Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mariví Monteserín Alcaldesa de Avilés

“Avilés es innovación; nos hemos ganado la marca a pulso y queremos mantenerla”

“El proyecto de hidrógeno verde de Arcelor y Fertiberia hace que nos miren empresas que no se habían fijado en el suelo de Alcoa o Baterías”

Mariví Monteserín: “Avilés es innovación; nos hemos ganado la marca a pulso y queremos mantenerla”

Mariví Monteserín: “Avilés es innovación; nos hemos ganado la marca a pulso y queremos mantenerla”

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Mariví Monteserín: “Avilés es innovación; nos hemos ganado la marca a pulso y queremos mantenerla” Covadonga Jiménez

“En estos momentos alcaldesa de Avilés, al servicio de una ciudad interesante y compleja llena de buena vecindad”. Así se presenta Mariví Monteserín en su perfil en redes sociales. A un año de las próximas elecciones para tratar de revalidar el mandato que la ciudadanía le otorgó hace siete años, tras haber sido diputada por el PSOE en el Congreso de los diputados entre 2004 y 2015, charla con LA NUEVA ESPAÑA la misma fecha en que se celebraron las últimas elecciones municipales. Acaba de recuperar su agenda tras unas semanas de ausencia de la actividad pública por una caída y se muestra ilusionada por completar los cambios pendientes en Avilés, que vive, a su modo de ver, un momento histórico.

–La judicialización de la crisis de Alu Ibérica ha marcado este final del mandato, ¿qué le gustaría ver en esos terrenos?

–Hay interés por distintas empresas y no voy a añadir más a lo dicho porque lo único que hago es estar muy atenta y hablar con los gobiernos de Asturias y de España. La diferencia es que ahora hay un interés mayor que cuando se generó la crisis. Y sigo diciendo que el aluminio tiene futuro, aquí hay una planta que se puede reactivar y mantener una actividad económica muy importante para el país. No descarto, de ninguna manera, que esa planta tenga vida y tenga actividad y tenga empleos, muchos empleos.

"No descarto, de ninguna manera, que la planta de Alu Ibérica tenga vida y tenga actividad y tenga empleos, muchos empleos"

decoration

–¿Sea cual sea el sector que finalmente allí se desarrolle?

–Sea cual sea.

–Uno de los grupos interesados está vinculado al ámbito del hidrógeno verde, no el aluminio

–Eso es diferente a lo que hemos venido diciendo. Lo tendrán que decir los expertos, pero insisto en que si aquí hay una planta de aluminio a la que se le puede dar vida, y existe esa oportunidad, hay que ir en esa dirección, pero si hay otras oportunidades tendrán que valorarlo quienes les corresponde, aunque la oportunidad de seguir produciendo y de seguir teniendo empleos en el aluminio, de mano, hay que acariciarla mucho.

–También aspiran a que el suelo de baterías de coque lo ocupe una planta productiva, ¿se han dado pasos para ello?

–Eso forma parte del paquete de comercialización de Baterías. Creo que el espacio en el que está da para una empresa dura y grande. Lo otro, lo que viene hacia la ciudad, es lo que queremos configurar como de industria más tecnológica, más 5.0, más blanda. Sería un horror que en la trama urbana entrara una industria dura, pero por la ubicación que ocupan los suelos de Baterías, por el entorno industrial, la cercanía al Puerto y a la I+D+i, al Parque Científico y a todos los sistemas formativos, ahí puede encajar una gran industria. No es la única opción, pero podría.

–El suelo de Baterías tienen un protagonismo indiscutible en su discurso en los últimos meses, ¿ya saben que quieren hacer de ese gran parque empresarial?

– Hace ahora dos años quién iba a creer que íbamos a necesitar plantas de microchips en el entorno europeo, porque eso estaba en Taiwán. Hay algunos proyectos grandes que necesitaban un espacio mayor y que se están dando en otros lugares, pero nuestro tamaño y nuestra ubicación puede competir. Lo importante es que se sepa dónde se tienen que tomar esas decisiones. La Ministra de Industria está muy involucrada y la ventaja es que nos conoce muy bien, y Sepides, que es el propietario, está trabajando también.

