Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Avilés combate la pérdida de población con un plan de incentivos a vivienda y natalidad

La oposición exige medidas inmediatas: una oferta educativa adaptada al mercado, pisos para jóvenes y beneficios fiscales a las empresas

Una niña a punto de salir a la calle desde su domicilio.

Una niña a punto de salir a la calle desde su domicilio.

Revertir una dinámica común a varias regiones europeas, la de la pérdida de población, es una de las prioridades del gobierno avilesino, que contempla en los presupuestos del próximo año una partida específica para facilitar la atracción y retención de nuevos vecinos. El programa, denominado “Vive en Avilés”, se plantea como una iniciativa de carácter estratégico que se apoya en varias áreas de la organización municipal y que incluye incentivos tanto en el ámbito de la vivienda como para la natalidad. La concejala de Hacienda, Raquel Ruiz, explica que esa apuesta incluye “una respuesta transversal” en las cuentas municipales. Es decir, el próximo presupuesto abordará medidas para dar la vuelta al invierno demográfico que atraviesa la ciudad ofreciendo respuestas en tres ámbitos principales: empleo, vivienda y servicios públicos de calidad, enumera la edil.

“El objetivo es facilitar la conciliación y ofrecer seguridad ante el futuro y en situaciones de incertidumbre”, explica. Y para lograrlo apunta Ruíz a cuatro vías. Por un lado, a través de la generación de empleo y la atracción de actividad económica. “El desarrollo del suelo liberado de Baterías nos permitirá impulsar una nueva concepción de industria”, detalla, “y en los terrenos de la Isla de la Innovación se esperan nuevos proyectos vinculados a la investigación, el conocimiento y las nuevas tecnologías”. En el capítulo de vivienda, apostilla Raquel Ruiz que tratarán de crear barrios de vivienda “para jóvenes”. Como ejemplo cita el proyecto para las antiguas residencias de los maestros de La Luz. “Queremos convertir Avilés en una ciudad atractiva para las familias más jóvenes”, abundó la responsable del área de Hacienda. Y para lograrlo lo que se propone desde el equipo de gobierno es reforzar unos servicios públicos “de calidad” que, a su vez, incorporen medidas de conciliación de la vida familiar y laboral. ¿Cómo lograrlo? “Reforzando nuestras políticas de bienestar”, dice Raquel Ruiz y avanzando hacia “un nuevo modelo de ciudad inteligente”.

Calidad residencial

La calidad de vida como atractivo para retener población la sitúa la concejala de Hacienda en el nuevo modelo de áreas empresariales proyectadas en al ciudad tras el cierre de las Baterías. “Ha supuesto una importante mejora en la calidad del aire y eso sumado a los nuevos accesos al PEPA, que han permitido reducir el tráfico pesado en 5.000 vehículos al año en el casco urbano, contribuye a hacer de Avilés un espacio de alta calidad de vida”, concluyó la concejala.

Los grupos de la oposición, por su parte, sitúan el reto de la reversión demografía como uno de los principales desafíos de camino ya al ecuador de este mandato. Javier Vidal, portavoz de Ciudadanos, subraya que la prioridad debe ser la implantación de empresas, “ofreciéndoles todo tipo de beneficios fiscales en los primeros años de su creación”. Y para fijar población de forma más concreta plantea “disponer de centros de FP modernos y bien dotados” para contar con una oferta formativa “con claras salidas profesionales”. La combinación de “empleo estable y bien remunerado, con un entorno con una buena calidad de vida” es la garantía para recuperar la población perdida, que se sitúa en casi once mil vecinos en las últimas tres décadas. “Avilés debería trabajar con otros municipios con problemas similares de manera que puedan beneficiarse el conjunto de los ciudadanos”, indica, sin olvidar capítulos pendientes como la presencia de “más guarderías y parques infantiles” en la ciudad, el incremento de la actividad cultural y “elevar el nivel de hoteles, restaurantes y hostelería y comercio en general”.

Desde las filas del grupo Cambia Avilés, su portavoz, Tania González, sostiene que el gobierno local “lleva años mirando para otro lado mientras Avilés sufre una sangría poblacional”. A su juicio, “lo más grave es que la Alcaldesa considere que Avilés es una ciudad atractiva para vivir cuando nuestros vecinos no dejan de marcharse”. Y añade González que la Villa del Adelantado es el segundo territorio de Asturias que más población pierde por la emigración interior. “Muchos avilesinos se mudan a concejos limítrofes donde tienen más oportunidades y es fácil que se vayan a Oviedo o Gijón si encuentran trabajo allí, pero rara vez ocurre en sentido contrario”.

Cambia Avilés ofrece lo que ha dado en denominar “un proyecto de ciudad acogedora” que contempla “alternativas a las familias para que puedan desarrollar su proyecto de vida” en el municipio, pero también “que mire al futuro, poniendo en valor las potencialidades locales”. Como soluciones señala planes de empleo y vivienda con financiación autonómica y europea y proyectos de innovación cultural e industrial “para que muchas personas deseen quedar a vivir en Avilés”.

Caída de la industria

Para la portavoz del PP, Esther Llamazares, “Avilés no es la única ciudad que pierde población, pero sí la ciudad de Asturias que acumula las peores cifras de la región y eso teniendo en cuenta que en toda Asturias las cifras son preocupantes”. A su modo de ver, esta “sangría” es el resultado de “las políticas inexistentes en nuestra ciudad”, y también de “la caída de la industria, la pérdida de empresas en general, el desempleo, la baja natalidad y el no ser referente en ninguno de los ámbitos de interés para los jóvenes, hacen que cada vez sea más complicado parar esta sangría”. Por ello, Llamazares demanda una buena política de vivienda para jóvenes, un programa para empresas que contribuya a que los trabajadores que vienen de fuera fijen su vivienda en Avilés, o una apuesta por hacer de la ciudad referente en la Formación Profesional así como un proyecto de captación de nuevas empresas.

Las últimas cifras del padrón local evidencian para Arancha Martínez Riola, portavoz de Vox, que “cuarenta años de políticas socialistas han fracasado para atraer nuevas familias y fomentar la natalidad”. A su juicio, sin soluciones para conciliar la vida familiar y laboral y crear empleo duradero y de calidad “el invierno demográfico no tendrá marcha atrás”. Martínez Riola atribuye al gobierno local “el desastre” de la estadística que refleja una mengua de seis mil vecinos en el inicio de este siglo.

Compartir el artículo

stats