Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto de Avilés sopesa dejar en suspenso la ampliación prevista del muelle de Raíces

La nueva prioridad es centrarse en el desarrollo de la margen derecha dado el alto coste del proyecto y la escasa incidencia en la operativa

El muelle de Raíces, a la derecha, y el de Valliniello, a la izquierda. | Ricardo Solís

La Autoridad Portuaria de Avilés sopesa dejar en suspenso la licitación de la pretendida ampliación del muelle de Raíces (margen izquierda de la ría) debido a los altos costes que tiene el proyecto y a su escasa incidencia en la operativa portuaria. Hace años que los gestores del Puerto se marcaron el objetivo de ir prolongando el muelle de Raíces desde su ampliación (zona Sur) hacia la dársena de San Juan de Nieva, pero el encarecimiento del proyecto, principalmente por el elevado precios de los materiales y por los problemas que se están dando en las licitaciones de obra pública, están a un paso de dejar definitivamente en suspenso esa obra millonaria.

El de Raíces es uno de los muelles más antiguos del Puerto de Avilés. Ubicado en la margen izquierda, se trata además de la alineación de mayor longitud de esa zona, con unos 821 metros de línea de atraque y ocho metros de calado. Cuenta con una amplia explanada para acopios de unos 300 metros de ancho medio, con áreas de depósito a intemperie y tinglados de almacenamiento. Ya en segunda línea cuenta con importantes concesiones de empresas carboneras, de graneles líquidos y relacionadas con la industria del metal, firmas que usan este muelle tanto para la carga y descarga de las materias primas que consumen como de los productos elaborados que obtienen en sus procesos de producción.

Inicialmente se pretendía adecuar este muelle comercial –el más antiguo del puerto y el de menor calado– a las nuevas demandas de tráfico marítimo, en las que el tamaño de los buques va siendo mayor. Tras estudiar varias alternativas, como ha ido informando este periódico, la solución de muelle elegida tuvo que ser forzosamente la de "tablestacas", ya que el material a dragar para profundizar desde los 8,00 metros actuales de calado a los 14,00 metros es de categoría "C" y esta tipología de muelle generaba un recinto estanco capaz de confinar el material contaminado.

Fue entonces cuando se estimó la opción de acometer la ampliación por fases, ejecutando una primera de 200 metros para alinear el muelle con la ampliación de Raíces. Las estimaciones iniciales apuntaban a un coste de unos once millones de euros, de los que el 20 por ciento llegarían de Europa (de la hucha de los Fondos Europeos CEF, siglas en inglés de Mecanismo Conectar Europa). Sin embargo, una vez redactado el proyecto, los costes se vieron sensiblemente incrementados sobre las previsiones iniciales, situándose en un presupuesto de ejecución de 17,4 millones de euros (sin contar el IVA), lo que supone un incremento de casi el 60 por ciento sobre las previsiones iniciales.

Este mayor coste se debe a las necesidades técnicas del proyecto y a la subida generalizada de precios de materias primas provocada por la crisis postpandemia y otros problemas de suministros, un conjunto de circunstancias que ha conllevado que se hayan disparado los precios del proyecto en partidas claves como la del acero a emplear.

Ante este incremento de costes, la Autoridad Portuaria de Avilés ha estado valorando otras opciones: acortar la longitud del muelle ampliado, dejar el calado en 12 metros (frente a los 14 inicialmente previstos) y estudiar otras soluciones técnicas constructivas. Así todo, según ha podido saber este periódico, no la salen las cuentas. Esa primera fase supondría un coste de 7,7 millones para una ampliación muy escasa, de tan solo 62 metros. Y dado que esta solución es de escaso valor operativo, parece ser que la Autoridad Portuaria de Avilés está valorando dejar en suspenso esta ampliación para otro momento y centrarse en los próximos años en la expansión de la margen derecha.

Compartir el artículo

stats