Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

jorge iván argiz | | Codirector del Festival Celsius 232 de literatura fantástica, ciencia ficción y terror

“Tenemos una imaginación y una ambición enormes: nunca se nos acaban las ideas”

“Desde el principio, desde el primer año del festival, tenemos claro que lo que nos da la ciudad tiene que revertir en la ciudad al máximo”

Jorge Iván Argiz, entre tebeos. | Ricardo Solís

Jorge Iván Argiz, entre tebeos. | Ricardo Solís

El editor avilesino Jorge Iván Argiz (Monforte de Lemos, Lugo, 1974) es uno de los tres directores del Festival Celsius 232 de literatura fantástica, de ciencia ficción y de terror. Los otros dos son Diego García Cruz y Cristina Macía. Hace diez años, más o menos, los tres idearon un encuentro literario para los aficionados al género fantástico que cubriera una demanda a la que nadie atendía de manera adecuada. Echaron mano de George R. R. Martin y lo petaron. Desde entonces, no han hecho más crecer. La décima edición acaba de terminar y, ahora, con cierto sosiego (que está ausente durante la vorágine de presentaciones en el entorno de la Casa de Cultura), es el momento de analizar los frutos cosechados en los días pasados. Lo hace con LA NUEVA ESPAÑA, en la terraza de un bar de Sabugo, echando algún trago a una botella de agua fría y hablando sin parar.

–Pues aún seguimos con los últimos coletazos.

–¿Ah, sí?

–Acabamos de arreglar un problema que tenía Daryl Gregory en el aeropuerto, en Madrid. Se había quedado unos días para conocer el Museo del Prado y eso. Una llamada telefónica. Otra.

–Pero le veo encantado.

–En realidad, estamos encantadísimos. Con la afluencia de público, pero también con el comportamiento del personal. Un encuentro se desarrolla bien si mantenemos nosotros un rigor inquebrantable, pero esto tiene que ir acompañado del respeto del público que lo disfruta. Ha estado muy bien haber podido recuperar el tránsito más o menos normal, además de mayor aforo en las actividades interiores. Creo que el resultado de lo que vivimos este año hará que la edición de 2022 sea la de la normalidad.

–El Celsius es una de las actividades preferidas por los hoteles avilesinos.

–Claro. Desde el principio, desde el primer año, tenemos claro que lo que nos da la ciudad tiene que revertir en la ciudad al máximo. Y eso se traduce en hoteles llenos y en restaurantes a reventar. Nos ha pasado, incluso, que no podemos alojar a invitados de última hora porque no encontrábamos habitación para ellos. O, muchas más veces, que vamos a cenar o a comer con alguien y está todo ocupado.

–Este año han coincidido con la Semana Negra. ¿Casualidad?

–No lo sé. En otras ediciones no habíamos coincidido y no sé si esto se volverá a repetir. Lo bueno de esto es que el público ha tenido que elegir entre ir a Gijón o quedarse en Avilés; lo malo, es que el público se ha dividido. Además, todos los años me suelo escapar a la Semana Negra y este año no he podido ni un solo día.

–Ustedes ya tienen fecha para la próxima edición.

–Eso es. Del 19 al 23 de julio del año 2022.

–Ya han avanzado unos cuantos nombres.

–Eso es. Joe Abercrombie, que escribe fantasía. Tamsyn Muir, que es conocida por su saga de la “Tumba Sellada”, también es otra de las escritoras que se han comprometido. Lauren Beukes, que ya estuvo en Avilés, regresa con la serie de “Las luminosas”. Además, vendrán dos nombres muy destacados de la animación: Noelle Stevenson, que es norteamericana, guionista y dibujante de cómics, y Ben Bocquelet, el creador de “El asombroso mundo de Gumball”.

–¿Estos nombres propios traen bajo el brazo alguna nueva sección?

–Los seguidores del Celsius son muy sagaces y adivinan muy pronto sobre qué estamos. Teniendo a Bocquelet y a Stevenson cabe pensar que haremos una mesa especial para la animación.

–¿Nueva?

–Siempre hemos apostado por la animación. Lo que va a suceder el próximo año es que tendremos una mesa de calidad sideral.

–Y habrá cómic.

–Lo volverá a haber. Tenemos a Beukes y a Stevenson así que esta forma de narrativa también estará presente en la próxima edición.

–¿Y los autores que se quedaron colgados por la pandemia?

–Como no pudieron estar en Avilés por razones ajenas a su voluntad tenemos la intención de volver a extenderles la invitación.

–¿Orson Scott Card incluido?

–Vamos a hacer todo lo posible para que venga.

–Hay otros autores que ya prometen su regreso.

–Care Santos y Rosa Huertas ya lo han publicado en sus redes y nosotros, claro, no lo vamos a desmentir.

–Este año ha sido el del incremento de ventas. ¿O me lo ha parecido?

–Lo que ha habido son más casetas que en otras ediciones. Resulta, eso sí, que muchas editoriales independientes necesitan del Celsius porque en estos días venden el 90 por ciento de todo el año. O sea, el Celsius se ha convertido en punto esencial para su facturación y eso nos pone muy contentos. Estamos encantados.

–Mantienen la esencia de “rockstar” del género como Larry Niven se pasee por el festival como si nada.

–Eso es marca de la casa. Somos esencialmente mitómanos y valoramos poderosamente la presencia de “rockstars” en el festival, pero a la vez lo que buscamos es desmitificar a los “dioses”: no concebimos un festival levantando barreras. Consideramos que la cultura se tiene que pagar, pero también creemos fundamental facilitar el acceso a tipos como Niven.

–No todos los festivales son como el Celsius.

–Desde luego. Los hay que cobran por asistir a las presentaciones. O por dedicar libros.

–¿El Celsius que pensaron hace diez años es este en que se ha convertido?

–Claro que sí se parece a lo que imaginamos. Nosotros tenemos una imaginación y una ambición enormes: nunca se nos acaban las ideas.

Compartir el artículo

stats