Una nueva era, el gran salto en las comunicaciones

Lena espera que el AVE haga su magia

Comerciantes, hosteleros y hoteleros miran expectantes hacia la Variante: "Confiemos en que no todos vayan para Oviedo y Gijón"

Roberto Menéndez.

Roberto Menéndez. / D. O.

David Orihuela

David Orihuela

En Lena eran ayer conscientes de que se vivía un día histórico. El concejo ha abierto la puerta con la Variante para que la alta velocidad ferroviaria entre en Asturias y saben que muchos ojos se pondrán sobre ellos. Pero tampoco quieren echar las campanas al vuelo por aquello tan asturiano de que "al cocelo, mengua". Entre los comerciantes, hoteleros y hosteleros hay una sensación optimista, pero con algún recelo. La llegada de la alta velocidad, con parada en La Pola, puede atraer turismo y actividad económica, creen. Pero también opinan que toca esperar.

Azucena Álvarez, comerciante de la zona centro de Pola de Lena, confiesa que no es demasiado optimista. "La gente va a seguir montada en el tren hasta Oviedo y Gijón, no se van a apear a consumir en Pola de Lena", considera. Eso sí, inmediatamente matiza: "Quiero equivocarme". Álvarez da cuenta de que ella misma tiene la respuesta a sus reparos sobre la capacidad de atracción de la villa. "Sorprendentemente, ahora se está viendo en La Pola a mucha gente de fuera de Asturias", explica. Y recuerda la conversación que tuvo hace unas semanas con una clienta madrileña. "Le pregunté qué hacía en Pola de Lena una persona sola y sin pinta de turista, que si tenía familia aquí. La mujer me dijo que hacía años que se había enamorado de Asturias y que siempre tuvo claro que, al retirarse, viviría en la región. Y que se había dado cuenta de que desde Pola de Lena tenía toda Asturias a mano", cuenta.

Yolanda García matasella un sobre en presencia de Ángel Iglesias. | D. O.

Francisco Hevia, en su negocio hostelero. / David Orihuela

A poca distancia de la tienda de Álvarez, está el bar de Francisco Hevia, Pachi. Está más o menos en las mismas. "No tenemos demasiada información sobre el impacto del tren", explica. Aún así, está convencido de que la alta velocidad "va a traer gente". Hevia mira hacia Roberto Menéndez, comerciante y responsable del Club Ciclista Puerta de Asturias. "Para el ciclismo va a ser importante", apunta el hostelero. Menéndez lo corrobora: "Todo lo que sea acortar tiempos y facilitar el transporte, es muy positivo para los turistas y para los deportistas que quieran llegar a Lena". Menéndez cree que "poder viajar desde Madrid o cualquier otra de las ciudades en las que para el AVE hacia la capital (León, Palencia, Valladolid y Segovia), sin tener que conducir y con la posibilidad de llegar descansado al destino, es una ventaja para los deportistas". En lo que a él le concierne, el ciclismo, ve que el impacto de la alta velocidad en Lena puede ser muy importante. "Los aficionados pueden llegar rápido y descansados a Pola de Lena y desde aquí, en un radio de 30 kilómetros tenemos los mejores puertos de España (quitando los Lagos)", dice Menéndez. Y enumera todos esos puertos de montaña que han sido final de etapa en La Vuelta a España y ahora pueden ser "destino AVE": "Tenemos La Cobertoria, El Gamoniteiru, Pajares y La Cubilla, y aquí al lado está El Angliru y Cotobello". "Para alguien de Madrid puede ser muy atractivo venir un fin de semana en AVE a Pola de Lena y subir en bicicleta tres puertos de montaña", resume.

Renfe tiene una normativa para el transporte de bicicletas en trenes de media y larga distancia, pero es gratis. Así que un aficionado al ciclismo puede viajar a Pola de Lena con su bici en el AVE y aquí disfrutar de lo que hasta ahora solo ha visto por televisión en las retransmisiones deportivas y emular a sus ídolos. Pero al llegar a Pola de Lena, tendrá que buscar alojamiento. Ahí entra en juego el sector hotelero local, que también está un poco a la espera, pero con la convicción de que el tren traerá actividad.

Un matasellos conmemorativo de Correos para la historia de Lena

Alicia Valverde, en el hotel donde trabaja. / David Orihuela

Alicia Valverde, responsable del hotel Ruta de la Plata, con 14 habitaciones en Pola de Lena, no es de hacerse tampoco demasiadas ilusiones. "Hombre, traerá gente, si el AVE va a llegar hasta aquí, alguien vendrá", cuenta. "Tampoco se les ha informado muy bien de cómo van a ser las frecuencias y las paradas. No saben cuántos trenes de alta velocidad van a tener parada en la estación de La Pola pero "va a ser algo bueno", indica. Ya se va viendo venir. "Hace unos días me llamó un chaval de Madrid que iba a venir en Navidad a ver a la familia y estaba muy contento de hacerlo en AVE", apunta Valverde. "Vendrá gente, será bueno", concluye.

Un matasellos conmemorativo de Correos para la historia de Lena

"Con motivo de un acontecimiento como este, solicitamos a Correos un matasellos especial que dejase constancia de la llegada del tren de Alta Velocidad por primera vez a Asturias". Lo comentaba ayer Ángel Iglesias, presidente de la Federación Asturiana de Sociedades Filatélicas, en la oficina de Correos de Pola de Lena. Iglesias se confesaba "muy sorprendido" por "el éxito que está teniendo entre la gente de La Pola". "No hemos parado en toda la mañana", decía. Desde Pola de Lena, ya se mandaron ayer cartas con un matasellos "muy especial y que seguro que va a gustar a los asturianos que vivan fuera". También se acercaron a la oficina numerosos coleccionistas de toda Asturias. "La gente quiere tener un recuerdo", remarcaba el filatélico.

Un matasellos conmemorativo de Correos para la historia de Lena

Yolanda García matasella un sobre en presencia de Ángel Iglesias. / David Orihuela

La decisión de instalarse durante toda la mañana en la oficina de Correos de Pola de Lena es casi obvia. "Se debe a que aquí es hasta donde llega la alta velocidad", recordó Iglesias. El presidente de la federación asturiana de federaciones filatélicas tenía sobre la mesa el sello conmemorativo de los 25 años de la línea de alta velocidad entre Madrid y Sevilla, "mira, ellos inauguraron casi cuando nosotros empezábamos las obras", bromeaba Iglesias mientras Yolanda García, directora de Correos en Pola de Lena, matasellaba un sobre para la historia.