Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Idesa fabrica en Avilés tanques para el mayor proyecto europeo de captura de CO2

La empresa del Grupo Daniel Alonso suministra a Noruega los depósitos para transportar el carbono, que se inyectará en el subsuelo marino

La planta a la que se transportará el CO2 en los tanques fabricados por Idesa desde la fábrica cementera donde se capture, para su posterior almacenamiento en el subsuelo marino. | Idesa

Idesa participa en el proyecto más importante de captura de CO2 que se está desarrollando en Europa. La compañía asturiana, perteneciente al Grupo Daniel Alonso (GDA), fabrica en Avilés los tanques en los que se almacenará y transportará por barco el dióxido de carbono capturado en una planta cementera de Noruega para llevarlo a un emplazamiento en el que se procederá a inyectarlo en el subsuelo marino. Estos equipos se entregarán a finales de este año y principios del que viene.

Víctor Martínez y Raimundo Abando, vicepresidente de los cursos de La Granda, en la ponencia. Mara Villamuza

La participación de Idesa en este proyecto, en el que lleva trabajando más de un año, fue revelada ayer en la jornada de los cursos de La Granda dedicada al Grupo Daniel Alonso. La expuso durante su ponencia Víctor Martínez, director de operaciones y de I+D+i de la compañía, tras realizar un breve repaso a la historia de la firma de bienes de equipo y explicar cómo desde hace dos años ha ido girando en su negocio centrado en el petróleo y el gas para incorporarse al de las energías renovables.

En este ámbito, Idesa se centra en la fabricación de tanques para gas licuado, captura y almacenamiento de CO2 y también de hidrógeno. Otra de sus líneas de negocio es la apuesta por la energía eólica marina, en la que ya ha realizado proyectos tanto propios como en colaboración con Windar Renovables, también del Grupo Daniel Alonso.

En el caso del mayor proyecto europeo de captura y almacenamiento de CO2, el proyecto Brevik forma parte de un macroproyecto a desarrollar en Noruega y bautizado como Longship, cuyo objetivo es desarrollar la infraestructura que permita que permita almacenar de manera permanente cantidades significativas de carbono a varios kilómetros bajo el lecho marino del Mar del Norte.

Ese gran proyecto comienza con la construcción de una planta de captura del carbono en Norcem, en Brevik, lo que la podría convertir en la primera cementera equipada con una instalación de estas características. Se calcula que se podrían capturar hasta 400.000 toneladas de CO2 al año.

Tres grandes compañías energéticas, Equinor, Shell y Total, han conformado el consorcio de transporte y almacenamiento del carbono de Northern Lights. Y son esos grandes tanques en los que se captura y almacena el CO2 los que fabrica Idesa en Avilés. Un reto técnico ya que se trata de unas enormes infraestructuras fabricadas en una sola pieza, explicó Víctor Martínez.

Innovación

Otro de los grandes proyectos en los que está inmersa la compañía avilesina es en la fabricación de tanques de almacenamiento de gas licuado. En este caso colabora con Cryospain, líder en ingeniería criogénica, para el desarrollo de un macroproyecto de Endesa en la Bahía de Algeciras (Cádiz).

Se trata de un proyecto "enormemente complejo" y para el que fue necesario un esfuerzo innovador y desarrollar primero un prototipo con el que realizar los ensayos previos a la fabricación. Y es que se trata en realidad de un gran tanque que en realidad son dos: uno interior en el que "viaja" el gas licuado a muy bajas temperaturas, y luego va recubierto de otro a modo de carcasa. "Nunca se había fabricado así anteriormente y ha sido un desafío", afirmó el director de operaciones e I+D+i de Idesa.

La compañía confía en que la guerra impulse las renovables

El director de operaciones e I+D+i de Idesa, Víctor Martínez, se mostró ayer confiado en que la guerra en Ucrania suponga a medio plazo un impulso a las energías renovables, que sirva para reactivar proyectos que se vieron paralizados por el conflicto y sus consecuencias, con el "brutal encarecimiento" de los precios de las materias primas, el gas y la electricidad. "Innovación en la industria del metal orientada a la transición energética" fue el título de su ponencia en los cursos de La Granda, en los que dejó claro que la empresa del Grupo Daniel Alonso ya había apostado por la innovación para adaptarse a los nuevos mercados que supone la transición energética. Víctor Martínez destacó que Avilés es un "polo de innovación al que no se le da demasiado bombo, cuando hay muchas empresas que tienen una labor de innovación muy importante". Y se refirió a los centros de I+D+i de ArcelorMittal, al de Windar Renovables y al "centro tecnológico de referencia que es Idonial". También se refirió a HyDeal, el consorcio industrial formado por ArcelorMittal, Enagás, Fertiberia y DH2 Energy, para fabricar y suministrar hidrógeno verde, y en el que ve una oportunidad de negocio cuando se inicie la fase de suministro de equipos, quizás antes de dos años.

Los seminarios de La Granda continúan hoy con una jornada dedicada a las políticas pesqueras.

Compartir el artículo

stats