Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las subastas de bonito en la rula de Avilés son las más bajas desde hace cuatro años

Los armadores esperan que mejoren las condiciones de la costera en las próximas semanas para salvar una campaña que empezó muy fuerte

Tinas con bonitos en la rula de Avilés.

Tinas con bonitos en la rula de Avilés.

Saltan las alarmas entre la flota asturiana de cacea por el desplome de las capturas de bonito este mes de agosto. Los armadores esperan un repunte en los niveles de pesca en las próximas semanas para poder salvar una costera que había empezado muy fuerte, pero que con el paso

"Por ahora iba bastante bien la cosa, pero en las últimas mareas no hemos pescado nada de nada", asegura José Emilio Fernández, patrón del "Nuberu". La embarcación de Fernández se desplazó la semana pasada a 700 millas de la costa asturiana para buscar bonito, si bien sus esfuerzos fueron en vano, ya que la cantidad de túnido pescado "no compensó las horas de viaje".

En la misma línea que su colega, Fidel Álvarez, propietario del "Esmeralda III" y del "Berriz Amatxo" y patrón mayor de la Cofradía de Avilés, afirma que la costera del bonito "no está yendo como otros años". "Tenemos que desplazarnos 800 millas para pescar poca cantidad y que luego se venda a cinco euros el kilo", aseveró.

Desde el comienzo de la costera y hasta el 31 de julio, por las cintas transportadoras de la rula de Avilés han pasado 515.544 kilogramos de bonito frente a los 727.024 que se habían rulado el año pasado por estas fechas y los 536.157 que se subastaron en 2013. Estas cifras no son tan dramáticas si se comparan con las de 2012 y 2011, cuando en el mismo período se habían vendido 441.362 y 344.400 kilogramos respectivamente.

Esta falta de ejemplares ha hecho que varias embarcaciones se planteen si volver a probar suerte en la búsqueda del túnido o si, por el contrario, deben cambiar de arte y optar por capturar otras especies. "Estamos en un punto en que quizás debamos plantearnos si nos interesa seguir con la costera del bonito. Lo que está claro es que no puedo tener la empresa parada más de un mes porque no aparece cardumen", explica Álvarez.

Por el contrario, a Fernández la experiencia le dice que deben perseverar y darle margen al bonito para que vuelva a aparecer. "En 2009 nos pasó algo similar y yo decidí no volver a por bonitos, mientras que el resto de compañeros que fueron en septiembre se pusieron las botas. El pescado va y viene, por lo que confío en que, a no mucho tardar, lo volvamos a encontrar".

Sobre los motivos de la desaparición de los bancos de bonito, los pescadores no lo tienen claro. "Puede ser que no lo encontremos porque hubo mal tiempo, porque las aguas no están suficientemente calientes o que, simplemente, ha desaparecido un tiempo", intuye Fernández.

Precio

A la escasez de bonito hay que sumarle que el precio medio por kilogramo no está siendo lo suficientemente alto como para satisfacer a los pescadores, una tendencia que podría estar agravada porque los barcos de tanqueo -embarcaciones que pescan bonito con cebo vivo-, que generalmente destinan sus capturas a la industria conservera, están distribuyendo el túnido para venta fresca. "Si las naves de tanqueo no estuviesen capturando tanto bonito y tan cerca de la costa, el precio medio por kilo estaría en torno a los nueve o diez euros y no a los cinco actuales", explica Ramón Álvarez, gerente de la Rula de Avilés.

"Los de tanqueo están teniendo mucha suerte porque pescan a muy pocas horas de aquí, pero esos bancos no podrían ser aprovechados por nosotros, ya que en esa zona los ejemplares están viciados y no picarían con el arte de cacea", afirma Álvarez. Además, el patrón mayor avilesino considera que "el problema no es que los navíos de tanqueo vendan para fresco, sino que nosotros no estamos pescando".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats