Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salinas gana un turista de postín: el presidente de Iberdrola compra chalé en la localidad

José Ignacio Sánchez Galán, conocido de la familia Alonso y de Luis Fernández-Vega Sanz, ya ha encargado el acondicionamiento de la finca

Fachada de la vivienda, desde la calle Galán.

Fachada de la vivienda, desde la calle Galán. Mara Villamuza

El empresario José Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, pasará a integrar la lista de veraneantes destacados en Salinas. A él se vincula una antigua casa colonial con accesos desde las calles Clarín y Galán de la localidad. Si bien el inmueble figura en los documentos oficiales como propiedad de una empresa madrileña, en los mentideros sociales de Salinas se da por hecho que el alto cargo de la eléctrica disfrutará de ella y que maduró la idea de hacerse con la propiedad influido por una familia de empresarios y un médico, ambos de su confianza y muy vinculados a Salinas.

La familia no es otra que la de los Alonso, que dan nombre a un grupo metalúrgico al que Iberdrola confía la fabricación de piezas para algunos de sus más importantes proyectos de energía eólica marina y al que esta misma semana encargó la construcción de cinco tanques para el almacenamiento de hidrógeno –el futuro combustible “verde”– en una macroplanta a construir en Puertollano. El roce en el ámbito de los negocios ha derivado en una incipiente amistad que se puede ver estrechada por la vecindad ocasional en Salinas.

En cuanto al médico que también alentó el desembarco de Sánchez Galán en Salinas no es otro que el oftalmólogo Luis Fernández-Vega Sanz, veraneante de la localidad, donde construyó un refugio estival que alterna con visitas a la finca familiar de Campuloto, Ceceda (Nava). Uno y otro, empresario y doctor, han forjado su amistad en el seno de la Fundación Princesa de Asturias, que Fernández-Vega Sanz preside desde 2018 y de cuyo patronato es miembro Sánchez Galán en representación de Iberdrola. Por cuestiones del orden alfabético, da la casualidad de que los nombres de los dos patronos van correlativos en el listado de colaboradores que se incluye en las memorias anuales de la Fundación, a la altura de la letra “i”: Iberdrola e Instituto Oftalmológico Fernández-Vega.

Salinas gana un turista de postín: el presidente de Iberdrola compra chalé en la localidad

Aparte del asesoramiento proporcionado por personas que conocen sobradamente el potencial de Salinas como villa de descanso, la afición por el surf de uno de los hijos del alto directivo eléctrico pudo haber inclinado definitivamente el platillo de la balanza. Es conocido que la playa de Salinas reúne buenas condiciones para la práctica del surf y que en la localidad bulle todos los veranos un agradable ambiente lúdico en torno a esa actividad. La casa en cuestión tiene entrada principal por la calle Galán, pero también dispone de un acceso trasero por la calle Clarín.

Originalmente perteneció a la familia Sitges, estrechamente vinculada a la Real Compañía Asturiana de Minas de Arnao. En las últimas décadas la propiedad pasó a manos de otra familia, ya de la comarca, conocidos como ‘los Toldao’. Y la última operación de compraventa sería la que vincula al directivo de Iberdrola.

Se trata de un inmueble de tipo modernista con planta en forma de cruz que cumplió el año pasado su primer siglo y que cuenta con grado de protección integral en el Catálogo Urbanístico de Castrillón. Se organiza en dos plantas, la superior en bajocubierta, con remates en piedra en las esquinas de fachadas y en el recercado de los huecos. Posee una balaustrada en el acceso al edificio y destaca la presencia de las columnas metálicas con capiteles decorados, remarcando la entrada principal.

Según las condiciones particulares de protección del inmueble es necesario conservar la composición de fachadas y cubiertas así como las columnas del porche y la decoración del alero.

Un repaso por el mercado inmobiliario y en lo que concierne a las viviendas en venta en Salinas del mismo porte que la citada en estas líneas, en otras zonas próximas, los precios rondan el millón de euros.

Un selecto veraneo de intelectuales

Salinas como lugar de verano empezó a despuntar tras la instalación en Arnao de la Real Compañía Asturiana de Minas (RCAM) a mediados del siglo XIX y se completó con las Colonias Escolares de la Universidad de Oviedo. Desde entonces, muchas personalidades ilustres escogieron o escogen Salinas.

Las Colonias Escolares Universitarias de Salinas surgieron en lo que se denominó la “edad de oro” de la Universidad de Oviedo, entre los años 1885 y 1910. La Universidad de Oviedo se inició en la andadura de las colonias escolares en su distrito, tanto de carácter costero, en Salinas, como de montaña, en Pajares, bajo la tutela, entre otros, de los catedráticos Fermín Canella, Aniceto Sela, Adolfo González Posada y Adolfo Álvarez Buylla, algunos veraneantes de Salinas. Santiago Gascón, rector de la Universidad de Oviedo desde 1992 hasta su muerte en 1996, también residió en Salinas.

Uno de los primeros ilustres que llegó a la localidad fue Genaro Alas Ureña (Oviedo, 1844-Madrid, 1918), hermano de Leopoldo Alas, “Clarín” (Zamora, 1852-Oviedo, 1901). La casa que mandó construir Genaro Alas sigue en manos de la familia y se conserva en excelente estado. La vivienda está ubicada en la intersección de la calle Bernardo Álvarez Galán con la calle del Carmen. El nombre de esta última vía se debe, según algunos historiadores, a la primera hija de Genaro Alas, que se llamaba Carmen. El pionero del veraneo en Salinas recibió en algunas ocasiones la visita de su hermano, el autor de “La Regenta”. Santiago Ramón y Cajal (Navarra, 1852-Madrid, 1934), también eligió Salinas para los descansos estivales. El científico, que obtuvo el premio Nobel de Medicina en 1906, se hospedaba en el antiguo hotel de la localidad, ubicado en la calle que actualmente se denomina Príncipe de Asturias. Las edificaciones que formaban el hotel se conservan en buenas condiciones. Lo que era el comedor para los huéspedes es, desde hace muchos años, la farmacia de Vázquez. Las edificaciones datan de principios del siglo XX. Ramón y Cajal llegó a Salinas gracias a su amistad con el doctor José María Pérez Gutiérrez, que fue alcalde de Castrillón entre los años 1879 y 1887 y abuelo del también médico José María León Pérez, igualmente regidor del concejo y falleció el año pasado. El veraneo en Salinas se dinamizó en los primeros años del siglo XX. Familias de veraneantes de Madrid y Oviedo fundaron en 1916 el Real Club Náutico, entidad social y deportiva que aún se mantiene. Su primer presidente fue Manuel Álvarez-Buylla, miembro de una conocida familia ovetense.

Compartir el artículo

stats