El San Agustín, en obras para instalar una nueva resonancia y reducir la demora

Los trabajos obligan a habilitar circuitos para los usuarios mientras se amplían el servicio de radiodiagnóstico y el área del personal sanitario

Indicadores y casetas de las obras en el Hospital Universitario San Agustín. | Luisma Murias

Indicadores y casetas de las obras en el Hospital Universitario San Agustín. | Luisma Murias / Marián MartínezM. M.

Marián Martínez

Marián Martínez

El Hospital Universitario San Agustín (HUSA) está en obras. Concretamente en el servicio de radiodiagnóstico, para dar cabida a una nueva resonancia digitalizada que permitirá reducir sustancialmente la lista de espera, que llega a cuatro meses de demora, además de una mayor precisión en el diagnóstico. El presupuesto de adjudicación ha sido de 1.058.478,52 euros y el plazo de ejecución es de dos meses.

La Consejería de Salud del Principado adjudicó los trabajos el pasado mes de enero a Citanias Obras y Servicios S. L. U., al presentar la mejor oferta en relación calidad-precio.

La actuación ya ha comenzado, y supondrá la ampliación del servicio de radiodiagnóstico. Fuentes de la Consejería señalaron que «se trata de la adecuación del espacio que permitirá la ubicación de la nueva resonancia en el mismo entorno a la ya existente en el centro hospitalario». Pero además, la obra también supondrá la redistribución de la zona de trabajo de los profesionales.

Las labores se desarrollarán por fases, según consta en la memoria de adjudicación. La primera se centrará en la creación o acondicionamiento de los locales en los que se instalarán los equipos de alta tecnología, las salas técnicas, los controles, aseos y las estancias de apoyo a la actividad asistencial. La segunda fase se ejecutará a la vez que la instalación y puesta en marcha de las nuevas máquinas.

En la memoria se razonaba que se opta por este método porque «dicha instalación requerirá diversas ayudas de obra, canalizaciones, ejecución de registros, remates, etcétera», porque, añade el documento, «el equipamiento depende directamente de la obra recogida en el contrato, ya que sin ella realizada no será posible la instalación de los equipos».

La consejería de Salud y la gerencia del área sanitaria se han coordinado «para establecer circuitos que tengan la menor repercusión en la atención asistencial. Cambios que serán indicados con antelación suficiente y por los medios necesarios», señalaron.

El nuevo equipo de radiodiagnóstico supondrá «duplicar la capacidad de realización de resonancias en el hospital, lo que mejorará el acceso a esta prueba diagnóstica a la población y redundará en una reducción sustancial de los tiempos de demora para la realización de esta prueba», indicaron desde la Consejería. La nueva resonancia, que es totalmente digitalizada, aporta más precisión en menor tiempo al acortar la duración de la prueba», añadieron desde el Principado.

Críticas de los pacientes de Oncología por la falta de espacio

Nunca acudir a las consultas de Oncología es plato de buen gusto. Pero más difícil lo tienen todavía los pacientes con cáncer que dependen del Hospital Universitario San Agustín. Muchos critican las instalaciones obsoletas que carecen, incluso, de servicio para los enfermos. El más próximo está en el Hospital de Día. Lamentan también la falta de espacio en la sala de espera para los pacientes y sus acompañantes, con doce butacas separadas en tres islas de cuatro en un puñado de metros cuadrados. Esto supone que días de gran afluencia de pacientes, como este pasado martes, algunos enfermos y sus acompañantes tuvieron que esperar a pasar a consulta en la calle. En este espacio anejo al hospital de día, y cada día con más demanda asistencial, trabajan tres oncólogas y personal de enfermería, contra los que no cabe queja, a juzgar por el testimonio de los pacientes, más allá de los retrasos que en ocasiones se acumulan. «Con más profesionales habría menos retrasos, desde luego. A eso se suma el problema de espacio. Parece que nos quieren esconder, que nadie nos vea en un sótano», critican.