21 de noviembre de 2019
21.11.2019

Iberdrola alcanza el ecuador de su mayor parque eólico marino, anclado al mar del Norte con estructuras fabricadas en Avilés

La eléctrica contará con Windar Renovables para nuevos proyectos en fase de tramitación: "Les ofreceremos estar con nosotros, Windar nos ha acompañado en la aventura de la eólica marina"

21.11.2019 | 12:06
Iberdrola alcanza el ecuador de su mayor parque eólico marino, anclado al mar del Norte con estructuras fabricadas en Avilés

Iberdrola ha culminado ya el 50% del parque eólico marino East Anglia One, que construye en aguas del Mar del Norte, a unos 50 kilómetros de la costa del condado inglés de Suffolk, y que será uno de los más grandes del mundo cuando entre en funcionamiento, en el primer semestre de 2020. Los cimientos de East Anglia son asturianos. La compañía Windar Renovables, del grupo avilesino Daniel Alonso, ha suministrado los grandes tubos que conforman las "jackets", las estructuras metálicas sobre las que se apoyan los aerogeneradores marinos y los pilotes que los anclan al fondo del Mar del Norte. En concreto, la alianza Windar-Navantia aporta al proyecto 42 "jackets".


Pie de foto: Ignacio Galán y trabajadores de EA1, en el puerto de Lowestoft.

A través de su filial ScottishPower Renewables, Iberdrola ya ha instalado 51 de los 102 aerogeneradores que equiparán este gran complejo marino de energías renovables, cuyos 714 megavatios (MW) de capacidad serán capaces de abastecer electricidad limpia a alrededor de 630.000 hogares británicos. Las previsiones de la eléctrica pasan por culminar la instalación a lo largo de la próxima primavera. 

Con una inversión aproximada de 2.500 millones de libras y cubriendo un área de unos 300 kilómetros cuadrados (el equivalente a 40.000 campos de fútbol), el parque eólico marino East Anglia One es uno de los proyectos energéticos en desarrollo más relevantes del Grupo Iberdrola y la mayor iniciativa renovable promovida hasta la fecha por una empresa española.

El encargo para East Anglia es además uno de los proyectos más importantes que ha ejecutado hasta el momento el grupo Daniel Alonso, tanto por su envergadura como por su complejidad. "Supone un efecto llamada para otros proyectos futuros. Nos ha permitido ofertar proyectos mayores e incluso entrar en el sector de los flotantes, en el que estamos entrando con muy buenos resultados", Jorge López, del área comercial de Windar.

López y Ángel Berenguer, director de técnico de Windar, participaron el martes en Londres en la presentación del documental "United by the Wind" ("Unidos por el Viento"), que refleja el lado más social esta instalación industrial a través de los testimonios de una veintena de trabajadores, tanto de Iberdrola como de sus proveedores). El acto se enmarcó en la celebración de la semana de la energía eólica en el Reino Unido.

East Anglia One es el primer macroproyecto offshore de Iberdrola en el Reino Unido, un plan que arrancó en 2009 y que incluye otras dos fases, hasta desarrollar cuatro gigavatios. Iberdrola cuenta con Windar para esos próximos proyectos, en fase de tramitación. "Nosotros queremos contar con los mejores y Windar nos ha acompañado en nuestra aventura de la eólica marina, en Wikinger, en East Anglia. Les ofreceremos estar con nosotros en los siguientes proyectos", aseveró Álvaro Martínez, director de operaciones marinas de Iberdrola en la presentación de "United by de Wind".

En los talleres avilesinos la carga de trabajo está asegurada para los próximos dos años. "Ahora estamos fabricando torres y un proyecto flotacional para el mar del Norte, en Escocia", explicó Ángel Berenguer.

La alianza Windar-Navantia suministrará al grupo Cobra Instalaciones y Servicios cinco unidades de eólica marina flotante que se instalarán en el campo Kinkardine, ubicado a 15 kilómetros de la ciudad escocesa de Aberdeen (Escocia). Contarán con turbinas de 9,5 megavatios de potencia.

Características técnicas

Un otal de 102 aerogeneradores de Siemens Gamesa componen East Anglia One, cada uno con una capacidad de siete megavatios. Una vez instalados tendrán una altura total de 167 metros. Una subestación marina (Andalucía II), fabricada por Navantia en Puerto Real (Cádiz), será la encargada de recoger la electricidad producida por los aerogeneradores y transformar la tensión para poder trasladarla a la costa, de lo que se encargan dos cables de exportación en el fondo del mar, cada uno de cerca de 85 kilómetros. Estos cables se unen a otros seis subterráneos en tierra de unos 37 kilómetros, desde Bawdsey hasta un nuevo transformador terrestre en Burstall, que conecta el parque eólico marino a la red nacional. De las 102 cimentaciones tipo jacket, Navantia ha fabricado 42 en Fene (España) y Windar ha construido los pilotes en Avilés (Asturias). Las otras 60 cimentaciones las han fabricado Lamprell en los Emiratos Árabes Unidos y Harland & Wolff en Belfast.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído