La familia de un menor que se lanzó de un primer piso del IES de Salinas denuncia al centro

El chico, con trastorno autista, habría sido incitado en su acción por tres compañeras, según la madre | La dirección niega negligencia

Imagen de archivo del instituto de Salinas

Imagen de archivo del instituto de Salinas / Pablo Solares

Christian García

El instituto de Salinas ha sido denunciado tras el incidente registrado el pasado miércoles, cuando un chico de 15 años, con trastorno autista, se precipitó desde un primer piso por el hueco de las escaleras. La madre del alumno interpuso la denuncia por omisión del deber de socorro la misma tarde ante la Policía Nacional, alegando que el centro se habría negado a contactar con los servicios de emergencias. Además, también ha presentado una denuncia contra tres alumnas del instituto, todas ellas menores de edad, quienes supuestamente habrían incitado al joven a lanzarse desde el primer piso.

Según la madre de la víctima, las tres alumnas, habrían reconocido a través de un grupo de WhatsApp con otros estudiantes del instituto que habrían incitado al menor a que saltase desde el primer piso. Por ello, las tres habrían sido denunciadas por inducción al suicidio, ya que según explicó la madre de la víctima, posteriormente habrían vuelto a tratar de repetir la acción, pero en esta ocasión desde un segundo piso.

La versión del instituto contradice la presentada por la madre del menor herido. Desde la dirección del centro explicaron que habría sido el chico quien habría amenazado con lanzarse por las escaleras.

Tras el incidente, la madre del menor asegura recibió la llamada de la jefatura de estudios, desde donde le comunicaron que su hijo "se había caído" por las escaleras. Sin embargo, la progenitora indica que no le argumentaron la razón por la que no se dio aviso a los servicios de emergencias. Según comentó la mujer, que ya ha cursado denuncia ante la Policía Nacional, la dirección del centro habrían examinado al menor y, tras constatar que no sufría lesiones graves, optaron por no dar parte a emergencias. Además, la madre aseguró que desde el centro alegaron la incapacidad para mantener un control constante sobre su hijo, a lo que habrían añadido que la mejor opción sería su matriculación en centro de educación especial.

La dirección del IES de Salinas, sin querer profundizar en el asunto ya que implica a menores de edad, niega cualquier negligencia en la atención al chico e insisten en la versión de que el alumno habría protagonizado un incidente, tras el cual se precipitaría desde el primer piso. Tras ello, siempre según la versión aportada por la dirección del instituto, habría estado bajo custodia para garantizar su bienestar. Momentos después, prosiguen en su relato, habría vuelto a amenazar con repetir la misma acción. Por ello, aclararon, y bajo indicación de los servicios psiquiátricos, se habría recomendado su traslado a un centro para su supervisión. Esta argumentación contrasta con la dada por la madre del alumno, que informó que el psiquiatra personal de su hijo habría negado una motivación propia del menor en el suceso.

Respecto a la llamada a los servicios de emergencias, esa es una de las principales argumentaciones de la denuncia por parte de la madre del menor hacia el centro: omisión del deber de socorro. La dirección del instituto, sin embargo, alega que el joven no mostró tener dolencias tras la caída y que afirmaba encontrarse bien. Sobre el estado físico del alumno, la dirección del centro se limitó a declarar que están al tanto de su situación y que lo importante es que este se encuentra bien.

El asunto, indicaron desde el instituto, está en manos de la Consejería de Educación. Fuentes del departamento regional explicaron que se siguieron los pasos que figuran en la "Guía de promoción del bienestar emocional, prevención, detección e intervención ante la conducta suicida" y que consiste en notificar tanto a la Consejería como a la parte sanitaria.