Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nadie olvida a los náufragos del 61

Puerta del Mar, en La Arena, acoge una charla con un superviviente de la galerna que causó 83 muertos hace 60 años, el candasín Suso Gutiérrez

El candasín, Jesús Gutiérrez, “Suso”, uno de los supervivientes de la galerna de 1961, que hablará hoy en una charla en La Arena junto al director del Museo Marítimo, José Ramón García. | Ángel González

El candasín, Jesús Gutiérrez, “Suso”, uno de los supervivientes de la galerna de 1961, que hablará hoy en una charla en La Arena junto al director del Museo Marítimo, José Ramón García. | Ángel González

La galerna de 1961 causó 83 muertos y hundió 21 barcos en la cornisa cantábrica. Ocurrió en pleno mes de julio. Teniendo en cuenta que se cumplen sesenta años de aquella catástrofe, la asociación cultural arenesca de festejos ha organizado para hoy a las 19.30 una charla en Puerta del Mar para recordar la tragedia y honrar a las víctimas. Intervendrá el director del Museo Marítimo de Asturias, José Ramón García, y le acompañará uno de los supervivientes de aquella galerna, Jesús Gutiérrez, Suso, que era el patrón del barco candasín “Emperatriz”, un bonitero al tanqueo que sufrió lo suyo con la tormenta marítima de hace hoy seis décadas.

José Ramón García se hará cargo de analizar aquel episodio de naufragios y muertes, y también de solidaridad pesquera a través de una investigación documental. Su ponencia se titula “Los pescadores samaritanos de la mar” y en ella abordará que “los más débiles de la mar”, los pescadores que estaban próximos a la costa, auxiliaron a náufragos de los barcos mercantes. Hablará también del arenesco Belarmino González García, patrón del “Águila del mar”, que tambiénº sobrevivió a la galerna después de que su barco volcara y quedara con la quilla al sol.

Suso Gutiérrez Muñiz hablará de su experiencia personal en aquella trágica jornada en la que desde el barco vio flotar varios cadáveres de tripulantes. Y durante el tiempo que sobrevivió en el “Emperatriz”, como señaló a LA NUEVA ESPAÑA hace algo menos de cinco años, cuando pensaba que su embarcación no resistiría y abrazado con fuerza a su hermano Tino le dijo: “Esto se termina, amigo”. Pero no fue así, la galerna con pudo con el candasín.

Compartir el artículo

stats