–Dicen que hay que tener prisa para que el suelo esté disponible, pero no excesiva para que se ocupe

–En eso estamos, creo que es un buen momento puesto que estamos viendo un proceso diferente en el ámbito de la economía nacional de relocalización de algunas industrias y Avilés ya es una comarca conocida como la más industrial de España y de las más importantes de Europa y eso genera un ecosistema favorable para la atracción de proyectos grandes.

–¿Alguno en concreto?

–Proyecto concreto, no; ámbitos, sí. El proyecto de Arcelor y de Fertiberia en torno al hidrógeno verde nos hace mirar al futuro con mucha energía. Es la mayor transformación y la mayor palanca de futuro que podremos desarrollar en los próximos años. Es un cambio radical, igual al de cuando se instaló aquí Ensidesa, en cuanto al impacto brutal a todos los niveles, sobre todo, medioambiental, pero también económico, sociológico… y ahora estamos hablando de una industria que le da la vuelta a todo eso e, incluso, corrige el pasado. Pero, además, te da autonomía energética y una energía verde. Ese proyecto, en sí, ya es algo en el que nos miran empresas que hasta ahora no habían puesto su mirada en Alcoa o en Baterías.

" El proyecto de Arcelor y de Fertiberia en torno al hidrógeno verde es la mayor transformación y la mayor palanca de futuro que podremos desarrollar en los próximos años"

decoration

–El futuro de Avilés sigue, por tanto, ligado a la industria.

–Sí, y las oportunidades que nos pueda dar la fábrica antigua de aluminio, el suelo de baterías y lo que va a ser la Isla de la Innovación. Esas tres cuestiones representan nuestra capacidad de atracción de proyectos interesantes en el ámbito industrial y económico y lo que nos da esperanza de cara al futuro para la retención y atracción de talento frente a la pérdida de población.

–¿Diría que es otro momento histórico, como en su momento fue la llegada de Ensidesa?

–Creo que es un momento fascinante, extraordinario y de un cambio para bien absolutamente histórico. Hay una vuelta a algo que venimos diciendo desde hace muchos años: la localización industrial, y que Europa tenga una industria que corrija emisiones de CO2 y que sea verde. Avilés está en el centro de todo eso y lo corrobora que nosotros nunca renunciamos a ser una comarca y una ciudad industrial. Por eso nos hemos metido en la red de ciudades industriales y todo ello, acompañado de la red de centros de I+D+i, de conocimiento, de innovación y de formación. Todo ello creo que nos sitúa bien.

–Con la marca Avilés como polo de la innovación ya consolidada, ¿cabe pedir Agencia de Innovación para la ciudad?

–No sé cómo estará previsto por parte del proyecto del Principado. El lugar no lo sé, pero creo que lo importante es la marca y esa marca de la innovación la tenemos, nos la hemos ganado a pulso y la queremos mantener. Ahí conviene no solo arriesgar por proyectos interesantes desde el ámbito social, industrial o cultural, sino también por cada vez introducir más la relación público-privada y la combinación de conocimiento y desarrollo.

–¿Qué repercusión ha tenido el “modelo Avilés” y sus centros de I+D, sobre el tejido local?

–Es la ciencia y la tecnología la que nos va a salvar, no es el chamanismo. La I+D+i nos hace ser sociedades mucho más competitivas porque somos más conocedoras de la realidad y tenemos un conocimiento más científico de nuestro entorno.

"Es la ciencia y la tecnología la que nos va a salvar, no es el chamanismo"

decoration

Queda pendiente la Ronda Norte, ¿qué se verá en lo que queda de mandato?

–Vamos a ver la adjudicación del estudio y el inicio de la elaboración de los estudios. En el siguiente mandato estará la propuesta sobre la mesa y se tendrá que formar un convenio para desarrollarla. Ya viene con algunos estudios de impacto ambiental elaborados y con algunas cuestiones ya más avanzadas. Y habrá que tomar decisiones con las tres administraciones en ese sentido.

–Eliminación de la barrera ferroviaria. ¿En qué punto está?

–En la misma situación. Lo único que vamos a iniciar un proceso para agilizar el avance de la Isla de la Innovación. Vamos a desarrollar ese espacio para que se acople después a lo que venga como estudio de las vías y de la ubicación de la estación de autobuses y de la estación de tren, para no perder más tiempo en el desarrollo de la Isla de la Innovación y no perder oportunidades de inversiones de industrias tecnológicas. Esa parte va a ir un poco más rápido de lo que estaba previsto.

