Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inés möller | Jefa de Cardiología en el San Agustín y candidata a “Mujer sierense del Año”: “Creer en una misma, aunque las cosas se tuerzan, es uno de los mayores motores”

“Quedan pequeños micromachismos, pero yo no puedo decir que los haya encontrado en mi carrera: he conseguido lo que me he propuesto”

Inés Möller, en el Hospital Universitario San Agustín

Inés Möller, en el Hospital Universitario San Agustín

Inés Möller es, desde el año 2015, la jefa de Cardiología del Hospital Universitario San Agustín. Ahora, además, ha sido propuesta candidata para recibir el premio “Mujer sierense del año” que se fallará el próximo día 8, Día Internacional de la Mujer. Möller reside en Siero.

–¿Quién es la doctora Möller?

–Nací en Bilbao y compaginé el colegio entre Bilbao y Alemania, soy hija de bilbaína y alemán. Siempre me gustaron los idiomas, imagino que por esta relación directa con dos países, y la ciencia, la biología. Durante la carrera, en la Universidad del País Vasco, tuve profesores que me supieron transmitir los conocimientos de manera muy interesante. De pequeña, además, siempre soñé con poder ayudar a los demás y la medicina me lo permite.

–¿Y por qué se decantó por la Cardiología?

–Como decía estudié en Bilbao, hice la carrera en los años reglamentarios, y luego el MIR en Oviedo. Cardiología me enganchó ya durante la carrera, tuve un gran profesor. Cuando empecé Medicina de familia mi primera rotación fue cardiología, una especialidad muy bonita que aúna la atención al paciente con muchas cosas de imagen. Es una especialidad muy completa y yo no me arrepiento de haberla elegido.

–¿Cuándo llegó a Asturias?

–En marzo de 1990. Estuve dos meses en el Hospital Valle del Nalón y luego ya me incorporé al Hospital Universitario San Agustín. En el año 2015 asumí la jefatura del servicio. Y estoy encantada porque soy una enamorada de Asturias, me gusta mucho la naturaleza, el mar... Y en Asturias, además, conocí a mi marido. Siempre me he sentido muy bien acogida aquí.

–¿Se encontró barreras en su desarrollo profesional por ser mujer?

–He tenido mucha suerte: he conseguido lo que me he propuesto y desde casa siempre me apoyaron. Tal vez queden pequeños micromachismos, pero yo no puedo decir que los haya encontrado en mi carrera.

–Destacan quienes presentan su candidatura a “Mujer sierense” que es un ejemplo para futuras científicas, ¿qué mensaje envía a las jóvenes?

–Es muy importante guardar la ilusión por hacer las cosas que te gustan bien y creer en uno mismo aunque las cosas se tuerzan, ese me parece uno de los mayores motores. Y mantener la ilusión: a mi me encanta venir cada día venir a trabajar porque es lo que me gusta hacer.

–También destacan su colaboración con distintos colectivos de forma altruista

–En casa colaboramos con Acnur, con la asociación Arcoiris, Aldeas Infantiles... Creo que todos podemos aportar algo y es muy importante no perder de vista a la gente que está más desfavorecida. También ofrezco charlas. Pero me gustaría destacar también que lo que yo hago lo hacen muchas mujeres más, por eso me ha llamado la atención que se hayan fijado en mí: yo hago mi trabajo.

Compartir el artículo

stats