09 de julio de 2018
09.07.2018

Batuta femenina para saludar al verano

La Banda de Música abre la temporada estival con Elena Muñoz al frente, en un parque de Ferrera abarrotado y con nuevo estandarte azul cielo

09.07.2018 | 03:08
La Banda de Música de Avilés, ayer, en uno de los momentos del concierto en el quiosco del parque de Ferrera.

Cuando Elena Muñoz Liébana cogió la batuta fue tan clara como las camisas de la formación musical que dirigió ayer. "El repertorio de hoy es bailable, cantable y para que lo disfrutéis", comentó. La joven movió con audacia el corto y fino utensilio durante todo el concierto en ausencia del director de la Banda de Música de Avilés, Daniel Santos -que tenía otro concierto-. El recital de la agrupación en el quiosco del parque de Ferrera fue mayúsculo. El espacio destinado para sillas se completó, y no fueron pocos los que siguieron de pie su primera actuación del verano. El nuevo estandarte de la formación de color azul cielo presidió el concierto.

La soleada mañana de domingo se abrió paso entre pasodobles, boleros y clásicos nacionales y anglosajones. El público parecía ir al compás del ritmo marcado por el clima. Al principio, nublado y los asistentes más expectantes; al final, Lorenzo haciendo aparición y el público entregado a la Banda. No hubo un momento de respiro en los 50 minutos de precisión suiza que duró el concierto. En el Ferrera, solo se oía la música de la formación avilesina y el crujir de las hojas de los árboles. Entre melodía y melodía, respeto absoluto a los músicos: aplausos mezclados con los silencios expectantes.

La formación avilesina comenzó con un clásico pasodoble: "Campanera". La primera parte del repertorio se completó con dos "medleys de boleros", aquella otra que decía "...yo vendo unos ojos negros" y el pasodoble "Te quiero" versionado por Antonio Torres. Todo un lujo para los asistentes.

A mitad del camino andado, Elena Muñoz bajó del quiosco del parque Ferrera para ver si, además de aplausos, arrancaba también algún baile. "Venga que ahora viene una segunda parte en la que se puede cantar y bailar", dijo. Y su arenga surgió efecto. "Cuando, cuando", "Qué será" o los clásicos de los 60, como "Black is Black" o "Un rayo de sol", deleitaron a un público cada vez más animado. La bonita mañana se tiño de oscuro con "Mi gran noche" de Raphael, sin duda la más tarareada y bailada por los presentes. Incluso se tocó dos veces. Algunos ya esperan el 12 de agosto para el nuevo repertorio de la Banda en el parque del Muelle.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído