Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El frío, el mejor remedio contra las indigestiones

Mantener los alimentos de consumo directo todo el tiempo en la nevera, clave para evitar intoxicaciones alimentarias

Félix Martín.

Félix Martín. IRMA COLLÍN

La culpa de la aparición de infecciones derivadas por la ingesta de alimentos en mal estado no es solo del calor, sino que también afectan los despistes. Félix Martín, veterinario y experto en seguridad e higiene alimentarias, asegura que la clave para evitar este tipo de enfermedades es la precaución. "Pretendo cambiarle un poco la mentalidad a las personas; lo más fácil es echarle la culpa al calor", explica.

Aunque la mayoría de las intoxicaciones alimentarias provienen de la ingesta de un mismo tipo de bacteria, quizás una de las dolencias más populares relativa al consumo de alimentos en época estival es la salmonelosis. A pesar de que las consecuencias son distintas, Félix Martín asegura que todas las enfermedades siguen las mismas pautas y tienen medidas de prevención similares.

¿Qué hacer para evitar su aparición? El error raíz es el incremento de la temperatura del ambiente en el que se encuentran los alimentos. Es decir, dejarlos fuera de la nevera. "La salmonela no debería notar el cambio de estación porque los alimentos que la portan deberían estar en el frigorífico en todo momento", subraya Martín. "Otro punto clave es aplicar el sentido común y llevarlo a la práctica, tanto los profesionales que manipulan alimentos como los consumidores", asevera.

En particular, la medida más eficaz que puede adoptar la gente de a pie es mantener la cadena del frío. "Sobre todo en los alimentos ya elaborados y que no se van a consumir de inmediato", añade, y concreta que el caso más típico es la ensaladilla rusa en mal estado, pero no se libran tartas, pasteles, fiambres o quesos. Es decir, productos ya cocinados: "La contaminación que lleven va directa a nuestro organismo porque no se puede eliminar en la olla", detalla.

El experto en seguridad alimentaria explica que la salmonelosis puede provocar unos cuantos días de malestar (diarreas, vómitos, fiebre...) en un individuo adulto y sano, aunque las consecuencias para personas enfermas o niños pueden ser más graves; pueden requerir tratamientos antibióticos e incluso hospitalización.

Otro de los factores que incrementan la aparición de infecciones alimentarias es el aumento de las comidas fuera de casa. "Sobre todo porque hay muchos más establecimientos de temporada que producen más de lo que pueden almacenar en frío", lamenta, recordando que la clave para evitar estos males es la precaución.

Compartir el artículo

stats