencia solo el saldo de los ingresos propios de la Seguridad Social sobre la población de más de 65 años, Asturias arroja un diferencial negativo de 11.160 euros por persona, el más elevado de España y casi tres veces el promedio estatal, situado en 3.584 euros.

Mientras en España hay 2,1 cotizantes por cada persona en edad de jubilación, en Asturias sólo hay 1,4, la ratio más baja del país.

Las regiones del Noroeste y Aragón (las más envejecidas) arrojan, lideradas por Asturias, tasas de cobertura de los ingresos propios sobre las pensiones contributivas inferiores a la media