La Corporación menos acaudalada: la mayoría suma escaso ahorro y muchos créditos

l Un edil del PP y otro del PSOE, los más pudientes | La popular Encarna Quesada declara dos cuadros | Los de Cambia, los que menos tienen

Los ediles del PSOE y Cambia de la Corporación avilesina

Los ediles del PSOE y Cambia de la Corporación avilesina / M. Villamuza

Marián Martínez

Marián Martínez

Ni eran ricos, ni lo son, ni se han hecho por el camino. O eso es al menos lo que se desprende de la declaración de intereses de los miembros de la Corporación avilesina. Los que repiten, como la alcaldesa, Mariví Monteserín, no solo no han acumulado riqueza, sino que alguno han visto menguar sus ahorros y otros crecer su deuda sin que ocurriera lo mismo con su dinero. En líneas generales, la mayoría está pagando hipotecas y/o préstamos personales, y el parque móvil es de gama media y tiende a antiguo. La mayoría tiene planes de pensiones, de jubilación y seguros de vida. Pero tampoco nada extraordinario.

Hay de todo en el salón de Plenos del Ayuntamiento de Avilés. Desde una edil del PP –Encarna Quesada– que declara estar en posesión de dos obras de arte (sin que conste el valor ni el autor), hasta dos ediles de Cambia Avilés –Sara Retuerto y Agustín Medina– que tiran con 1.000 euros justitos de ahorros. Por su parte, la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, tiene ahora 7.750 euros menos que hace cuatro años, el mismo piso adquirido en 2009 y, eso sí, cambió el coche: sigue siendo un Nissan Micra, pero tenía uno comprado en 2008 y en 2017 decidió que necesitaba hacer esa inversión.

El más "pudiente" en el PSOE es Juan Carlos Guerrero, que aunque en estos cuatro años de su llegada al Ayuntamiento, presenta un ligero descenso en su cuenta corriente, a cambio tiene un coche nuevo, un crédito al consumo y su patrimonio mobiliario goza de buena salud. En total, sus cuentas suman casi 140.000 euros y el 50% de un piso.

El más acaudalado de la corporación municipal es Jorge García, del PP, de profesión agente financiero y administrador de fincas. Su cuenta corriente está alimentada con 94.430 euros, además de fondos de inversión un plan de pensiones. Eso sí, no tiene propiedades inmobiliarias, solo un vehículo adquirido en 2022 marca Lexus.

En el ranking "de los que más", también está una edil de Cambia Avilés, la confluencia de Podemos e IU que gobierna con el PSOE. Se trata de Ana Solís, profesora, con piso propio y 95.700 euros en el banco. Claro que entre sus compañeros de filas está el perfil contrario. La portavoz de Cambia Avilés y vicealcaldesa, Sara Retuerto, tenía declarados en el registro de intereses correspondientes al anterior mandato únicamente una cuenta corriente de 1.860 euros. Pues bien, cuatro años después su situación no solo no ha mejorado sino que ha empeorado. Sigue sin tener nada en propiedad y además ha perdido por el camino casi 800 euros.

En situación similar está David García, que se estrena este mandato como concejal de Cambia Avilés y que declara tener solo 973 euros en el banco. Nada más.

Sí que ahorró el edil de ese mismo partido Agustín Medina, que casi ha acabado de pagar su hipoteca y además aumentó sus ahorros en 7.500 euros.

Otra edil que ha dado un impulso a su patrimonio, sin grandes aspavientos, fue la socialista Raquel Ruiz, que ya va por el tercer mandato en el Ayuntamiento de Avilés. En su nueva declaración figura una participación del 50% en una propiedad urbana y un crédito de casi 32.000 euros. Su cuenta corriente ha mejorado en 5.400 euros.

La concejala socialista Yolanda Alonso ha visto que en estos cuatro años ha conseguido reducir su crédito hipotecario, pero también sus ahorros. Su compañero Pelayo García, que también repite, se mantiene más o menos. Ahora, en vez del crédito hipotecario que tenía en el anterior mandato, tiene uno personal, y ha cambiado una acciones por letras del tesoro. Pero a grosso modo, sigue como estaba.

La también socialista Ana María Suárez Guerra, ex directora del ERA, el organismo autónomo del Principado que gestiona las residencias geriátricas, se ha incorporado a la nueva Corporación municipal. En su declaración figura el 50% de dos propiedades urbanas, una cuenta corriente con 41.303 euros y un plan de pensiones de 6.600 euros, además de dos coches de edad avanzada.

Es nuevo también en el salón de Plenos Noé Vega, del PSOE, que asegura no tener propiedad alguna salvo un coche del año 2014 y una cuenta en el banco con 32.000 euros.

Y también está en las filas socialistas Lucía Ron, que tiene el 50% en cuatro propiedades, una cuenta corriente con casi 13.000 euros, unas acciones y una hipoteca de 28.000 euros.

Esther Llamazares, portavoz del PP en el Ayuntamiento de Avilés y diputada nacional, ha mejorado ligeramente su situación económica porque acabó de pagar un préstamo personal y ha reducido la hipoteca. Mantiene el 50% de una propiedad urbana y su dinero en el banco ha sufrido un ligerísimo descenso que no llega a 1.000 euros.

Pablo Menéndez, número dos en la lista electoral del PP, arquitecto y profesor interino, declaró el 50% de seis propiedades urbanas, 29.000 euros en el banco además de planes de jubilación y vida, un coche, una moto y una hipoteca de 145.000 euros.

Carlos Fernández, nuevo también en la Corporación por el PP, tiene tres propiedades, 10.000 euros en cuentas corrientes y un préstamo hipotecario de más de 230.000. La empresaria Ceila Fernández declara carecer de propiedades, salvo un automóvil y 10.600 euros en el banco mientras Encarnación Quesada Ruiz sí declara patrimonio inmobiliario, un plan de pensiones, un seguro de vida, dos vehículos, una hipoteca y un préstamo personal que superan los 150.000 euros, dos cuadros de 2013 y 2014 en el apartado de "bienes muebles de especial valor", y 3.000 euros en dos cuentas corrientes.

La declaración del edil popular Juan Nicieza incluye el 50% en dos propiedades, 2.400 euros en el banco y una hipoteca. Una situación asimilable a la de su compañero de filas Pergentino González, que asegura tener 5.000 euros en una cuenta corriente, un coche, y una hipoteca. Y lo mismo que la también popular Cristina Fernández del Viso, que ha declarado poseer la mitad de una propiedad urbana, 2.000 euros en el banco, lo mismo que lo que le resta por pagar de una hipoteca.

Movimientos sí que tiene la declaración de Arancha Martínez Riola, la portavoz de Vox, que pasó de tener dos propiedades al 100% y dos compartidas, a tenerlas todas en su totalidad. Pero también aumentó su deuda hipotecaria. Además hizo modificaciones en lo que tiene que ver con sus planes de pensiones, vida y jubilación y ha aumentado su cuenta corriente. Ahora declara tener un coche.

Leticia Marinero, que se estrena como edil, declaró tener 29.000 euros ahorrados. Y María Cruz Coto tiene distintas participaciones en seis propiedades urbanas, 15.000 euros y planes de pensiones, un seguro de vida y 2.325 euros invertidos en participaciones en su empresa.