15 de mayo de 2019
15.05.2019

El Puerto emprende obras millonarias para atajar la polución con el uso de agua de lluvia

La primera fase del plan de recogida de pluviales afecta a la cubierta de la nave de Chemastur y con posterioridad se actuará en el almacén de Azsa

15.05.2019 | 02:51

La Autoridad Portuaria de Avilés tiene previsto dar comienzo hoy mismo a obras por importe de 135.000 euros para la canalización, conservación y aprovechamiento en operaciones de riego -entre otras- de las aguas pluviales que recoge la cubierta de nueva nave de la empresa Asturiana de Fertilizantes. Estos trabajos se enmarcan dentro de la estrategia medioambiental de la Autoridad Portuaria, "cuyo fin es la búsqueda constante de soluciones que minimicen el impacto de las actividades portuarias, en esta caso a través de la reducción del consumo de un recurso tan valioso como el agua potable", según comunicó ayer el Puerto.

Con la colaboración en este caso de Asturiana de Fertilizantes (Chemastur), lo que se pretende es almacenar el agua de lluvia que recogen las techumbres para que sea aprovechada después por las empresas que operan en los muelles en actividades que contribuyen a reducir las emisiones contaminantes por partículas sedimentarias como riego de las pilas de mineral, lavado de maquinaria, baldeos, etcétera.

La obra que hoy comienza será ejecutada por la empresa Penalbas 2012 con un plazo de ejecución estimado de cuatro meses. El proyecto consiste en la construcción de un depósito de hormigón armado de 350 metros cúbicos de capacidad para el almacenamiento de las aguas de lluvia recogidas por la cubierta (7.900 metros cuadrados) y su posterior empleo con los fines mencionados anteriormente, esto es reutilización en tareas de limpieza y riego.

La pretensión del Puerto de Avilés es hacer extensivo este planteamiento medioambiental a otras instalaciones portuarias. Como ya adelantó este periódico, el más ambicioso proyecto en este sentido afecta al "almacenón" de mineral de Asturiana de Zinc (Azsa): sus cubiertas tienen una superficie de 12.000 metros cuadrados y el plan previsto es invertir un millón de euros para la instalación de dos tanques con una capacidad de 400 metros cúbicos de agua para recoger y aprovechar el caudal pluvial que generan esas techumbres. Esta futura obra de recuperación de agua de lluvia durará ocho meses.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído