03 de diciembre de 2019
03.12.2019

Alerta en la gran industria por un nuevo tijeretazo en la subasta eléctrica

La asignación del servicio de interrumpibilidad para el primer semestre de 2020 se celebrará entre los días 16 y 20 de diciembre, con la mitad de potencia que en la anterior convocatoria

03.12.2019 | 14:50
Instalaciones de Asturiana de Zinc (Azsa).

Alarma en la gran industria por un nuevo tijeretazo en la subasta en la que se reparten los bonus eléctricos para las compañías grandes consumidoras de energía, entre las que se encuentran Asturiana de Zinc (Azsa) y ArcelorMittal.

La asignación del servicio de interrumpibilidad para el primer semestre de 2020 se celebrará entre los días 16 y 20 de diciembre, con la subasta de 1.000 megavatios (MW) de potencia interrumpible para grandes consumidores de electricidad, lo que representa menos de la mitad de los 2.340 MW que fueron asignados en la última subasta, que ya supuso una debacle para la gran industria asturiana.

Además, tan solo se pondrán en juego bloques de producto de 5 megavatios, con un total de 200 a subastar, según consta en la resolución publicada este martes en el Boletín Oficial del Estado (BOE). No habrá de esta manera en esta subasta de interrumpibilidad bloques de 40 megavatios, los más importantes para la gran industria.

En su resolución, el Ministerio para la Transición Ecológica señala que para esta subasta se han tenido en cuenta las recomendaciones de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y la solicitud de la Comisión Europea de modificar la metodología de cálculo de necesidades de cobertura, incorporando en el análisis elementos probabilísticos y prescindiendo del enfoque determinista empleado hasta la fecha.

Además, subraya que, en aras de garantizar la provisión del servicio al menor coste para los consumidores, se ha optado por la imputación de toda la potencia interrumpible requerida para el periodo al producto de 5 megavatios (MW), "que es el que ofrece a priori la concurrencia de una mayor presión competitiva en su provisión".

El precio de salida de los bloques de 5 MW de la subasta se situará en los 125.000 euros por megavatio. El escalón de bajada en la subasta con respecto a estos precios de salida será de 1.000 euros por MW.

Asimismo, el coste imputable a la organización del procedimiento de subastas que será soportado por los participantes que resulten adjudicatarios será de 556 euros por MW adjudicado.

Este verano el Gobierno ya publicó una orden por la que ampliaba en tres meses, hasta el 30 de noviembre, el plazo para la solicitud de habilitación para la prestación del servicio de interrumpibilidad a partir del próximo 1 de enero de 2020.

El Ministerio para la Transición Ecológica ya indicó que mantendría estas subastas, sistema con el que se retribuye a los grandes consumidores industriales por reducir su consumo eléctrico cuando el sistema eléctrico lo requiere, pero modificando por completo el actual mecanismo.

El estatuto de la industria electrointensiva, en el que se trabaja desde el pasado mes de abril y que se quedó pendiente de aprobar en la pasada legislativa, es la normativa con la que el Ejecutivo pretende dar solución a las peticiones del sector y con el que sustituir la subasta de interrumpibilidad.

En la última subasta, celebrada a finales de junio, se adjudicaron 2.340 MW a los grandes consumidores de electricidad por un importe de 95 millones de euros, lo que representaba ya un importante recorte con respecto a las realizadas en los ejercicios anteriores.

Sumando los 101,15 millones de euros destinados a la interrumpibilidad en el primer semestre del año, el importe de 2019 asciende a un total de 196,15 millones de euros. Esta cifra representó un nuevo significativo recorte, unido al del año pasado, que dejó la cifra recibida por la gran industria en 2018 en poco más de 300 millones de euros, respecto a los más de 350 millones de euros que los grandes consumidores de electricidad percibieron por este concepto en 2017, y menos de la mitad de los más de 500 millones de euros que recibían en años anteriores.

El servicio de interrumpibilidad es una herramienta de la que dispone Red Eléctrica de España (REE), como operador del sistema, para asegurar en todo momento un suministro eléctrico nacional de calidad.

Con este servicio, los grandes consumidores de electricidad (industrias) se comprometen a reducir su consumo eléctrico cuando el sistema eléctrico lo requiere, siendo retribuidos por ello. La activación del servicio la realiza Red Eléctrica y responde a criterios técnicos o económicos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído