Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Soto del Barco afina el verano cultural

El municipio acoge con vocación de continuidad el I Curso nacional de música, con 66 alumnos que valoran la calidad del profesorado

Los alumnos del I Curso nacional de música ayer, en la plaza Herminio de la Noval de Soto del Barco, antes de comenzar las clases. | María Fuentes

La música que, según el dicho popular, suena en Pravia, ahora también lo hace en Soto del Barco. El municipio es estos días el escenario del I Curso nacional de música de verano, en el que participan 66 alumnos de todas las edades y niveles bien para preparar pruebas de acceso, reforzar su técnica instrumental o mantener la forma y la motivación durante el verano de cara al próximo curso. Con los músicos, maestros de prestigio internacional: la pianista avilesina Noelia Rodiles, el violonchelista ruso Alexander Osokin, el organista Miguel Bernall Ripoll, los violinistas Tatevic Khachatryan y Sergio Fuentes Rafful, Lisa Tomchuk, pianista acompañante; el trompetista Jorge Monte de Fez o Daniel Tarrio, profesor superior de Oboe y director artístico del campus organizado al alimón por la asociación cultural “Ponentes e intérpretes musicales” y el ayuntamiento de Soto del Barco que dirige Jaime Menéndez Corrales, amante de la música que ahora ha hecho capital en el concejo.

En la imagen superior, Tarrio con el resto de profesores que participan en el curso. Sobre estas líneas, alumnos en el auditorio del teatro Clarín. | M. F.

El curso se inauguró ayer a primera hora de la mañana. Los contenidos están articulados en torno a un objetivo fundamental: ofrecer una formación musical de la más alta calidad al alumnado procedente de conservatorios y escuelas de música, de todos los niveles, y a los jóvenes profesionales, fin de grado superior y postgrado. Hasta el teatro Clarín de Soto del Barco acudieron músicos por su cuenta y otros muchos que están en régimen de alojamiento con pensión completa en el albergue Los Novales de San Juan de la Arena. Una de las primeras en llegar fue la avilesina Henar Fernández Clavel, un virtuosa al piano de 15 años. La razón de su inscripción: “El alto nivel del profesorado y la posibilidad de participar en un campamento que suma distintas actividades”, explicó la joven.

Soto afina el verano cultural

Desde Avilés también se desplazó Luz Covadonga Ramírez, animada por la presencia como profesor de Alexander Osokin, formado en la prestigiosa Escuela Central de Música de Moscú y miembro de la orquesta de cámara “Los Virtuosos de Muscú”. Y el hermano de ésta, Francisco, en su día alumno de Daniel Tarrio. Muriel Antoli Bruch es otra de las jóvenes que participa en el campamento en Soto del Barco: “Me apunté para seguir tocando el chelo y no bajar el nivel en estos meses de verano”, manifestó.

Menéndez Corrales hizo las veces de anfitrión y dio la bienvenida a los alumnos: “Soto es ahora la capital de la música de Asturias. Para nuestro concejo celebrar este campamento es subir un peldaño en la escalera de la programación cultural”, dijo, y destacó su deseo de consolidar esta cita en el verano sotobarquense. Tarrio agradeció al Alcalde su apoyo: “Estaba la idea, pero si no está Jaime (Menéndez Corrales) detrás de todo esto sería imposible”. Valoró también Tarrio el nivel de los profesores del campus. Para todos hubo aplausos. Con los chavales, además de los profesores estarán cuatro monitores de tiempo libre que cuidarán, vigilarán y acompañarán al alumnado de menor edad. Porque además de música, los participantes en el campamento exprimirán el verano del bajo Nalón. Harán, por poner algún ejemplo, yogaterapia o surf. El luthier Roberto Jardón Rico impartirá asimismo, como actividad complementaria, una charla sobre el mantenimiento, cuidado y limpieza de los instrumentos de cuerda.

El formato de curso de verano es "sin ningún tipo de duda un referente a nivel nacional, ya que hoy en día no abundan mucho este formato tan ambicioso y de gran nivel de cursos en los que se incluyen todas las especialidades instrumentales sinfónicas, piano y órgano, viéndose reforzadas también por la amplia y variada formación complementaria que se ofrece por parte de nuestro profesorado especialista en dichas materias, convirtiéndose de esta manera en un curso de máximo nivel en el panorama nacional", según los organizadores.

El primer curso nacional de música de verano también busca involucrar a los vecinos de Soto, Muros o Pravia, concejos que dan forma al bajo Nalón. Con este fin se han programado cuatro conciertos de acceso libre y gratuito: dos por parte del profesorado en la iglesia de Soto del Barco y en el teatro Clarín el miércoles y jueves y otros dos por parte del alumnado en la iglesia parroquial de San Juan de la Arena el el viernes y sábado. Todos comenzarán a las ocho de la tarde. Además se realizarán conciertos en formato más reducido por las calles de Soto para "acercar" la música clásica a sus habitantes.

Para Jaime Menéndez Corrales no hay duda: "Esta iniciativa va a suponer es un revulsivo para la zona. Nos sitúa en el primer plano musical y cultural". No en vano Soto se consagró ayer como capital de la música clásica de Asturias, "título" que mantendrá al menos hasta el domingo, cuando se entregarán diplomas a los asistentes y tendrá lugar el cierre institucional de un campus que suena ya muy alto.

Compartir el artículo

stats