–La oposición le echa en cara un retraso en las grandes reformas que debe acometer la ciudad. ¿Considera que Avilés se ha reformado a buen ritmo con los proyectos DUSI?

–Ahí siempre hay que hacer una reflexión: esos fondos se aprobaron en enero de 2016 y se están ejecutando ahora. Han estado una temporada muy larga pendiente de reglamentos, disposiciones para ver qué se incluía y que no con la supervisión del ministerio correspondiente para luego justificar a Europa y eso tuvo que ver con que hubo dos años de Gobierno que no tomó decisiones, y que desde luego alargó todo el proceso.

–¿Qué cambiaría usted?

–Creo que en este país hay que hacer una reflexión: no puede pasar tanto tiempo en los procesos de inversión. Yo me quejo y somos uno de los ayuntamientos con más alto nivel de ejecución de obras de nuestro entorno y de nuestro país.

"Creo que en este país hay que hacer una reflexión: no puede pasar tanto tiempo en los procesos de inversión pública"

decoration

–¿Podría explicarlo en cifras?

–Hay ayuntamientos que están ejecutando al 30 o 40% y nosotros estamos en torno al 80%. Aún así, los tiempos son larguísimos. Hay que tomar la decisión política en el ámbito parlamentario y en el ámbito del Gobierno de España de analizar bien esta situación y conjurarnos para eliminar burocracia sin perder control del Estado y transparencia. Es importantísimo reducir estos tiempos que nos hacen perder oportunidades inversoras: me refiero a todos los procesos de adjudicación, desde que se hace el proyecto hasta que se ejecuta. Y eso tiene que ver con los reglamentos y los distintos organismos que tienen que intervenir.

–¿Por dónde empezaría?

–Tengo la impresión de que el Gobierno de Asturias se lo ha tomado en serio y está eliminando procedimientos. Nosotros hemos hecho también un barrido sobre procedimientos que hay que eliminar o que hay que decirle al ciudadano que va a realizar una obra o una intervención en alguna de sus propiedades, que se hace cargo de eso, nos dice que va a hacer y, por tanto, confiamos en él y, a posteriori, se harán las inspecciones necesarias, pero eso quiere decir que antes nosotros no dilatamos ese proceso y que no trabajamos en la desconfianza sino en la confianza y en la responsabilidad y, al final, habrá unas inspecciones aleatorias y el que ha mentido, pagará. Pero, por lo menos, no dilatamos previamente Eso que tenemos que hacer todas las administraciones es muy importante porque el peso burocrático tan enorme que tenemos y una legislación farragosa es, de verdad, un lastre en la economía del país es. Hay que trabajar en las dos cosas.

–¿Se siente Avilés bien tratada por los gobiernos autonómico y central?

–Sí. Más allá de que nos gustaría que muchas cosas fueran más deprisa, sin ninguna duda, y puedo hablar desde la FP hasta la actuación en el río San Martín, comprendiendo las dificultades de la ejecución presupuestaria, nos sentimos bien tratados. Hay cosas que tienen su tiempo, por ejemplo, los estudios de la Ronda Norte o de las vías tienen su tiempo y es muy difícil acortar eso, pero, desde luego, tenemos una interlocución total con el Gobierno de España, con los ministros y con el Presidente y en Asturias, con el presidente Adrián Barbón que, además, creo que está contento del descubrimiento que está haciendo de la ciudad de Avilés desde que era ya candidato.

–El secretario de la agrupación local, Luis Ramón Fernández Huerga, sostiene que el PSOE de Avilés, como gobierno, no tiene a nadie enfrente, por la oposición. ¿Coincide?

–Creo que con esas palabras se refería a que no tenemos a grupos sólidos que den estabilidad, ni siquiera los partidos más tradicionales porque el PP de Avilés ha sido también un partido muy irregular y en eso tiene razón [Huerga]. También en que somos una ciudad muy centrada, con un profundo sentido de la democracia. Lo que podría ser un verdadero peligro es una alianza en la que PP y Vox sumara.

–¿Por qué?

–Primero, porque no darían estabilidad, estoy segura; así ha pasado siempre en los partidos de la derecha de la ciudad. Y, segundo, porque se desconectaría la institución de la ciudadanía. Todas estas crisis que están pasando, a escala nacional e internacional, muchas son crisis de institucionalidad. En esta ciudad siempre hubo un respeto a la institucionalidad, en el sentido de que no ha habido grandes dificultades democráticas ni quiebros en la línea institucional local. Eso da garantías, seguridad, estabilidad, centraliza el discurso y no lo lleva a fundamentalismos.

