03 de diciembre de 2019
03.12.2019

Los tres detenidos por asaltar un kiosco en Villalegre, en libertad tras no querer declarar

Dos de los investigados cuentan con antecedentes por hechos similares y han estado en la cárcel y el tercero es menor de edad

03.12.2019 | 02:25
Un vehículo de la Policía Nacional entra en los Juzgados de Avilés con uno de los acusados en su interior.

Los tres detenidos por asaltar un kiosco en Villalegre en la madrugada del domingo ya están en libertad a la espera de juicio. Así lo decretó ayer el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5, después de que dos de los supuestos ladrones, que pasaron la noche en los calabozos de la Policía Nacional, se acogiesen a su derecho a no declarar en sede judicial. El otro presunto implicado en el robo es menor y ya estaba en la calle.

Los dos acusados llegaron a los juzgados en torno a las 13.00 horas, donde les esperaban numerosos familiares y allegados. Lo hicieron a través del garaje, en coches de la Policía Nacional. De allí fueron llevados ante el juez. Poco o nada pudo sacar en claro la magistrada de la presencia de los presuntos autores del robo, pues ambos se acogieron a su derecho a no declarar. A continuación, ambos fueron puestos en libertad con la condición de presentarse en los juzgados los días 1 y 15 de cada mes. Ahora continuarán las diligencias para tratar de esclarecer los hechos y, posteriormente, se abrirá el proceso abreviado.

Según ha podido saber este periódico, ambos cuenta con antecedentes penales y han estado internos en el centro penitenciario de Asturias por hechos similares a los que ahora se les imputan.

Supuestamente, los tres detenidos robaron un coche en la madrugada del domingo con el que, posteriormente, asaltaron un kiosco de la calle Rafael Suárez, en Villalegre por el método del alunizaje. Tal y como denunció su propietaria a este periódico, los cacos se llevaron colonias, chocolatinas y bolsas de patatitas, además de monedas de céntimo de la caja. "Para llevarse unos cien euros en total en mercancía, el daño causado es de más de 6.000", lamentó la propietaria del establecimiento.

Presuntamente, los tres investigados intentaron robar en otros dos establecimientos antes de asaltar el kiosco. "Los pillaron poco después, sabían que era un coche robado y fueron detrás de ellos hasta que los cogieron en la rotonda nueva de Santa Apolonia", apuntó la comerciante, que en los dos últimos años ha recibido hasta en tres ocasiones las visitas de los amigos de lo ajeno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook