Bueyes, diablos y el "Atabal" conquistan Avilés: así fue el "Cortexu de mazcaritos tradicionales" en la ciudad

Tres comitivas con personajes del Carnaval de antaño despiertan con sidra y reses a los vecinos

El Antroxu tradicional en Avilés

Mara Villamuza

Noé Menéndez

Noé Menéndez

Alguno ayer en Avilés seguro que pensó que las copas del día de Galiana le habían sentado mal. Y es que, a las 12.30 horas, el "Cortexu de mazcaritos tradicionales" hizo retroceder a la ciudad a una época pretérita. El Antroxu tradicional, que cuenta con el asesoramiento experto del Conceyu de Cultura Tradicional Vezos Astures (Coleutivu Abillés), fue el encargado de, con sus actuaciones y la música de la gaita el tambor, despertar a toda la ciudad. El cortejo discurrió por Rivero, Galiana, El Carbayedo, Sabugo, y La Ferrería, con final en El Parche, ofreciendo unas estampas del Carnaval más tradicional asturiano, recuperando máscaras y vestimentas de tiempos atrás.

En la plaza Pedro Menéndez nadie se esperaba lo que iba a ocurrir. "Estábamos tomando el café tranquilamente y de repente vimos a la comitiva. No sabes qué susto me dieron, sobre todo el de los cuernos", señaló Agustina Prado, que a pesar de ese imprevisto fue una de las que más se animaron al ver el desfile. Mientras, su amigo el "Cocañu", junto a varios diablos urbanos, el "Atabal" o el "Sábano", entretenían a todos los curiosos con sus cantos y sus historias. "Es una idea que tuvo el grupo ‘Sabia Nueva’. Hace dos años empezaron a contactar gente para participar en estas cosas y nos fuimos sumando a la idea. Lo importante es que lo de toda la vida no se vaya perdiendo", explicó el "Cocañu".

Mientras, desfilando desde el Carbayedo, un buey sorprendía a muchos de los presentes, aunque otro de los protagonistas de la comitiva trataba de repartir sidra para calmar al personal. Todo acabó desembocando en El Parche, donde los participantes recrearon la tradición de la puya’l gochu. Salió por 200 duros. El objetivo del espectáculo estaba más que cumplido: hacer que Avilés no olvide de dónde viene la fiesta de estos días. Y dejan la receta para atreverse a desfilar: "La resaca viene genial para perder la vergüenza". Este año, como novedad, se sumó al desfile "El Xiru", una caricatura del poder burgués de finales del siglo XIX y principios del XX. Del brazo caminó con él por las calles de Avilés "La Xira". Lo dicho, un espectáculo.