Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El puerto deportivo de Avilés prevé alcanzar los 200 atraques de barcos en tránsito en verano

Mario Bada, del Club náutico, valora el interés de los franceses: “Solían hacer Gijón-Ribadeo, pero ahora llegan a Avilés por precio y servicios”

Pantalanes en el puerto deportivo de Avilés, a la altura de la escultura “Avilés”. | María Fuentes

El número de matriculaciones de embarcaciones de recreo ha caído un 15% de enero a abril, con 1.688 registros frente a los 1.984 efectuados en el mismo período de 2021, de acuerdo a los datos recopilados en el “Informe del mercado de embarcaciones de recreo. Enero-abril, 2022”, editado por la Asociación Nacional de Empresas Náuticas a partir de los datos facilitados por la Dirección General de la Marina Mercante. Pero en este descenso generalizado destaca el norte peninsular y Asturias, con casi un 31 por ciento más de matriculaciones en el primer trimestre de este año respecto al año pasado. Estas cifras alientan las previsiones más optimistas de cara al futuro más próximo: el presidente del Club náutico Marina de Avilés-La Peñona, Mario Bada, espera alcanzar una ocupación de 150 o 200 tránsitos este verano, como ocurrió en la última temporada estival antes de que la crisis sanitaria paralizara, también, el turismo náutico.

“En Semana Santa ya entraron unos ocho barcos y tenemos esperanza de que será un buen verano, pero para confirmarlo hay que esperar a la segunda quince de junio, que es cuando empieza de verdad el movimiento”, señala Bada, que desde el año 2015 ha visto aumentar los tránsitos en el puerto deportivo de Avilés. Esto se debe, a su juicio, a que los franceses, principal motor del turismo náutico en Avilés, han incluido Avilés en su carta de navegación: “Antes solían hacer Gijón-Ribadeo, pero ahora la gente se detiene aquí por el precio y los servicios que se ofrecen”. Un barco de doce metros de eslora paga en Avilés 25 euros con todo tipo de prestaciones incluidas en el precio: ducha, luz, agua, lavadora, información meteorológica, wifi en los pantalanes…

Participantes en la Semana Azul.

Las instalaciones tienen capacidad para alojar 236 barcos –de entre 5 y 20 metros de eslora–, y aproximadamente veinte están reservadas para los barcos en tránsito. Otro punto a favor para los interesados en el turismo náutico: la Marina de Avilés es probablemente uno de los puertos deportivos más seguros de todo el Cantábrico, ubicada en el interior de una profunda ría que le brinda un resguardo y protección fuera de lo común ante cualquier temporal.

Prueba también de que el turismo náutico está en aunque al menos en la cornisa cantábrica es el interés de muchas personas por obtener alguna de las titulaciones necesarias para navegar. El “tilulín”, que es una especie de autorización y el PER (Patrón de embarcaciones de recreo) son los certificados más demandados, el último especialmente, según Bada, entre quienes están interesados en comprar o alquilar una embarcación. Y con las compras, las matriculaciones, que en Asturias han aumentado de enero a abril con 17 nuevas frente a las 13 del mismo periodo de 2020.

En la región, además hay cantera. Prueba de ello es que estos días se celebra en la ría avilesina la Semana Azul organizada por la Federación de Vela del Principado en colaboración con el club náutico Marina de Avilés-La Peñona. Participan alrededor de doscientos escolares y, de haber más días disponibles, habría más participantes, en palabras de Alfredo Flórez, de la Federación, que anunció que la ría de Avilés acogerá en junio, con grupos de alumnos previamente seleccionados, la regata de vela “Juegos Deportivos” del Principado. Participarán niños de distintos puntos de la región.

Compartir el artículo

stats