Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un avilesino muere en un ambulatorio gallego esperando que llegase un médico

La familia del excuponero José Manuel Brey Brea, asfixiado por su propio vómito, anuncia acciones legales contra el Servicio Gallego de Salud

José Manuel Brey en 2002.

José Manuel Brey en 2002. R. SOLÍS

El que fuera vendedor de cupones de la ONCE en la calle La Cámara durante años y siempre junto al Banco Popular, José Manuel Brey Brea, falleció trágicamente el pasado sábado en un ambulatorio gallego, más concretamente, en La Estrada (Pontevedra), zona de donde era oriundo. Murió en la sala de espera del centro sanitario mientras esperaba asistencia médica; quiso la fatalidad que la facultativa de guardia ese día hubiera salido a atender una urgencia y nadie pudiera auxiliar al avilesino de adopción.

La familia del excuponero conoció ayer el resultado de la autopsia, que confirma su hipótesis inicial: José Manuel Brey Brea falleció por una obstrucción de las vías aéreas, es decir, asfixia. Los familiares consideran que la muerte podría haberse evitado con una traqueotomía de urgencia para permitir que respirase, pero no había ningún médico en el ambulatorio.

"La autopsia preliminar avala lo que pensábamos desde el principio", afirma Manuel Pereira, primo del fallecido. "Visto este informe debo decir que no solo vamos a emprender acciones legales, sino que además vamos a pedir responsabilidades políticas al más alto nivel", afirmó. "Pedimos la dimisión inmediata del conselleiro y que después se depuren todas las responsabilidades", añadió en el mismo sentido.

El familiar de José Manuel Brey explicó que la muerte por asfixia podría haberse evitado si hubiese un médico en el puesto médico, ya que podría habérsele realizado una traqueotomía de urgencia para permitir que respirase. "No es seguro al cien por ciento que se salvase pero habría tenido muchas posibilidades de seguir vivo en estos momentos", argumentó tras consultar con especialistas en medicina.

Pereira describió así lo ocurrido: "Él estaba esperando a que le atendiese el médico, tuvo una indisposición, intentó vomitar, vomitó... y se atragantó en su propio vómito... Es un poco desagradable decirlo así, pero es lo que pasó. Murió ahogado en su propio vómito porque no hubo quien le echase una mano".

El avilesino acudió al centro de salud con fiebre. "Le llevó su mujer al médico de urgencias pero no había personal médico ni sanitario en el ambulatorio. La médica y la enfermera habían ido con otro asunto a Santiago". La familia habla de dos horas sin atención médica en el centro de salud de La Estrada: "Cuando llegaron los sanitarios de Santiago, la médica y la enfermera, en la ambulancia del 061, ya había fallecido".

Denuncia en Lalín

Por lo pronto, los hijos de Brey, Demelsa y Roberto, residentes en la comarca avilesina, denunciaron ayer los hechos ante la Guardia Civil de Lalín como paso previo a iniciar acciones legales contra el Servicio Gallego de Salud. La cuestión va a más y los familiares del cuponero prejubilado desde hace nueve años piden la dimisión del consejero gallego de Sanidad, Jesús Vázquez Almuiña, con el fin de que después se depuren más responsabilidades políticas.

José Manuel Brey Brea vivió siempre en el barrio del Carbayedo durante décadas de residencia en Avilés, primero en la avenida de Portugal y después en la calle Sabino Álvarez Gendín. Los últimos años de su vida los pasó en Santiago del Monte, donde compartía residencia con su mujer Inés Caramés, su hija Demelsa y su pareja.

"Vamos a comenzar los trámites para una denuncia con el fin de que no vuelva a suceder algo así", destacó la hija del fallecido, que relató además que sus padres llevaban de vacaciones en su tierra natal desde hace una semana y media, alojados en la localidad de Vinseiro. "Me llamaron el sábado, cuando estaba pasando todo y escuché por teléfono cómo murió mi padre", concluye Demelsa Brey.

El fallecimiento de José Manuel Brey Brea continúa provocando reacciones tanto en el plano sanitario como en el político en la comunidad vecina. En ese cruce de declaraciones podría entrar sin embargo otro invitado, la Fiscalía. Al menos eso es lo que ha solicitado el Defensor del Paciente, quien considera necesario que la Fiscalía investigue el fallecimiento del vecino de Vinseiro sin atención médica. Además, ha reclamado que el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña, sea destituido de su cargo por su "nefasta gestión" de la sanidad pública. "Esta es la gota que colmó un vaso ya demasiado lleno", afirmó.

Compartir el artículo

stats