Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La angula sigue sin levantar vuelo: cierra la costera con menos de 800 kilos

En Asturias se pasó de capturar 60.000 kilos en 1977 a los 1.087 del pasado ejercicio

Antonio Reina, con las primera angulas de la costera. RICARDO SOLIS

La costera de la angula ha llegado a su fin con el mes de marzo y los peores pronósticos de los pescadores que faenan en el bajo Nalón se cumplieron: en los cuatro meses que dura, de primeros de noviembre a finales de febrero, se pescaron algo menos de 800 kilos, una cantidad insignificante si se compara con los años de abundancia. En Asturias se pasó de capturar 60.000 kilos en 1977 a 7.000 en 1998 o los 1.087 de 2021. Pero para los anguleros no está todo perdido: “Cuando el río baja en condiciones adecuadas, nosotros pescamos. Creemos que hay angula enterrada, pero cuando el río baja mal se agacha”, sentencia el patrón mayor de San Juan de la Arena, Eloy Sopeña, que de la campaña recién concluida precisa: “Defendimos dos meses bien, pero los otros dos fueron bastante malos”.

El precio máximo alcanzado fue de 1.159 euros el kilo en noviembre, coincidiendo con la primera venta que, como ocurre con el bonito, en la lonja de “San Juan Bautista” de San Juan de la Arena tiene importante peso simbólico. En diciembre, con las navidades a la vista, el precio máximo del kilo de angula fue de 760 euros y el mínimo de 340. Entonces se capturaron únicamente 175 kilos. En el mes de enero las capturas fueron más abundantes y dejaron en la rula arenesca ingresos por valor de 150.870 euros. Febrero concluyó con 147 kilos subastados a un precio medio de 406 euros.

La angula sigue sin levantar vuelo: cierra la costera con menos de 800 kilos

Para los expertos, menos optimistas que los anguleros de Soto, Muros o Cudillero, la población de anguila europea está en peligro y fuera de los límites biológicos seguros, según advirtió ya en 2018 el centro de investigación AZTI del País Vasco. La especie ha entrado en tal crisis que actualmente solo llegan a la costa un 8,7% de las angulas que lo hacían antes de 1980. Un retroceso significativo en la desembocadura del Nalón. Su supervivencia está amenazada por el cambio climático, las barreras a la migración (la anguila ha perdido el 80% de su hábitat), la contaminación, la explotación insostenible y el tráfico ilegal, sobre todo, hacia Asia. En la desembocadura del Nalón se registra el 60 por ciento de las capturas de Asturias y se tienen las series históricas de venta en lonja más extensas de Europa, desde 1952. Para los anguleros, la alegría por éxito de capturas va al peso. En la última costera la felicidad sumó 759 kilos.

Compartir el artículo

stats