Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Roban dinero y destrozan la sacristía en la iglesia de Soto del Barco

Los ladrones, que actuaron de noche, accedieron por la puerta principal y causaron destrozos en el mobiliario y en la estancia

Iglesia de Soto del Barco. Ricardo Solís

La iglesia de Soto del Barco fue objeto de un robo con fuerza y varios destrozos en la madrugada del martes al miércoles, según confirmaron el párroco, José Luis López Suárez y varios vecinos de la localidad. De momento no se ha podido valorar la cuantía de los daños, aunque sí se sabe que los ladrones se llevaron dinero en metálico que habían depositado los feligreses y dos candelabros del altar lateral de la virgen de Covadonga.

Al párroco de Soto del Barco y a algunos feligreses todavía se les notaba ayer el disgusto. Según explicó el sacerdote en conversación telefónica, los hechos sucedieron en la noche del martes al miércoles, cuando “don Juan Antonio, que vive cerca de la iglesia y me ayuda a diario, se pasó a ver si todo estaba en orden y se llevó la gran sorpresa. Examinó todo a ver qué faltaba y vio que se habían llevado dinero en metálico, que habían dañado varias puertas, sobre todo las de la sacristía, y que todo estaba muy revuelto”, relató.

Al parecer, el ladrón o ladrones accedieron al interior del templo sotobarquense por la puerta principal, cuya cerradura, según los relatos recabados ayer, apenas tenía daños. Pero no ocurrió igual con el resto de las puertas y el mobiliario del interior de la iglesia. Al parecer se llevaron el dinero del mueble de las velas que hay a la entrada y destrozaron varios cajones de las ofrendas para hacerse con las monedas que había dentro. Pero, además, “forzaron la puerta de la sacristía y lo tiraron todo por el suelo. Los papeles, los libros parroquiales, los libros litúrgicos... todo. Lo dejaron todo echo un desastre porque se ve que buscaban dinero”, afirmó el párroco de Soto del Barco.

De inmediato se avisó a la Guardia Civil, que tomó pruebas para iniciar la investigación de los hechos, y José Luis López comunicó al Arzobispado de Oviedo el asalto a la iglesia que dirige.

Este robo no es el primero que sufre la iglesia de Soto del Barco. “Hace años también entraron y se llevaron unos candelabros muy buenos de plata que teníamos y nos dejaron de sustitutos unos muy malos, que no valían nada”, relató el párroco. “Ahora lo importante es que vengan a ver los daños y que los podamos reparar cuanto antes”.

Compartir el artículo

stats