El Avilés coge carrerilla: crónica del triunfo ante el Covadonga (0-3)

El equipo blanquiazul suma en el derbi ante el Covadonga su segunda victoria seguida y sigue escalando posiciones en la tabla

Javier Areces

Covadonga, 0-Avilés, 3

Covadonga, 0-Avilés, 3

Covadonga: Buru (2); Nino (2), Morilla (1), Trabanco (2), Álex Menéndez (2); Tineo (1), Santullano (1), Asier (1); Vicente (1), Samu (1) y Turmo (1).

Cambios: Figar (2) por Morilla, min. 46. Herrero (1) por Vicente, min. 46. Omar (s.c.) por Asier, min. 46. Dani (1) por Omar, min. 54. Álvaro (1) por Santullano, min. 70.

Avilés: Álvaro Fernández (2); Néstor Senra (1), Orfila (1), Del Amo (2), Iván Serrano (1); Edu Cortina (2), Mecerreyes (2); Davo Fernández (2), Jorge (3), Natalio (2); y Medina (2).

Cambios: Espina (2) por Natalio, min. 38. Julio Rodríguez (1) por Davo Fernández, min. 60. Isma Cerro (1) por Mecerreyes, min. 77. Alorda (s.c.) por Medina, min. 77.

Goles: 0-1, min. 12: Jorge. 0-2, min. 35: Natalio. 0-3, min. 93: Isma Cerro.

Árbitro: Mario Pacheco Cotero (colegio cántabro). Amonestó al local Santullano y al visitante Mecerreyes.

J. A. Á. Rabanal: Unos 550 espectadores, rozando el lleno, con bastantes seguidores visitantes. Se guardó un minuto de silencio por Miguel Ángel Gómez, expresidente y exentrenador del Covadonga. Hicieron el saque de honor sus nietos.

El Avilés empieza a enderezar el rumbo esta temporada tras sumar su segunda victoria consecutiva, en este caso ante un Covadonga que sigue en puestos de descenso y al que le está costando sumar con continuidad. La victoria del Avilés en este derbi asturiano del grupo 1 de Segunda Federación llegó en un partido en el que fueron superiores, sobre todo en el primer periodo, apretando más los ovetenses en el segundo, pero sin lograr mover el marcador.

El partido comenzó con el Avilés buscando más la portería de Buru y así, en el minuto 5, un remate de cabeza de Medina a centro de Jorge se fue por encima del larguero. Un preludio de lo que iba a ser el 0-1, que llegó poco después en una mala cesión al portero del Covadonga, que se quedó corta y se interpuso Jorge, que picó el balón por encima de Buru y al final, en boca de gol, él mismo cabeceó al fondo de la portería.

A partir de ahí, el auténtico protagonista fue el colegiado, permitiendo constantes empujones y alguna que otra entrada brusca, por las dos partes, que no sancionaba, lo que permitió a los jugadores tener mucho contacto físico. Esto deslució el desarrollo del juego, ya que por momentos el partido se volvió trabado. El segundo del Avilés llegó pasada la media hora en una jugada por la derecha, con centro final de Jorge y remate, pegado al poste, de Natalio. A punto estuvo de evitarlo Morilla. Natalio no concluyó la primera parte y fue sustituido con molestias físicas por Pablo Espina.

En el segundo periodo, Manolo Simón movió el banquillo y el Covadonga empezó a jugar algo mejor. Nino se puso de extremo, Figar de lateral derecho y Omar en el centro del campo, hasta que se lesionó, durando tan solo diez minutos en el terreno de juego. Así y todo, el conjunto local iba a más y, por momentos, achuchó al Avilés, que se defendió muy bien, evitando el gol local.

Llegaron las acciones de ataque locales: en el minuto 47, un disparo raso de Nino lo rechazó con muchos apuros Álvaro Fernández; en el 57, un doble disparo de Samu fue rechazado por la defensa tras un saque de esquina de Álex Menéndez. Pero poco después tuvo lugar la ocasión más clara de los visitantes, que llegó en una contra, en el 58, y que Trabanco sacó bajo palos tras un disparo a bocajarro de Davo.

Y, con el partido sentenciado, en el añadido, Isma Cerro, desde la frontal, con un gran disparo, puso el definitivo 0-3 en el marcador, culminando lo que fue una justa victoria del Avilés, aunque quizás demasiada abultada por la reacción que tuvo el equipo de Oviedo en la segunda mitad.

Manolo Sánchez Murias valoró muy positivamente la victoria del Avilés y, sobre todo, la imagen que dio el equipo blanquiazul: «La valoración tiene que ser positiva por ganar en un campo importante y porque hemos hecho un partido muy completo». Al técnico gijonés le gusta en lo que se está convirtiendo su equipo: «Estoy contento, satisfecho, esto confirma la idea de que este tiene que ser el camino, ser un equipo duro para los rivales, pelear todos los partidos y ser un equipo sólido». Eso sí, advierte: «Esto es un paso, queda mucho».

Manolo Simón, entrenador del Covadonga, reconoció que ayer su equipo tuvo un mal día en un partido importante, que les podía haber servido para acercarse al Avilés en la clasificación: «Lo que más me ha fastidiado es que no tuvimos espíritu para sacar este partido adelante, sabiendo que si ganábamos a este rival nos poníamos cerca, y sabiendo que en casa estábamos bastante bien hasta ahora». El técnico del conjunto ovetense insistió en la falta de «espíritu» de los suyos: «Hemos hecho un partido muy malo, sin espíritu, sin ganas, eso es lo que más me ha dolido». Simón añadió que no jugaron como suelen jugar: «Si hubiéramos estando jugando 24 horas tampoco hubiéramos ganado». El ovetense considera que tienen que aprender a «competir sin estar bien».