–¿Temen en Avilés, pues, una próxima ola favorable a Vox?

–Aquí hay subidas que son de coyuntura nacional que van más allá de las localidades y, seguramente, si la coyuntura nacional va por ahí, aquí tendrá su impacto también, más allá de la realidad local. El riesgo existe.

–Con el Pleno más fragmentado, ¿existe alguna línea roja para un acuerdo presupuestario?

–El margen del presupuesto no es muy ancho, no hay una gran capacidad de cambiar las cosas. Comenzamos siempre con voluntad de acordar y ahí hemos ido encontrando los acuerdos necesarios, unas veces muchísimos porque tuvimos uno de los presupuestos más apoyados de la democracia y otros con menos, pero suficiente para sacarlo adelante. Hemos tenido dificultades cuando hay planteamientos poco flexibles de algún grupo cuando el condicionante es remunicipalizar algún servicio.

–¿Con Cambia es imposible el entendimiento a estas alturas?

–Creo que no. Con Cambia es posible el entendimiento en algunas cosas y en otras no, porque hay planteamientos muy rígidos o anclados en una forma de concebir la Administración un poco obsoleta.

–¿Cree que la crisis de Cs y la falta de liderazgos en otras formaciones les puede beneficiar para el próximo mandato?

–Queda un año por delante y en política es una infinidad de tiempo: que se lo pregunten a Pablo Casado o a Albert Rivera. Las coyunturas cambian y estamos en unos tiempos en que todo va muy deprisa. El proceso electoral del año que viene será diferente y en algunos lugares se va a atomizar hacia candidaturas muy localistas, que no es bueno y, no sé en Avilés cómo será, que siempre hemos tenido algunos grupos diferentes que han ido naciendo y muriendo. Lo sí creo es que los partidos nuevos no están acostumbrados a trabajar en la democracia interna, tienen dificultades para gestionar los desencuentros y se rompen ahí. Lo vemos cada día, en partidos que nacieron próximos al populismo y en otros que nacieron para tener una centralidad en el Estado.

–¿Cómo se traduce en Avilés?

–Mucha gente que eran muy novatos en política, cuando empiezan a tener una experiencia, se pierden porque no llegan al final de sus compromisos. Cuando uno se presenta a unas elecciones tiene que ser consciente de que tiene cuatro años por delante y que se ha comprometido con la ciudadanía. Solo una razón muy grande les puede bajar del compromiso que adquirieron, y esto vale para Podemos y para todos. Al final, la realidad nos dice que esos grupos que no están compactados a través de una militancia partidaria en la que se aprende de la negociación, la escucha, la elaboración de un proyecto de ciudad… cuando hay desencuentros, no se saben gestionar.

"Los partidos próximos al populismo o los que nacieron para tener una centralidad en el Estado, tienen dificultades para gestionar los desencuentros"

decoration

–Con Cs completamente desarmado en Avilés, ¿temen la falta de apoyos para el próximo presupuesto si no están?

–Nos preocupa porque la pluralidad democrática y partidaria es fundamental en la praxis democrática, y la desaparición de un partido, y un partido de centro, no es una buena noticia. En todo caso, espero que no desaparezcan. La democracia en Avilés nos dice que, aún naciendo y muriendo muchos grupos, ha habido una estabilidad democrática y gobiernos muy sólidos que han llegado siempre al final. Y el esqueleto de esa estabilidad ha pivotado sobre el PSOE.

–El PP insiste en que el “oscurantismo” de este Gobierno…

–No sé a qué se refiere cuando dice eso el PP. Creo que somos un gobierno completamente transparente, aunque la oposición algo tiene que decir, pero alguna de esas cosas ni las entiendo ni las comparto.

–Avilés sigue acusando el invierno demográfico, ¿cómo se puede crear una ciudad más atractiva para vivir y trabajar?

–El invierno demográfico no se puede combatir sin atracción económica y empleo, y después hay que hacer unas cuantas cosas bien: trabajar muy bien la agenda urbana que tiene que armonizar desde la sostenibilidad ambiental hasta la oferta cultural, pasando por la educativa, ofrecer unos buenos servicios públicos, con una cobertura social que contribuya a garantizar la igualdad de oportunidades. Ahí me preocupan algunas cosas que no dependen solo de nosotros.

