Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de 2.200 avilesinos esperan por una ecografía o una resonancia en el hospital

Las pruebas que menos lista de espera acumulan son la mamografía y la colonoscopia | Las solicitudes de un escáner aumentaron el 236%

Una prueba de resonancia magnética en el Hospital San Agustín. MARA VILLAMUZA

Más de 2.300 avilesinos esperan para realizar una ecografía y más de 2.200 por una resonancia magnética en el Hospital Universitario San Agustín de Avilés, según los datos que figuran en Astursalud al cierre de diciembre de 2021. Según esta misma fuente, en el primer caso, el tiempo medio de espera es de mes y medio, mientras que en el de las resonancias magnéticas se eleva a cuatro meses, aunque hay pacientes que ya han cumplido los ocho.

La página web de Astursalud no incluye los datos correspondientes a 2020, el año de la pandemia, cuando la práctica totalidad de los recursos sanitarios se destinaron a luchar contra el covid-19 y se dispararon las listas de espera tanto en consultas como en pruebas específicas y en las cirugías. De ahí que las comparativas se tengan que realizar con los datos disponibles a diciembre de 2019.

El Hospital Universitario San Agustín corresponde al área sanitaria III, que atiende a una población aproximada de 147.500 habitantes repartidos en los municipios de Avilés, Castrillón, Corvera de Asturias, Cudillero, Gozón, Illas, Muros del Nalón, Pravia y Soto del Barco.

Las pruebas que menos citas pendientes acumula el centro hospitalario son las mamografías, con 101 al cierre del año pasado. Le siguen las colonoscopias (353) y el TAC o escáner (861).

Las cifras se disparan en el caso de las ecografías, con una acumulación de 2.338 pruebas en espera, seguidas de las resonancias magnéticas, que suman 2.234 al cierre del año.

El incremento en el caso de las ecografías con respecto a 2019 es 11,3 por ciento, pese al elevado volumen de las pruebas en espera. Situación distinta es la que se da en el de las resonancias, donde se dispara el incremento hasta el 95 por ciento.

Listas de espera en Avilés

En términos porcentuales el mayor aumento de pruebas en espera corresponde sin embargo a los conocidos como TAC o escáner, que pese a tener cifras absolutas muy inferiores la lista ha aumentado un 236 por ciento.

Lo mismo ocurre con las mamografías, que pese a ser un centenar, el aumento ha sido del 98 por ciento.

Los mejores datos los presentan las colonoscopias, que han descendido tanto en términos absolutos como en porcentaje, con una disminución del 9,2 por ciento, siempre según los datos de la web de Astursalud, que recoge la estadística desglosada del conjunto de la región y de los centros hospitalarios de referencia.

Las elevadas listas de espera del Hospital Universitario San Agustín en ecografías y resonancias magnéticas se producen también si se miran las cifras del conjunto de la región.

Así, el número de pruebas totales en espera en los hospitales de referencia distribuidos por la región muestran que hay 20.438 ecografías pendientes, y 15.796 resonancias magnéticas esperando. En términos porcentuales, el incremento en el primer caso ha sido del 47,5 y del 73,2 por ciento en el segundo respecto al cierre de 2019.

La menor cifra de las pruebas pendientes en el conjunto de la región es de mamografías, con 1.071, pero son un 80,6 por ciento más que en diciembre del último ejercicio prepandémico. A continuación, se sitúan las colonoscopias, con una lista de espera de 2.772 personas, el 19 por ciento más que en 2019. Y los TAC o escáner acumulan 4.804 solicitudes, que en términos porcentuales es un 0,6 por ciento más que en el último mes con el que se puede realizar la comparativa.

Una larga espera de hasta ocho meses pese a ser preferente

La demora media de espera en el Hospital Universitario San Agustín de Avilés oscila entre los 42 días en el caso de una colonoscopia y los 113,66 de una resonancia magnética, o lo que es lo mismo, cuatro meses. Sin embargo, hay personas que acumulan incluso hasta ocho meses esperando por esta prueba pese a padecer una enfermedad crónica y figurar en el listado como preferentes, tal y como han hecho constar los especialistas que han solicitado dicho examen. En el caso del TAC o escáner, según la estadística que figura en la web de Astursalud, la demora media es de algo más de tres meses, en concreto de 102 días, y de un mes si se trata de una mamografía. Para una ecografía ya hay que esperar casi tres meses.

Compartir el artículo

stats