Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La utilidad de la clase política

Sobre los objetivos que debieran unir a los partidos y sus responsables en beneficio del país y el clima de confrontación y demagogia reinantes

La política tiene que estar al servicio del ciudadano y no al revés ¿Alguien se acuerda de que hace dos meses hubo elecciones en Cataluña, por cierto ganadas por el PSOE? Pues después de dos meses nos encontramos con que los independentistas de Cataluña quieren formar gobierno ellos solos y no se ponen de acuerdo (salvo para cobrar un buen sueldo desde el primer minuto, en eso sí hay quorum). Y se trata de los mismos que intentaron dar un golpe de Estado, algunos huidos de la justicia y viviendo muy bien, mientras el ciudadano de a pie pasa penurias y hace lo imposible por subsistir en este momento de crisis. Son los mismos que han pasado de aquello de “los españoles nos roban” a no decir ni mutis, pese a estar dejando a Cataluña en la ruina ¿Y cuánto nos cuesta a los españoles lo que está pasando en Cataluña? Pues mucho y lo pagamos entre todos. Y por si este despropósito en lo que se ha convertido la política en Cataluña no fuese poco, tenemos elecciones en Madrid. El resultado, el mismo: enfrentamientos políticos que no van a ninguna parte.

España necesita salir de esta crisis y superar los efectos de esta pandemia arrimando el hombro todos juntos. Los políticos de primer nivel siguen cobrando cada mes religiosamente sus jugosos sueldos. A cambio, qué menos que exigirles que se pongan de acuerdo para sacar al país adelante. Vienen momentos durísimos. Hacen falta acuerdos políticos y proyectos de futuro para que Europa entregue fondos a España y seamos capaces de superar esta trágica situación, en lo económico y en lo social. Porque si bien es cierto que este Gobierno ha puesto cosas positivas encima de la mesa como han sido los ERTE, no es ninguna panacea… Esto se va a acabar.

Parece increíble que cuando salimos de la dictadura franquista los partidos fuesen capaces de acordar los Pactos de la Moncloa y la “nueva política” sea incapaz de ponerse de acuerdo para superar esta pandemia. Pero vamos a recordarles que los españoles somos muy sabios y se les juzgará por dedicar más esfuerzo a la confrontación y a la demagogia política que a dar solución a los problemas reales de la gente. Y si quieren un ejemplo de cordura política, desde la sencillez y la modestia, salvando las distancias, que miren a nuestro municipio, Corvera, y a su Alcalde, capaz de obtener el consenso de todos los partidos pese a tener mayoría para gobernar, para así velar por lo que de verdad importa: el bienestar de nuestros vecinos y vecinas.

Compartir el artículo

stats