El Principado quiere cerrar el jueves con el Ministro los horarios del AVE (y estos son los proyectos de Renfe)

El ministro de Transportes, Óscar Puente, tiene en su agenda una visita a Asturias en la que llegará con la cartelera que estos días está en estudio

horarios ave

horarios ave

M. Riera / X. F.

El Gobierno regional aspira a cerrar este jueves con el ministro de Transportes, Óscar Puente, los futuros horarios de la Alta Velocidad en Asturias para el próximo mes de marzo, cuando se prevé que empiecen a funcionar los trenes AVE y AVLO. Puente tiene en su agenda una visita al Principado en la que llegará con la cartelera que estos días está en estudio y que el consejero de Fomento, Alejandro Calvo, quiere sea definitiva esta misma semana. En el borrador se incluye lo ya esperado: seis conexiones al día y trayectos con salidas de Gijón y también de Avilés. El primer AVE diario sería a las 6.15 horas y el último, a las 19.00.

Entre los partidos políticos han surgido ya las primeras críticas y advertencia. La diputada del PP en el Congreso Esther Llamazares cree que el borrador pretende "endulzar" la visita del Ministro el jueves a Asturias. "Lo inaceptable es que no haya dado ni una sola explicación sobre las continuas averías, problemas y retrasos que sufre de continuo la línea ferroviaria de Asturias, que está provocando ya la desafección de los usuarios antes de poder celebrar la apertura de la Variante".

Ángel Morales, del Grupo Socialista en la Junta, defiende que la incorporación del modelo Avril va a suponer una reducción "aún mayor de los tiempos de viaje y un incremento de frecuencias y de capacidad, permitiendo aprovechar al máximo las oportunidades que se generan tras la apertura de la Variante".

En IU también se congratulan de la "buena noticia" de aumentar el número de conexiones y también reducir los tiempos de viaje –poco menos de tres horas en general–, así como que también haya una conexión de Avilés. La diputada Delia Campomanes advierte, no obstante, de que también "es necesario una apuesta clara por los servicios de cercanías".

En los tiempos pone el acento el diputado de Foro Adrián Pumares, quien insiste en que de momento "lo que llega a Asturias no es la Alta Velocidad". Y recuerda: "Los tiempos previstos eran de dos horas y media entre Madrid y Oviedo, lejos de las dos horas 53 minutos anunciadas por el Gobierno de España. Esto provoca que el primer tren llegue a Madrid casi a las 10 de la mañana. La realidad es que, tras la apertura de la Variante, seguimos sin ser competitivos en precios, ni en frecuencias ni en tiempos. Y eso sin contar los continuos retrasos e incidencias que están teniendo lugar".

En la misma línea se pronuncia Carolina López, diputada de Vox. "El Gobierno de Barbón es experto en intentar distraernos y capaz de vendernos el falso AVE por fascículos: primero la apertura del tramo, después la llegada de los trenes AVRIL y ahora por último los nuevos horarios con una reducción en los tiempos". Sin embargo, avisa López, es que "seguimos padeciendo retrasos como antes de la apertura de la Variante, seguimos sin un cronograma para la mejora del tramo de Pola de Lena a Gijón y ni qué decir del plan de Cercanías, que ni está ni se le espera".

En Podemos Covadonga Tomé se fija en el servicio a la gente. "Lo principal es que la línea Asturies-Madrid garantice, de verdad, una mejora en la movilidad de los asturianos y las asturianas. Para esto, en primer lugar, sería necesaria una planificación adecuada para ofertar de forma continua billetes económicos. Es imprescindible, además, que los servicios se acuerden con los usuarios y las usuarias". Tras revisar el borrador de horarios propuesto por Renfe, le llama la atención "que el primer tren de la mañana a Madrid sea el AVLO, el más económico y por tanto el que más paradas hace. Esto supone salir a las seis de la mañana de Xixón para llegar a Madrid a las 10 horas. Y esto en el mejor de los casos, ya que recordamos que se están sucediendo las averías y los retrasos desde la entrada en servicio de la Variante". Tomé pide más concreción en la programación para marzo. "No tiene en cuenta la realidad económica de la ciudadanía, no toma nota de sus necesidades en cuanto a horarios y frecuencias y no garantiza el final de los retrasos y las incidencias".