La llista d'espera pa consiguir una bicicleta eléctrica algama l'añu y mediu. La pandemia aceleró una demanda que yá venía cuayando amodo dende fai más d'una década. La idea de disfrutar al aire llibre, pero calteniendo la distancia social encaxaba como un guante con un mediu de locomoción y ociu como la bicicleta. Amás, la bicicleta eléctrica ufiertaba la posibilidá de facer deporte nel esterior, ensin la necesidá de tener una gran condición física. Tiendes como “Garajes Paco” empezaron a vender les primeres sobre l'añu 2005. Sicasí, el covid-19 paez acelerar un enclín yá evidente. Nos dos últimos años la demanda esperimentó una crecedera esponencial y asitia en niveles históricos, según un estudiu realizáu por Conebi (Confederación de la Industria de la Bicicleta Europea).

Armando Cuendias amuesa una bicicleta eléctrica de monte na so tienda d'Avilés. | Ricardo Solís

Armando Cuendias amuesa una bicicleta eléctrica de monte na so tienda d'Avilés. | Ricardo Solís

Paco Méndez, dueñu de “Garaje Paco”, afirma que les solicitúes crecieron un 50%, mentanto que Javier Morán, dueñu de “Bicis Morán Oviedo, asegura que se multiplicaron por trés, más de lo esperao. El sector nun taba preparáu pa un “boom” asina.

Álvaro García Álvarez, cola so bici eléctrica en Xivares. | Luisma Murias

Álvaro García Álvarez, cola so bici eléctrica en Xivares. | Luisma Murias

La gran demanda provocó que la mayoría de les tiendes nun dispongan de stock. Dependiendo del modelu, el tiempu d'espera puede dir dende los seis meses hasta un añu y mediu. Los pidíos fáense con muncho tiempu d'antelación y les bicicletes suelen vendese primero de llegar a la tienda, según se fai l'encargu. “Garaje Paco” ye una de les poques tiendes nes qu'inda queden esistencies, anque señala que “non de tolos modelos que nos gustaría”. 

Morán comenta qu'en 2021 nun llega'l stock de parte de los fabricantes y distribuidores. “Tampoco nun dan esplicaciones, namás dicen qu'hai sobreventa”, añede. Últimamente, el mercáu de bicicletes taba enchíu. Según esplica Manuel Llera, dueñu de “Lolus Bikes”, “a la fin de temporada siempre había que facer descuentos bestiales pa vender les esistencies, polo que se perdía alredor del 20% de la facturación”. 

Llera comenta que n'Asturies la mayoría de les tiendes son pequenes y d'autónomos polo que “aprosimao un 50% de les tiendes diba cerrar, hasta que llegó'l ‘boom’ de les bicicletes eléctriques”. Na so tienda, el 90% de la facturación vien precisamente d'estes vientes

Los precios tamién se vieron afectaos. Morán asegura que se triplicaron nel últimu añu, anque nun lo achaquen a la demanda, sinón a una xubida xeneral. Llera enséñase más tayante: “Los fabricantes ponen el preciu y les condiciones que quieren. Esti añu xubiéronlu alredor del 15% y, amás, empiecen a cobrar los portes, 35 euros más IVA por bicicleta”. 

El perfil del consumidor amplióse. La bicicleta eléctrica nun ye tan distinta a la común como paez. Pedáliase la mayor parte del tiempu, pero tien la capacidá de que'l ciclista pueda impulsase con facilidá gracies a la opción de “asistencia de pedaléu”. Por eso, agora hailos que lo ven como una alternativa de vehículu urbanu y los que la escueyen pa disfrutar y facer deporte ensin tener una condición física desaxeradamente bona. 

De cara al futuru, dalgunos de los propietarios d'establecimientos entamen especializase solo en bicicletes eléctriques con vistes a un tipu de vecería en concretu, yá que como sostien Llera “inclusive enantes de la pandemia vendíense con más facilidá les eléctriques que les de 500 euros, porque tenía qu'esperar a vendeles con descuentu y acababa perdiendo dineru”. 

Sicasí, otros propietarios d'establecimientos de vienta amuésense esperanzaos col futuru de la demanda de les de carretera o de les de monte, que siguen siendo les más vendíes. Nun creen que vaigan ser sustituyíes poles eléctriques: “Va aumentar la vienta de bicicletes eléctriques, pero nun van sustituyir al restu porque son mundos paralelos. Uno nun quita lo otro”, coinciden Morán y Méndez.