El Avilés asalta Ganzábal: Natalio sentencia al Langreo en el derbi asturiano (0-2)

El valenciano anotó un doblete en un duelo en el que los langreanos tuvieron la pelota, pero los blanquiazules brillaron a la contra

Noé Menéndez

Noé Menéndez

El otro derbi asturiano se tiñe de blanquiazul. El Avilés ha tumbado al Langreo en un duelo en el que no fue el dominador del balón, pero sí del peligro en las áreas. Natalio anotó un doblete en un duelo en el que los blanquiazules hicieron gala de su velocidad al espacio para romper el muro defensivo langreano. Victoria clave para los avilesinos, que ven como su sueño de entrar en el play-off se acerca.

El Langreo comenzó mejor, dominando la posesión del balón. Los de Javi Vázquez, sin varios de sus pilares claves en el once, buscaba que Mateo Arellano y Luis Sánchez fuesen protagonistas, centrando el juego en buscarle las cosquillas a Néstor Senra. Su banda derecha estaba prácticamente desierta, con la mayoría de los ataques cayendo al costado de derecho. El Avilés, con Miguel Sierra en el once como principal novedad, esperaba agazapado, intentando conectar un contragolpe con el que dar un puñetazo sobre la mesa.

Aunque los langreanos eran los grandes protagonistas del partido, no conseguían acercarse a la portería defendida por Álvaro Fernández. La batalla del centro del campo la tenían ganada, pero les faltaba ese pase final para conectar con su delantero, Pablo Ares. Iago Novo aparecía con mucha clase entre líneas, dando fluidez al juego, pero se echaba en falta un centro peligroso que metiese el miedo a la pareja Julio-Zubiri. Los blanquiazules, por su parte, aguantaban el tipo, intentando filtrar un pase al hueco para romper por velocidad, hasta que obtuvieron su recompensa en el minuto 31.

Tras un mal envío largo del Langreo, en un cambio de dirección, el balón aterrizó en las botas de Raúl Rojas. El extremo empezó a cabalgar, dejando atrás ea su defensor, y le dejó la pelota a Claudio, que se plantó junto a Natalio en un dos contra uno ante la zaga langreana. Con inteligencia el leonés cedió el balón a Natalio, que no falló en el uno contra uno y batió sin problemas a Adrián Torre.

A pesar de ir con ventaja en el marcado, el Avilés salió del descanso con mucha mejor presencia que el Langreo. Los blanquiazules seguían sin dominar la posesión, pero el entramado defensivo de Sánchez Murias estaba funcionando a las mil maravillas. Fieles al plan de salir al contragolpe nació el segundo tanto avilesino. Tras un saque de portería, Miguel Sierra peinó de cabeza para que Claudio y Natalio volasen como flechas. El leonés le dio el balón con un sutil toque al capitán del Avilés, que fue arrollado. El árbitro no dudó: penalti. El valenciano, desde los once metros, volvió a vencer en su duelo personal a Adrián Torre y puso el 0-2 en el luminoso.

La ventaja avilesina estuvo a punto de ser mayor si Isma Cerro lograse transformar un disparo que se marchó lamiendo el travesaño. El Avilés consigue así tres puntos vitales, que le aúpan en la clasificación y les permite mantener intacto su sueño del play-off, que ahora tienen a cuatro puntos.