Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan estratégico de comercio busca dar voz a todo el sector: “Que nadie se sienta excluido”

Una gestión profesionalizada, una integración digital total y mayor colaboración en la toma de decisiones, retos del proyecto en ciernes

Marcos Fernández, en su tienda, navega por la web que impulsó el Ayuntamiento.

Dimanizar las áreas comerciales de Avilés siguiendo un nuevo modelo participativo en la toma de decisiones “que incorpore a todos los comercios de la ciudad y en el que nadie se sienta excluido”. Esta es la filosofía del Plan estratégico de comercio que el gobierno local ha incluido en su agenda para 2022, un proyecto que se sustenta en tres pilares, según explicaron fuentes municipales: una gestión profesionalizada, una integración digital total y mayor colaboración en la toma de decisiones.

El diagnóstico es de sobra conocido. El comercio, y especialmente el de proximidad, es uno de los sectores más perjudicados como consecuencia de la crisis sanitara. Se trata de una actividad que ya estaba inmersa en una crisis estructural derivada de la implosión de las nuevas tecnologías y las nuevas pautas de consumo. “La crisis sanitaria, junto a las restricciones sanitarias, han incrementado el uso comercial de las nuevas tecnologías y ha perjudicado al comercio de proximidad. Debemos mantener la fortaleza comercial de Avilés como un elemento irrenunciable del dinamismo de la ciudad. Y para ello debemos afrontar tres grandes líneas estratégicas que nos permita tener las herramientas necesarias para afrontar este ambicioso proceso”, explican desde el gobierno local.

Una de esas líneas es la gestión profesionalizada. “La profesionalización del sector exige diseñar un plan director de actuaciones por personal experto del sector que esté avalado por los comercios de la ciudad y que defina y gestione innovadores servicios que modernice los establecimientos comerciales de Avilés y nos consolide como referencia comercial”, ahondan las mismas fuentes.

El segundo pilar es la gestión de nuevos servicios para el comercio. Los socialistas defienden que estos nuevos servicios exceden de la competencia municipal y requieren de la coordinación de todos los establecimientos comerciales para abordar aspectos clave como su integración digital total, el desarrollo de servicios que faciliten la consolidación de Avilés como referencia comercial y que resulten atractivos a los clientes para realizar sus compras en la ciudad. “Para conseguirlo debemos establecer una nueva fórmula, desde la colaboración público-privada, que permita prestar esos servicios que exceden de la capacidad competencial municipal pero deben ser gestionados de forma colectiva. Ejemplos de esto son la gestión de la plataforma comercial o el desarrollo de nuevos modelos de venta comercial”, explican desde el gobierno avilesino.

La tercera y última pata de ese plan pasa por la democratización y participación en la toma de decisiones. Los socialistas consideran que el incremento en el número de asociaciones representativas del comercio avilesino requiere establecer un nuevo modelo participativo en la toma de decisiones que incorpore a todos los comercios de la ciudad y en el que nadie se siente excluido.

“El Plan estratégico del comercio nos permitirá responder a estas tres líneas clave que debe abordar el comercio avilesino, definiendo un nuevo modelo de participación público-privada, estableciendo fórmulas más adecuadas para incorporar los retos estratégicos y la definición de innovadores servicios y la participación y transparencia en la toma de decisiones.

Para desarrollar esa estrategia de dinamización comercial se constituirá un grupo de trabajo donde se analizarán y se propondrán soluciones a las diferentes necesidades de cada zona comercial y que se traducirán en propuestas de actuación. El objetivo: dotar de músculo a un sector clave, el del comercio.

Compartir el artículo

stats