–Explíquese.

–Necesitamos que el 0 a 3 se ubique donde se tiene que ubicar, que es en el Principado, en la Consejería de Educación, para dar una oferta igual a lo largo de toda Asturias e incrementarla. Sin dejar de colaborar los ayuntamientos, pero para que el sistema sea de verdad un sistema de conciliación y eficaz necesitamos que asuma la responsabilidad el Principado.

–¿Tendrá Avilés un nuevo centro de FP en La Grandiella, en los cinco años comprometidos?

–Espero que sí porque estamos en el momento. Europa también ha descubierto la importancia de la FP para la transformación industrial, energética y empresarial que necesariamente se está llevando a cabo con la descarbonización. La Universidad tiene su misión, pero la realidad del cambio formativo lo tiene la FP. El Gobierno de España ha hecho la nueva ley de FP que nos ayuda y está poniendo fondos así que no hay nada que nos impida que La Grandiella esté terminada cuanto antes. Los esfuerzos incluso presupuestarios del Principado y del Gobierno de España no se pueden escamotear. Ese centro es vital.

"La FP en La Grandiella es vital; no se puede escamotear esfuerzo presupuestario"

decoration

–¿Qué balance realiza, a un año de las elecciones, de un mandato marcado por la pandemia?

–Es un balance tan complicado como los tiempos difíciles que hemos vivido estos tres años. Hay un balance que tiene que ver con cómo fuimos capaces de gestionar el inicio de la pandemia y el confinamiento y la salida después. Creo que ese balance ha sido positivo porque hemos sabido utilizar bien los medios que teníamos a nuestro alcance y a nuestra capacidad económica y acordarla dentro de la Administración y con la ciudadanía, con agentes sociales y con las organizaciones. El CREA nos situó como una ciudad en la que resolvíamos los retos que nos generaba la pandemia de una manera colaborativa, no desde el hiperliderazgo y eso nos dio resultados porque desde el ámbito social y económico hemos podido amortiguar los efectos de la crisis en los distintos sectores: familias, personas y algunas de las empresas que más impacto negativo tuvieron. Ese balance que se sale de lo que en su día hubiéramos pretendido porque fue algo que nos sorprendió, resultó positivo, porque nos preparamos para decir que somos una ciudad en la que hemos aprendido que hay que salir todos adelante.

–¿Y lo negativo?

–Hay algunas cosas que me hubiera gustado que fueran más deprisa. No ha sido así, pero están encauzadas. Ahora lo que hay que hacer es impulsarlas cada día. Y mantener la tensión para que se lleven a cabo proyectos como los de las dos grandes infraestructuras que tenemos pendientes y que ahora mismo están en proceso de estudio por el Ministerio de Fomento, con conocimiento del Principado y pendientes de que, en el momento en que tengamos esos estudios, el protocolo de actuación se convierta en convenios de actuación. En lo demás creo que hemos sabido utilizar los márgenes que nos ha dado el Gobierno de España en materia de gasto, con remanente, en materia de techo de gasto y en materia de estabilización laboral, para aprovechar esas oportunidades y convertirlas en instrumentos positivos para la ciudad. Hemos contribuido a generar una gran actividad económica con toda la capacidad inversora en muchas obras que están a lo largo de la ciudad en estos días: desde La Luz, a la calle del Carmen, el Alto del Vidriero, o Versalles, a lo largo de todo el municipio, y en el centro también, con el parque del Muelle, para contribuir a no estancar la economía y en la medida de posibilidades que tienes se mantenga la actividad económica.

–Cambio urbano: ¿la ciudad del cuarto de hora va a tener cada vez menos coches?

–Todo indica que sí, que vamos a tener más transporte público, pero no hay que complicar la vida al ciudadano, sino facilitarla. Cuanto más se mejore el transporte público, menos se usará el coche privado, pero no conviene atropellar la pérdida de aparcamientos, hay que pensarlo. No estamos aquí para ir a la trágala con el ciudadano, imponiéndole las nuevas expectativas de la agenda urbana sino que debemos hacerle partícipe de ese proyecto para que esté orgulloso de vivir en la ciudad del cuarto de hora.

Compartir el artículo

stats