Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Ustedes viven en una realidad imaginaria", replica Cofiño a las críticas de IU contra la ley de Calidad Ambiental

La coalición pide al vicepresidente del Principado que retire la futura normativa y se ofrece a pactar el Presupuesto de 2023, pero el Ejecutivo rechaza "lineas rojas"

Juan Cofiño durante su intervención en la Junta.

Alta tensión entre el vicepresidente del Gobierno, Juan Cofiño, y el coordinador general de IU de Asturias, Ovidio Zapico, en el último pleno del curso político. La coalición exigió al “número dos” del Gobierno que retire la ley de Calidad Ambiental, “por responder a determinados intereses empresariales”, que circunscribió a la Cámara de Comercio de Oviedo, y preguntó directamente a Cofiño si da por roto el acuerdo de investidura. Por dos veces Cofiño negó la mayor, pero con dardo a IU. “No damos ningún acuerdo por roto, son ustedes los que viven en una realidad imaginaria”, replicó el vicepresidente.

PSOE e IU se han distanciado desde finales del pasado año, concretamente desde que la consejería de Cofiño se apoyó en Ciudadanos para sacar adelante la ley de Medidas Administrativas Urgentes que incorporó, a petición del grupo naranja, la declaración responsable y la posibilidad de que los Cámaras de Comercio y los colegios profesionales puedan ser entidades colaboradoras de la Administración para agilizar esa tramitación. La entrada en el parlamento de la Ley de Calidad Ambiental, que también promueve la consejería de Cofiño, ha acabado por tensar aún más esa relación. “Son dos leyes regresivas, que responden al interés de los lobbies”, denunció Zapico,. El coordinador de IU aseguró que los cambios en la futura ley “rompen el equilibrio en materia medio ambiental, es peligrosa y dañina para los ayuntamientos, porque supone el desplome del control público”. La coalición cuestiona que las declaraciones responsables pasen a ser competencia de los municipios y no autonómica como ahora.

Zapico sostuvo que Cofiño, con la aprobación de estas dos leyes con Ciudadanos, “está rompiendo el acuerdo y el espíritu del acuerdo de investidura”, suscrito al principio de esta legislatura. El vicepresidente del Principado fue tajante. “Nunca nos habrá escuchado ninguna palabra de rupturas de ningún pacto, pero yo sí se lo he escuchado a usted varias veces. Pues usted mismo. Por nuestra parte, el pacto programático al que llegamos con ustedes sigue enteramente vigente. Se ha subido a la montaña por razones que usted sabrá”, contestó Cofiño al coordinador de IU, al que aseguró que el Ejecutivo “sigue abierto a negociar las leyes que van a venir, pero sin líneas rojas como las que usted marca últimamente”.

Ovidio Zapico aprovechó su turno de réplica para plantear al vicepresidente del Gobierno que “no compartimos su viaje a intereses empresariales”, y recalcarle que “en IU estamos en campaña contra su ley de Calidad Ambiental, porque los intereses privados no son el interés general”. También destacó que esa norma, que se debatirá en la Junta a partir de septiembre, tiene en contra “al grueso de los colectivos ecologistas, al sindicato Comisiones Obreras y a varios grupos de esta Cámara”. Zapico mandó un aviso a los socialistas, afirmando que, a partir de las próximas elecciones autonómicas en 2023, habrá otro reparto de escaños en la Junta: “Ese grupo, correa de transmisión de determinados intereses particulares que marcan una agenda que usted compra, posiblemente ya no estará aquí, y no tendrán en quien apoyarse”. El coordinador de IU daba así por hecho que Ciudadanos seguirá en Asturias el mismo camino que en Andalucía. Cofiño rebatió, raudo: “No sabía que tuviera dotes de pitoniso. Acaba de hacer una apuesta. Ya veremos a la vuelta de seis meses o de un año…”. El vicepresidente del Gobierno situó a Izquierda Unida “en una realidad imaginaria” y conminó a la coalición “a volver a la razón, porque en los momentos llenos de pasión y emoción, es cuando la razón sale por la ventana. Terminen ese galanteo, de una vez por todas, porque está afectando incluso a la estabilidad de las instituciones”, en lo que pareció una alusión al acercamiento de IU con Podemos en los últimos meses.

En este intercambio, IU incluso llegó a ofrecer una negociación para el Presupuesto de 2023, “partiendo de nuestra abstención”, y pidió, “por favor”, a Cofiño que retire la ley de Calidad Ambiental. El vicepresidente aceptó la primera parte de la oferta, pero reiteró que el Ejecutivo regional no está dispuesto a pasar por líneas rojas: “Mire, señor Zapico, más hacia esta izquierda, a la izquierda legitimada por 20 diputados, hacia la que cambia las cosas, hacia la que construye y mire menos a otros lados. Está usted inmerso en una realidad imaginaria, que no se corresponde ni con la ley ni con lo que estamos haciendo, por razones coyunturales y de interés propio”.

En otra pregunta inmediatamente anterior, Cofiño detalló a la diputada Nuria Rodríguez, de Podemos, que solo dos organizaciones ecologistas presentaron alegaciones al anteproyecto de la ley de Calidad Ambiental, “que estimamos parcialmente”. La parlamentaria del grupo morado acusó al Vicepresidente de ignorar “al grueso” del colectivo ecologista de Asturias, tras enumerar un largo listado de una treintena de asociaciones con las que no se reunió. “El medio ambiente es cosa de todos, no de las organizaciones ecologistas exclusivamente. Solo hay una tierra y es de todos nosotros”, contestó Cofiño, quien defendió que “este Gobierno tiene la obligación de escuchar a todo el mundo”. El vicepresidente precisó que “ese enorme listado de asociaciones no tuvieron a bien participar en un proceso que ofrecía tres ventanas de participación pública, despreciaron todas las oportunidades, mientras que la FADE y la Federación de Concejos si lo hicieron, por eso hemos tenido reuniones con ellos, porque se interesaron”.

Compartir el artículo

stats