La familia de Falo Hevia recibe emocionada el homenaje al impulsor del Descenso de Galiana: "Siempre será una fiesta para el disfrute"

"Fue un torrente de imaginación", subrayó la Alcaldesa, Mariví Monteserín

El paso del «Falo y los Virtuosos de Galiana», en primer término en El Parche. | Mara Villamuza

El paso del «Falo y los Virtuosos de Galiana», en primer término en El Parche. | Mara Villamuza / Christian García

Christian García

Al compás de la gaita y con el punteo de una guitarra eléctrica, dio comienzo el homenaje a uno de los fundadores del descenso de Galiana, Falo Hevia. "Hablar de Falo es hablar del Descenso. Él fue el primero en proponer bajar el primer artilugio, una piragua y con casco vikingo. Y por eso lo llevamos puesto. En su honor". Así lo explicó Antón Ccamaño al principio del acto, rodeado de familiares de Hevia.

El homenaje al fundador del Descenso dio comienzo al mismo tiempo que su gran obra, con decenas de cañones disparando espuma y jóvenes, y no tan jóvenes, disfrutando entre ella. Se ofreció además un vídeo recordatorio en el que participaron la alcaldesa de Aviles, Mariví Monteserín, y otros ilustres del Antroxu y amigos de Hevia, xomo Venancio "el del Trasgu", Favila o Ricardo, el ‘speaker’ tradicional del Descenso. Empeñado en su día en entregar una carabela de plata al ganador de la mejor carroza, Mariví Monteserín hizo entrega de aquella obra nunca completada por Falo Hevia a sus familiares, muy emocionados durante todo el acto.

"El Descenso surgió de los chigres, rodeado de amigos y pensado para divertirse y así será siempre", declaró Susana González, sobrina de Hevia.

La Alcaldesa, con los sobrinos-nietos de Hevia, Álvaro y Delia Martínez, que sostienen la carabela de plata en memoria del impulsor del Descenso. | C. G.

La Alcaldesa, con los sobrinos-nietos de Hevia, Álvaro y Delia Martínez, que sostienen la carabela de plata en memoria del impulsor del Descenso. | C. G. / Christian García

Al grito de "¡Ixuxú, Ixuxú, Ixuxú!" dio comienzo el desfile más multitudinario que se recuerda la tarde-noche de Galiana, con una treintena de artefactos surcando el río de espuma en que se convirtió la céntrica calle avilesina.

Y cada vez que uno de los grupos arrancaba el aplauso del público, por la oririginalidad de sus creaciones, por la coreografía creada para la ocasión o por el empaste de diferentes generaciones a bordo de la misma carroza, se repetía la misma letanía entre los presentes: "Ahí está Falo ‘el Cuzo’, subido a la nube de espuma, disfrutando como uno más".

Porque ayer Falo Hevia estuvo más presente que nunca, no solo en el homenaje que le tributaron los avilesinos sino en la mente de todos los presentes. "Estaba siempre en todos los saraos", le recordó Antón Caamaño. Para la Alcaldesa, Mariví Monteserín, el de ayer era un homenaje "obligado" porque "fue un torrente de imaginación para este ciudad y tuvo la suerte de tener una peña como Ixuxú y hacer realidad el Descenso".