Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Temporada de Ópera reserva diez veces más dinero que el Palacio Valdés

Las funciones de bel canto son 23, mientras que el teatro avilesino abre 40 semanas al año y comparte con otras actividades culturales

La Temporada de Ópera reserva diez veces más dinero que el Palacio Valdés

La Temporada de Ópera reserva diez veces más dinero que el Palacio Valdés Saúl FERNÁNDEZ

Los aficionados a la ópera de Oviedo, que son muchos (2.515 abonados este mes de julio), esta temporada ya han visto “L’heure espagnole” junto “Les mamelles de Tirèsias” y también “I Puritani”. Tienen en cartera “Madama Butterfly” (los próximos días 20, 21, 23, 25 y 28) y, ya en diciembre,

La Temporada de Ópera reserva diez veces más dinero que el Palacio Valdés

La Ópera de Oviedo está administrada por la Fundación Amigos de la Ópera. Programan de septiembre a diciembre y lo hacen sobre tres patas: las subvenciones públicas, los patrocinios logrados por el prestigio ganado por la entidad durante décadas. Y, por último, por el dinero hecho en la taquilla.

La Temporada de Ópera reserva diez veces más dinero que el Palacio Valdés

La programación cultural de Avilés se mueve en un precario campo de juego: no existe un presupuesto específico del Palacio Valdés porque desde su reinauguración (1992) las autoridades municipales avilesinas (el teatro es propiedad del Ayuntamiento) se ha movido en paralelo a la Casa de Cultura de tal modo que el complejo de la plaza de Álvarez Acebal acoge a los conciertos de la Orquesta del Principado de Asturias (OSPA) y el escenario centenario se centra preponderantemente en funciones de teatro (en este año del centenario y anteriores han entrado conciertos de música popular). Con estas condiciones, la reserva de contrataciones de teatro en Avilés se presenta diez veces más delgada que el presupuesto absoluto de la temporada de Oviedo.

La ópera en la capital es una de sus señas de identidad más marcadas. Lo es desde hace décadas. El género lírico en España sobresale estratosféricamente en templos como el Liceo, de Barcelona, o el Real, de Madrid. Teatros como el Palau dels arts, de Valencia; La Maestranza, de Sevilla o el Euskalduna, de Bilbao, cuentan con el apoyo directo y comprometido del Ministerio de Cultura. La programación teatral de Avilés depende de Avilés y un poco de las entradas vendidas cada semana. Alrededor de 400 personas pagan en Avilés por seguir cada ciclo estacional (las butacas a la venta real en el Palacio Valdés supera por un poco las 600). Pese a ello, el teatro de las afueras de las afueras es seña de identidad nacional de un arte que ahora esta confinado.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats