La industria, el reto demográfico y el blindaje de derechos sociales serán los pilares del gobierno tripartito de Avilés (PSOE-Podemos-IU)

La oposición de derechas (PP y Vox) anticipa un mandato controvertido por su desconfianza hacia las "inconcretas" políticas de izquierdas "que lastran al municipio"

La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, recibe la vara de mando de manos de la concejal Raquel Ruiz.

La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, recibe la vara de mando de manos de la concejal Raquel Ruiz. / Mara Villamuza

Francisco L. Jiménez

Francisco L. Jiménez

El Pleno de constitución de la corporación municipal de Avilés para el mandato 2023-2027 se ha desarrollado conforme al guion previsto sin saltarse ni una coma. La socialista Mariví Monteserín ha sido investida alcaldesa con los nueve votos de su partido y los cuatro de los concejales de Cambia (confluencia local de Podemos e IU). Así estaba previsto y pactado en virtud del acuerdo de gobierno que firmaron el viernes ambas fuerzas de izquierdas. Monteserín afronta de este modo su tercer mandato consecutivo.

Las candidatas de los dos partidos del ala conservadora (PP y Vox) relegados por los votos del 28M a la oposición han optado también a ser elegidas alcaldesas. Esther Llamazares, del PP, solo obtuvo los nueve votos de su partido y Arancha Martínez Riola, de Vox, tres, tantos como ediles tiene el partido de Abascal en Avilés. En ambos casos han justificado su postulación a alcaldesas por la "vocación de gobierno" que tienen sus respectivos partidos.

Los grupos aliados en el gobierno han apuntado en sus discursos las tres grandes líneas programáticas que guiarán su trabajo: la industria (potenciarla y captar nuevas empresas), el reto demográfico (revertir la pérdida de población que sufre el concejo) y el blindaje de los derechos sociales (tercera edad, infancia, discapacitados, igualdad, protección a las víctima de violencia de género...)

Los discursos posteriores a la investidura de Mariví Monteserín han dado idea de por dónde puede discurrir el mandato en términos de alianzas y confrontaciones. El PSOE y Cambia han resaltado su capacidad de entendimiento "por el bien de Avilés" y han puesto de ejemplo para el resto de Asturias el "gobierno progresista de coalición" que han logrado formar conscientes de que serán el único gobierno de izquierdas al frente de uno de los tres grandes municipios asturianos. Este hecho explica la presencia en el Pleno de los líderes regionales de IU y Podemos. Ovidio Zapico y Rafa Palacios, que han refrendado con sus palabras el buen curso de las negociaciones para formar gobierno en Avilés entre sus partidos y el PSOE. "Es un ejemplo a seguir de diálogo y unidad", han declarado.

Más allá de las obligadas felicitaciones a la nueva Alcaldesa que aconseja la buena educación institucional, desde las filas de la oposición tanto el PP como Vox, especialmente este segundo partido, han manifestado contrariedad y disgusto por la formación de un gobierno de coalición PSOE-Cambia.

La popular Esther Llamazares ha dedicado la mayor parte de su discurso a reseñar las "vaguedades e incongruencias" de los programas de los socios de gobierno, a los que también ha recriminado que se hayan "entendido" en menos de dos semanas "tras años de abierta confrontación en pasados mandatos".

La que será portavoz de Vox, Arancha Martínez Riola, ha lamentado que la confirmacion de un gobierno de izquierdas "es una mala noticia para Avilés porque mantendrá al municipo sumido cuatro años más en el estancamiento y la parálisis".

Más de un centenar de personas, entre las cuales se contaban las principales autoridades civiles de Avilés, exconcejales, responsables de los partidos políticos y familiares de los nuevos concejales, han seguido el desarrollo del Pleno, cuya anécdota ha sido el cierto retraso que se produjo en el momento de entregar la vara de mando a la recién investida Alcaldesa, Mariví Monteserín. Al equipo de protocolo municipal se la había olvidado coger el bastón de la Alcaldía, que es donde estaba y donde seguirá, y hubo que ir a por él.