Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Femetal apoya a Imasa y alerta de que más empresas pedirán ayuda a la SEPI

El presidente del metal asturiano, Guillermo Ulacia, asegura que la recuperación de las compañías supondrá un periodo mínimo de dos años

Guillermo Ulacia.

Guillermo Ulacia. Irma Collín

El presidente de la Federación Asturiana de Empresarios del Metal (Femetal), Guillermo Ulacia, defendió ayer la necesidad de apoyar a Imasa en su solicitud de ayuda a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para reforzar a la compañía en el desarrollo de su plan de negocio. Además, Ulacia advirtió de que el profundo efecto que la pandemia ha causado a nivel mundial se dejará notar en las empresas y mercado internacional durante al menos dos años, por lo que muchas compañías se verán afectadas en su liquidez y necesitarán ayuda para aguantar ese período de tiempo.

Imasa ya ha tramitado la solicitud para acogerse al Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, habilitado por el Gobierno central a través de SEPI para ayudar a las empresas no financieras que se vean afectadas por las consecuencias de la pandemia provocada por el covid-19.

La propia compañía explicó que el objetivo de esta solicitud es el fortalecimiento patrimonial y financiero para poder impulsar su plan de negocio y desarrollo de cara a los próximos ejercicios. Y es que la sociedad tiene cartera de pedidos, pero un problema de liquidez al haberse desplomado sus ventas casi un 60 por ciento al paralizarse numerosos proyectos internacionales como consecuencia de la pandemia y sufrir impagos, mientras mantiene al día todos sus compromisos de abono, tanto en nóminas como a sus proveedores, según confirmaron las distintas fuentes consultadas.

El presidente de Femetal aseguró ayer que “la situación que describe la empresa encaja en los criterios, no de rescate, sino de refuerzo que prevé el fondo de ayuda estatal que gestiona la SEPI. Se trata de una compañía estratégica asturiana que se ve afectada en su liquidez a consecuencia de la pandemia, y hay que pelear y ayudar para que pueda resolver sus problemas de liquidez para que mantenga el empleo y siga creando riqueza”.

En este sentido, Guillermo Ulacia reivindicó la necesidad de que el Principado y la sociedad en su conjunto apoyen la solicitud de Imasa al tratarse de un problema coyuntural, provocado por la pandemia, y en el que se ven inmersos muchos problemas. “Todos debemos analizar las empresas afectadas por el covid en términos de ingresos que hayan afectado a su liquidez, como es el caso”, señaló.

Igualmente, el presidente de Femetal advirtió de que “la recuperación de las compañías supondrá un periodo mínimo de 48 meses, durante el que necesitarán liquidez y circulante, para eso es necesario apoyar su fortalecimiento financiero, que se traducirá en carga de trabajo, mantenimiento del empleo y creación de riqueza”, señaló Ulacia.

Los sindicatos CC OO y UGT han solicitado a la dirección de Imasa una reunión para conocer la situación de la compañía y los términos en los que se ha solicitado la ayuda de la SEPI. A la espera de que el encuentro se celebre en los primeros días de la semana, ambas organizaciones prefieren esperar antes de realizar declaraciones.

Los apoyos del arco político

Los grupos políticos del arco municipal mostraron ayer su sorpresa, pero también su apoyo a Imasa en su solicitud de ayuda al Fondo de Apoyo de Solvencia de Empresas Estratégicas que gestiona SEPI. Las tensiones de tesorería que atraviesa la compañía no habían trascendido hasta ahora, al mantener sin alteraciones el abono de las nóminas con sus aproximadamente 800 trabajadores, así como a los proveedores. Las manifestaciones tanto del equipo de gobierno socialista como del resto de grupos del Ayuntamiento de Avilés son de apoyo a una compañía con solera y estratégica para Avilés y Asturias, con asentamiento nacional y proyección internacional al desarrollar numerosos proyectos en Europa, América, África y Asia.

La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, indicó que “una empresa con dificultades, especialmente si están vinculadas a la coyuntura actual de pandemia, cuenta con ayudas a su disposición y confío en que encuentren una respuesta positiva que permita a Imasa hacer frente a las dificultades por las que atraviesa”.

Llarina González, portavoz adjunta de Cambia Avilés (CA), trasladó el apoyo a Imasa pero “con el compromiso de que la empresa mantendrá los empleos y devolverá ese dinero público cuando tenga beneficios, porque no vale que venga ‘papá Estado’ a salvarnos cuando las cosas van mal y en los buenos tiempos, si te he visto no me acuerdo. La ayuda tiene que revertir en la sociedad”.

Pedro de Rueda, presidente del PP en Avilés y concejal, mostró su respaldo a Imasa. “Si como dice la compañía, se cumplen los criterios y se le han dado ayudas de ese tipo a otras empresas, es de esperar que se le conceda. Las empresas siempre tendrán nuestro apoyo para seguir adelante, crear empleo y riqueza, y si el Gobierno central creó un fondo de ayuda a las empresas que están sufriendo por la pandemia, parece evidente que Imasa, igual que otras compañías, deben recibirla cuando la necesitan”.

El portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Avilés, Javier Vidal, remarcó que “Imasa siempre ha sido una empresa solvente y con una dirección muy competente. Si ahora tiene problemas coyunturales, por las razones excepcionales que todos conocemos, debe ser ayudada urgentemente por la SEPI, para garantizar su futuro y el de sus trabajadores”. Añadió, además, que precisamente por ser una empresa estratégica con cientos de empleos, “debe recibir el apoyo y el respaldo del Principado” ante Madrid.

También la portavoz municipal de Vox, Arancha Martínez Riola, señaló que “Imasa ha demostrado ser una empresa solvente que ha proporcionado riqueza a Avilés y empleo de calidad durante décadas. Ahora está atravesando un momento puntual derivado de la pandemia pésimamente gestionada por el gobierno social comunista. Los injustificados parones en la actividad económica han causado esta situación para muchas empresas por lo que el Estado está en la obligación de paliar las dificultades por las que está pasando y garantizar su continuidad”.

Compartir el artículo

stats