DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Hospital de Avilés prepara un plan estratégico que pasa por impulsar la actividad privada

El centro de Cabruñana realizó un 25% menos de actividad por los parones por el covid

Participantes, ayer, en la reunión del patronato de la Fundación Hospital de Avilés.

Participantes, ayer, en la reunión del patronato de la Fundación Hospital de Avilés.

La Fundación Hospital de Avilés se ha consagrado en el último año como una pieza fundamental en la atención sanitaria del área avilesina: aún con los embates de las distintas olas de la pandemia por el coronavirus, en el centro de Cabruñana se realizaron cerca de 3.000 intervenciones, un 25 por ciento menos que las registradas otros ejercicios. Esta reducción se traduce en números: con el parón del covid, el centro especializado en atención geriátrica dejó de ingresar en 2020 un total de 470.000 euros. Para este año, el Hospital de Avilés cuenta con un presupuesto que suma 7.923.656 euros en el capítulo de ingresos y, lo mismo, menos unos euros, en el de gastos. Se prevén en este sentido inversiones por importe de 116.697 euros, entre las que destacan la implantación de un nuevo sistema de distribución de comidas y la renovación de todos los equipos informáticos del complejo. También se acometerán pequeñas mejoras en el área quirúrgica.

“Este año es la prolongación de un 2020 marcado por el covid. Los presupuestos son conservadores”, manifestó ayer la presidenta del patronato de la Fundación, la alcaldesa avilesina Mariví Monteserín, que tímidamente anticipó que este año se desarrollará un plan estratégico que pasa por mantener el concierto con el Sespa (Servicio de Salud del Principado de Asturias), que se mantiene desde 2003, y apostar por las consultas especializadas o pruebas diagnósticas de ámbito privado.

“Sabemos lo que somos: un hospital especializado en geriatría; pero al margen de eso hay oportunidades y queremos estar ahí”, avanzó Monteserín. El director del centro, Luis Gago, señaló que este año se definirán nuevas líneas de actuación y qué se puede o debe implementar en el centro. La presidenta del patronato incluyó ya al Hospital de Avilés como candidato a recibir fondos europeos del plan “España Puede”. Su intención, dijo semanas atrás, es impulsar un centro de estancia intermedia en Cabruñana destinado a aquellas personas mayores que reciben el alta hospitalaria pero que requieran cuidados o una atención que no pueden tener en su domicilio.

En cuanto a la actividad del centro, por el hospital pasaron en 2020 un total de 2.921 personas que se sometieron a cirugía, principalmente plástica, seguida de oftalmología, traumatología, cirugía vascular y urología. La edad media de los pacientes ingresados fue entonces de 82 años: el 67 por ciento tenía más de ochenta años y el 94 por ciento más de 65. El centro contó el pasado año con una plantilla media de 116 personas, a quienes ayer los patronos agradecieron su labor. Apenas hubo variaciones de personal: “Aunque disminuyó o se paralizó la actividad en algunos servicios por épocas, aumentó en otras”, explicó Gago. En la unidad de geriatría propiamente dicha hubo 980 pacientes ingresados con 82 años de edad media que pasaron alrededor de 16 días hospitalizados. También se realizaron algo más de 14.000 consultas ambulatorias, y más de 10.500 pruebas diagnósticas, en este caso un 53 por ciento más que en 2019.

El Hospital de Avilés tuvo abiertas también en 2020 unidades covid: la primera abrió el 26 de marzo del año pasado y recibió a un total de 55 pacientes hasta el 4 de mayo. En esa primera ola se registró un pequeño brote en el centro que afectó a personal del área de rehabilitación y a un número reducido de pacientes. En la segunda ola hubo otro brote “explosivo” que afectó a gran números de pacientes y profesionales. Una vez controlado se abrió de nuevo y tras realizar pequeñas reformas en el centro la unidad covid, ya cerrada desde hace semanas. Relacionado con el covid, el centro experimentó, como ocurrió en la mayoría de hospitales, también el miedo y el rechazo de muchos pacientes a realizar intervenciones quirúrgica no urgentes y a ingresar en la Fundación Hospital de Avilés, que ahora retoma el pulso a la actividad asistencial ordinaria. Aunque, por el momento y como en el resto de centros sanitarios, las visitas a enfermos hospitalizadas aún están limitadas así como los acompañantes por paciente salvo causas justificadas.

Compartir el artículo

stats