Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Cámara valora como «solventes» los planes de Ignis y Trafigura para Alu Ibérica

«Un éxito es que pudiéramos seguir trabajando en la fábrica y luego desarrollar los proyectos», dice el expresidente del comité de empresa

La nave de Alu Ibérica en la que se guasrdan camiones y carrocetas. Mara Villamuza

Los proyectos de la compañía madrileña Ignis Energía y de la multinacional Trafigura para las instalaciones fabriles de Alu Ibérica en San Balandrán son los que sobresalen en la competición para cambiar el futuro de la comarca, tal y como desveló ayer LA NUEVA ESPAÑA. La Cámara de Comercio de Avilés valoró los planes como «solventes». Y esto es así, según señaló ayer su presidente, Daniel González, porque prometen una «alta inversión y creación de empleo». José Manuel Gómez de la Uz, expresidente del comité de empresa de la aluminera propiedad de los investigados por la Audiencia Nacional David Domenech y Alexandra Camacho, aplaudió la llegada de los proyectos, pero advirtió: «Esto no es un éxito. Un éxito es que pudiéramos haber seguido trabajando en la fábrica y que luego hubieran venido a completar la actividad».

González explicó: «Desde las cámaras de comercio seguimos muy de cerca los posibles inversores que muestran interés en los terrenos de la antigua Alcoa». De tal modo, que las corporaciones colaboran «activamente con empresas interesadas como facilitadores siempre desde la discreción y la prudencia que requiere una inversión de esta envergadura», declaró.

Los dos proyectos industriales que sobresalen aún no han materializado sus ofertas dinerarias. Esto lo tienen que hacer frente a los administradores concursales –los despachos ovetenses de Miguel Gordillo y GdP Legal–, que ya han puesto precio a la unidad productiva (cuarenta millones, el montante de la deuda generada en el tiempo en que los propietarios de Alu Ibérica atendían la gestión de la sociedad). Este proceso de venta también pasa por la Autoridad Portuaria, que concedió a Endasa hace décadas el uso de suelo de interés general. Esta concesión termina en diciembre 2027. Sin la renovación de esta concesión, los proyectos industriales previstos tienen pocos visos de desarrollarse. Y eso, a De la Uz, le preocupa.

Daniel González analizó los proyectos más destacados de la competición para reavivar las instalaciones de San Balandrán. «El proyecto de Ignis, cuyas diferentes fases de implantación una vez finalizadas podrían suponer muchos mas empleos que los destruidos con el cierre de Alu Ibérica, encajaría en el ecosistema de hidrógeno verde que tendremos en Avilés y Asturias», señaló. Y destacó también la circunstancia de que el fondo de capital egipcio EFG Hermes esté «detrás» de la compañía que preside el ingeniero Antonio Sieira.

También analizó la propuesta de la multinacional de «commodities» (materias primas) Trafigura. «Tiene la ventaja de ser una multinacional con negocio en los cinco continentes y en distintos sectores desde el petróleo, minerales o energía. Al tener ya una filial en España hay que tomar muy en serio su propuesta de seguir invirtiendo en España. En una comarca como la nuestra con peso de la industria del metal, una inversión como esta conllevaría no sólo empleo directo si no un alto número de empleo indirecto en la industria auxiliar», explicó el presidente de la Cámara de Comercio.

En todo caso, dejó claro que la institución que gobierna no se decanta «por uno u otro proyectos». «Para la Cámara ambos proyectos, con alta inversión y creación de empleo, son sobre todo solventes. Ambas serían nuevas ‘empresas tractoras’ en Avilés», señaló el representante de los empresarios avilesinos.

Los proyectos de los dos grupos industriales han contado con presentaciones oficiales de tal modo que tienen noticia de ellos tanto en el Ministerio de Industria como en la Consejería correspondiente. Tanto el presidente del Principado, Adrián Barbón, como la titular de la cartera industrial señalaron que la llegada de los nuevos proyectos iría acompañada de la creación de más empleo del que se ha destruido en estos tres años y medio de crisis.

Una filial de Ignis prevé producir amoníaco en el puerto de La Coruña

Armonia Green Galicia, una compañía del grupo Ignis, instalará en La Coruña la que pretende ser la tercera planta de producción de hidrógeno verde, tras los proyectos que ya tienen en tramitación Enerfin y Fisterra Energy en Langosteira. El Fondo Vortex Energy IV, perteneciente al inversor egipcio EFG Hermes, adquirió el pasado febrero el 49% de Ignis mediante el abono de 625 millones de euros. La compañía se dedica a la fabricación, almacenamiento, comercialización y venta de hidrógeno, amoníaco y sus derivados y el proyecto que pretende llevar a cabo en Langosteira consiste en una planta de generación, almacenamiento y expedición de hidrógeno y amoníaco verde. De este último producto la empresa detalla que se dedicará fundamentalmente a la exportación, pero que la producción podrá atender también la demanda local. Ignis asegura que el proyecto de Armonia Green Galicia para el puerto exterior será “líder a nivel global” en la producción de hidrógeno y amoníaco verde y que “aprovechará los recursos renovables de Galicia junto con la excelente infraestructura intermodal” de Langosteira. La calificación de verde para esta clase de productos precisa de que la energía que se utiliza en su generación proceda de fuentes renovables.

Compartir el artículo

stats