Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sara Álvarez Rouco

Sara Álvarez Rouco

Diputada de Vox en la Junta General del Principado

Ni lo hacen por todas ni van a por todas

Un año más y todo sigue igual. No sé si lo has pensado, pero la verdad es que esto del 8M empieza a resultar tedioso.

Otra vez cientos de artículos empalagosos sobre el Olimpo feminista, toneladas de palabras para que nadie dude de tu pureza ideológica, y millares de posicionamientos políticamente correctos para que los falsos progres socialcomunistas no te encasillen como enemigo de las mujeres. Estimado lector, ten cuidado con lo que piensas y dices en el 8M, porque si discrepas intentarán descalificarte.

Ten cuidado al decir que nos indigna su modelo de arquitectura social. O que estamos cansados de su feminismo radical: un atropello a la libertad de pensamiento y al derecho a discrepar. O que vemos torpe su intento de colectivizar a las mujeres, más propio, ya lo sabes, de tiempos comunistas pasados y fracasados.

En realidad, deberíamos decirles juntos, querido lector, que sabemos que no les importamos ni las mujeres ni la igualdad, solo los votos. Que en Vox vemos perversa su negativa a investigar los casos de las menores tuteladas en Baleares y Valencia, dos ejemplos durísimos de su hipocresía feminista. Que nos resulta insoportable la inutilidad de su Ley de Violencia de Género porque siguen muriendo mujeres, se criminaliza a los hombres al faltar la presunción de inocencia, y no se castiga con dureza a los culpables. Y deberíamos decirles juntos, cómo olvidarlo, que nos parece imperdonable que el dinero para ayudar a las víctimas de violencia intrafamiliar se quede por el camino en manos de sus asociaciones y chiringuitos ideológicos.

Estimado lector, ya sabes que si las mujeres pensamos por nosotras mismas, no hay techo de cristal que nos pare. Seguro que sabes que las mujeres tenemos un futuro propio, que no coincide con el de esos que intentan hablar en nuestro nombre. Y sabes, seguro que sí, que, aunque vivamos los tiempos del falso feminismo progre el feminismo auténtico lo ejerceremos las de siempre, las madres, esposas, compañeras, hijas o nietas en nuestro día a día. Nosotras seremos las feministas y también, sin duda, femeninas.

Compartir el artículo

stats