Entrevista | Karina Gibert Catedrática de la Universidad Politécnica de Cataluña y decana del Colegio Oficial de Ingeniería Informática de Cataluña

"España juega un papel estratégico en la regulación de la Inteligencia Artificial"

"El ChatGPT se ha puesto de moda y muchas personas no son conscientes del riesgo que tiene, pero se usa porque es gratis"

Karina Gibert.

Karina Gibert.

Marián Martínez

Marián Martínez

Karina Gibert se trasladó ayer desde Barcelona hasta Asturias para participar hoy en la sesión inaugural de la XIII Semana de Impulso TIC, organizada por los colegios profesionales de Ingeniería del Principado, CITIPA y COIIPA, en colaboración con el Ayuntamiento de Avilés. Catedrática de la Universidad Politécnica de Cataluña, decana del Colegio Oficial de Ingeniería Informática de Cataluña y experta en Inteligencia Artificial, su ponencia se centrará en cómo impacta precisamente la Inteligencia Artificial en la transformación de los negocios.

–¿Y cómo impacta?

–Puede ayudar en muchos ámbitos, desde la identificación de los nichos de mercado para poder posicionarse con un producto o una marca, hasta los procesos de producción o de distribución. En cualquier lugar donde haya datos se puede utilizar la Inteligencia Artificial para buscar los patrones y detectar o bien nichos o hacer predicciones de mercado.

–¿Cuál es la aplicación más avanzada en la industria?

–Ahora mismo los gemelos digitales, que es una réplica de un área de la empresa en el ordenador que te permite anticiparte a cómo irán las cosas si tomas determinadas decisiones.

–¿Y a las pequeñas y medianas empresas?

–Una parte muy importante del tejido económico son pymes y carecen de big data, y a muchas les parece que la Inteligencia Artificial y la digitalización les queda muy lejos. Por eso, ahora se plantea cómo podrían generar datos con otras empresas de su sector de tal manera que con el conjunto de datos que facilita cada una de esas pymes, los algoritmos de inteligencia artificial puedan dar una visión general respetando la confidencialidad de cada una de ellas. Otra opción es volver a una versión más antigua de la inteligencia artificial que son los "modelos de conocimiento", que consisten en construir sistemas que razonan pero representando el "know how" que tiene la empresa, sus procesos, y con eso se hace un trabajo más conceptual en el que le puedes ayudar a definir la hoja de ruta de cómo tienen que hacer la transformación digital de la mejor manera.

–La tecnología avanza muy deprisa y siempre se tiene la sensación de en poco tiempo se queda uno rezagado.

–Sí, la Inteligencia Artificial evoluciona muy deprisa y de hecho ahora en España empieza a haber una distribución muy grande de fondos Next Generation precisamente para ayudar a que las empresas más pequeñas puedan acceder a ese cambio tecnológico, porque evidentemente cuanto más atrás te quedas peor te va a ir. Por eso ahora se está poniendo mucho dinero público al servicio de las empresas para que puedan buscar un partner (socio) tecnológico que les pueda ayudar a dar el paso sin exponer su propio capital en las pruebas de testeo para decidir qué necesitan y qué les conviene.

–Con la Inteligencia Artificial ¿es más fácil o más difícil el espionaje industrial? Porque al final se trata de manejar datos confidenciales en la red.

–El problema es que muchas personas no son conscientes de los riesgos y usan una herramienta porque es gratis y la tiene en el móvil. Mire, el ChatGPT se ha puesto de moda y ha habido quien ha preguntado cosas concretas, cuestiones críticas relacionadas con un área de su empresa sin ser consciente del riesgo y el resultado fue que esas informaciones acabaron en respuestas generales que el ChatGPT las ofrecía a otras empresas de la competencia. La herramienta lo que hace es incorporar información y aprender con los datos que nosotros le facilitamos. La Inteligencia Artificial es una herramientas es muy potente y que ofrece muchísimas posibilidades de poder ayudar a que los negocios crezcan y lo hagan bien, pero si se usa bien. Y para eso hay que tener un buen profesional al lado. También hay patronales y asociaciones empresariales que ofrecen asesoría y hay que utilizarlas.

–¿Qué inversión puede suponer para una pyme incorporar la Inteligencia Artificial a su negocio?

–Las posibilidades son enormes, pero como referencia diré que en estas ayudas de fondos Next Generation que está dando la Unión Europea empezaron siendo de 10.000 euros por empresa para pruebas de testeo, y ahora ya están en una fase adelantada y son de 60.000. Con lo cual, hay todo un espectro en medio que dependerá de la opción.

–¿En qué posición situaría a España en el ranking de países avanzados en este campo?

–Desde el punto de vista de la digitalización hemos jugado un papel bastante pionero. En Inteligencia Artificial también estamos en una posición bastante destacada. En la incorporación de esta tecnología en nuestra industria más pequeña no sé si vamos mejor o no que Alemania, que está invirtiendo muchísimo dinero, pero sí que estamos en las primeras posiciones. Y no solo eso, sino que estamos jugando un papel estratégico como país en la regulación europea de la Inteligencia Artificial. El texto inicial de la ley ya está, y se ha abierto el plazo de alegaciones. Pero de manera paralela, España, y solo España, está haciendo el proyecto piloto para saber cuánto le costará a las empresas implantar lo que exige la ley, y el feedback es el que tendrá la Comisión Europea para redactar la versión final del texto de la ley.