Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El covid acaba con la vida de un marinero avilesino enrolado en un pesquero gallego

Fredy Alfonso Cruz Vilca, de 56 años, achacó su malestar a un resfriado, pero días después empeoró y fue evacuado en helicóptero a La Coruña

El palangrero “Siempre Antares”.  | Europa Press

El palangrero “Siempre Antares”. | Europa Press

El marinero pescador de 56 años afincado en Avilés Fredy Alfonso Cruz Vilca, enrolado en el barco gallego “Siempre Antares”, falleció el pasado jueves en el Hospital Universitario de La Coruña, adonde había sido trasladado en helicóptero desde alta mar al detectársele una infección por covid que empeoró repentinamente su salud y acabó costándole la vida por insuficiencia respiratoria.

Mientras el avilesino era atendido en La Coruña, el barco llegó al puerto de Cillero y la tripulación quedó confinada a bordo por el riesgo de que hubiese más personas contagiadas; de hecho, dos marineros indonesios y uno peruano manifestaron síntomas de coronavirus y fueron ingresados en el Hospital de la Marina de Lugo. El resto, once marineros en total, permanece dentro del buque a la espera de los resultados de las pruebas analíticas que se hicieron el mismo jueves a pie de muelle.

Fredy Alfonso Cruz.

Fredy Alfonso Cruz.

El pescador fallecido empezó a sentirse mal el miércoles de la semana pasada, mientras el “Siempre Antares” faenaba a la merluza en aguas comunitarias de los caladeros de Gran Sol (a unos dos días de navegación de la costa española). El marinero atribuyó su malestar a un resfriado, según dijo a los compañeros, y mantuvo sus rutinas a bordo.

Aconsejado por médicos desde tierra, el patrón del buque emprendió el regreso a puerto el martes de esta semana, pero el miércoles empeoró de forma notable el estado de salud de Fredy Alfonso Cruz Vilca, al que llegaron a auxiliar suministrándole oxígeno a bordo. La crisis respiratoria alcanzó tal magnitud que se procedió a la evacuación en helicóptero del enfermo la tarde del miércoles, cuando al barco le quedaba aún varias horas de navegación para llegar a Celeiro. Ya en La Coruña, y pese a los esfuerzos médicos, el corazón del pescador se paró.

Este trágico episodio de covid en alta mar es el segundo que ha trascendido; con anterioridad, concretamente en mayo, el barco de bandera francesa “Notre Dame Cedeira” también hubo de regresar a puerto por un brote infeccioso, si bien no hubo que lamentar fallecimientos.

Los restos mortales de Fredy Alfonso Cruz Vilca, que deja viuda y dos hijos, llegaron ayer a Avilés, donde hoy serán incinerados en el tanatorio, previa celebración de la palabra a las 17.45 horas.

Compartir el artículo

stats