¿Son buenos en Matemáticas, Ciencias y Comprensión Lectora los estudiantes asturianos? Esto dice el famoso informe PISA (y salen bien parados)

Los escolares de Asturias se mantienen a la cabeza de España en las competencias que evalúa el prestigioso estudio internacional, a niveles comparables a los de los países más avanzados

pisa

pisa

Elena San Emeterio

Las competencias en comprensión lectora, matemáticas y ciencias de los estudiantes asturianos de 4º de la ESO son de las más elevadas de España, y comparables a las de países como Corea o Japón; además, los escolares de la comunidad autónoma fueron de los que menos bajaron su rendimiento a causa de la docencia telemática a la que obligó la pandemia de Covid en 2022. Esta es una de las conclusiones del informe PISA, un estudio que se realiza sobre los estudiantes en todo el mundo.

El último estudio constata que la pandemia rebajó el nivel de los escolares en España y en casi todos los países; sin embargo, el impacto en Asturias fue menor que en el conjunto del territorio español. Los datos referidos al Principado están entre los mejores del país. En lectura, los alumnos asturianos quedaron en segundo lugar, detrás de Castilla y León, al igual que en Matemáticas. En cambio, en Ciencia, los datos asturianos ocupan el cuarto puesto, detrás de Castilla y León, Cantabria y Galicia.. Con todo, los últimos registros no llegan a superar los niveles de 2012, los más altos desde que se realiza este estudio. "Hay que tener en cuenta el impacto que ha tenido el Covid en la educación. Los exámenes se realizaron en primavera del 2022, justo después de una de las peores olas de la pandemia sufridas en Asturias", explicó Lydia Espina, consejera de Educación del Principado de Asturias.

El informe PISA mide principalmente tres competencias; matemáticas, ciencias y lectura. En todas estas disciplinas sobresale el alumnado asturiano, que logró en lectura 497 puntos; en Matemáticas 495 puntos y en Ciencias 503. En la comparación con los datos obtenidos por los países, los estudiantes asturianos obtienen resultados comparables a los de los países más destacados de la OCDE. Japón, Corea o Estonia son los países que alcanzan los mejores resultados. Japón consiguió el segundo puesto en comprensión lectora (con 516 puntos), solo por detrás de Irlanda, y el primero en matemáticas (con 536 puntos) y en Ciencias (con 547 puntos). En España la comunidad autónoma con mejores resultados globales fue Castilla y León (con 498 puntos en lectura, 499 puntos en Matemáticas y 506 puntos en Ciencias). Estos resultados "no se alejan demasiado de los asturianos" y que Espina adjudica en Asturias a una "rápida actuación del Principado que inició un protocolo de contratación extraordinario para cubrir las bajas por enfermedad y así ofrecer una educación de calidad a todos los asturianos y asturianas".

Además, entre las medidas que han catapultado a Asturias hacia los puestos más altos se sitúa "la disminución de la ratio de alumnos por clase, que actualmente se encuentra en 23, una de las más bajas del país", defendió Espina. Otro de los aspectos que resaltó la Consejera fueron los buenos resultados obtenidos en el estudio de progreso de comprensión lectora (PIRLS) en el que el alumnado asturiano alcanzó la sexta posición absoluta internacional. Y fue así porque 47 de los 50 centros que participaron de Asturias lograron superar la escala de 500 puntos, "una prueba más que acredita la equidad del sistema educativo autonómico", refrendado tanto por el informe PISA como por el estudio PIRLS, indicó la consejera. "Me alegra decir que la calidad de la enseñanza es la misma en los núcleos urbanos y en el medio rural, un aspecto de absoluta prioridad para el Principado. Da igual donde estudies, los alumnos tienen más o menos el mismo nivel en todos los ámbitos", celebró Espina.

En esta evaluación participaron 1.724 estudiantes de Secundaria de los institutos ubicados en el Principado de Asturias. La suma total elevó a 53 los centros de enseñanza de la comunidad que colaboraron en el estudio, dos menos que en 2018 -cuando se examinaron 2.096 alumnos- y uno menos que en 2015 -con 1.790 estudiantes-. "No se conoce con exactitud el porqué de esta tendencia a la baja en la participación", explicó César Gallego, jefe de sección de Evaluación Educativa de la Consejería de Educación. "Hubo un pico en el año 2012 y después ha ido descendiendo, en un estudio de este tamaño las circunstancias globales influyen mucho y son tantas y tan variadas que no se puede achacar un motivo en concreto", concluyó Gallego.