Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturmadi compra el antiguo Matadero para mantener su “apuesta por Avilés”

La empresa centralizará en Las Arobias las oficinas de administración y ampliará su departamento de energías renovables y el de puertas

Parte de las naves del antiguo Matadero de Avilés.

Parte de las naves del antiguo Matadero de Avilés.

La multinacional avilesina Asturmadi se ha hecho con las naves y con las fincas de la antigua empresa que gestionaba el Matadero de Avilés en el polígono de Las Arobias: 14.500 metros cuadrados a sumar a los de sus actuales instalaciones (7.500 más), en el mismo área.

La empresa ha llevado a cabo la operación de ampliación con el objetivo de mantener su “apuesta por Avilés y por Asturias”, señaló Alfredo Suárez, el director general de una compañía que explota tres negocios tan disparejos como complementarios. Por un lado fabrica puertas, por otro construye estructuras metálicas para parques de energía solar y, por último, diseña las instalaciones de manera efectiva. Desde hace tiempo, se ha convertido en centro de la industria fotovoltaica en Avilés.

La idea que tiene la compañía con la compra de las antiguas instalaciones del Matadero es cuádruple. Por un lado, pretende levantar una nave de 2.000 metros cuadrados en la que va a instalar uno de los almacenes de su departamento de puertas (Asturmadi Doors). Anexa a esta nave, levantará otra más, de 5.000 metros cuadrados, donde instalará tres líneas de producción de su negocio de renovables (Asturmadi Reenergy).

La empresa planea que “de aquí a un año”, esta última nave cuente con una línea de corte longitudinales y dos más de perfilado de estructuras fotovoltaicas.

El proyecto de ampliación de Asturmadi incluye además la construcción de unas oficinas centrales que ocuparán 1.000 metros cuadrados más. “Aún quedará libre más superficie con la perspectiva de seguir creciendo”, señaló Alfredo Suárez. Actualmente, la compañía manufactura 15.000 toneladas de metal. “En dos años multiplicaremos por dos esta cifra”, prometió Suárez.

Asturmadi cuenta en la actualidad con 130 trabajadores, casi la mitad de ellos, en Avilés. El resto del personal está distribuido entre América (en Colombia, México y Perú), África (en Marruecos) y también en Europa (Portugal).

La inversión realizada por Asturmadi sobre las fincas y edificios del antiguo Matadero ha sido millonaria. La ampliación del negocio de la compañía que dirige Suárez pasa por el derribo de las instalaciones de la antigua empresa Matadero de Avilés, Carne de Asturias (Mavicar).

Asturmadi es proveedor de clientes tan importantes como Iberdrola (en su división renovable), Isofoton Japan (energía renovable) y Solarpack (que construye parques fotovoltaicos por medio mundo). Uno los últimos contratos de la empresa avilesina renovable, precisamente, fue con Iberdrola. La multinacional energética le encargó la construcción de estructuras metálicas que soporten las placas solares del parque fotovoltaico de Bargas, en la provincia de Toledo.

Las naves y el suelo del antiguo Matadero de Avilés fueron el tesoro central de la empresa Mavicar, que terminó su vida, tras tres lustros largos, en un concurso de acreedores, un cese de actividad y la extinción de los contratos de la plantilla. Los administradores concursales acordaron –con la autorización judicial– la puesta a la venta de sus garantías inmobiliarias para hacer frente a la deuda contraida.

Compartir el artículo

stats