22 de septiembre de 2020
22.09.2020
La Nueva España

El ciclo de Puente Viesgo analiza mañana el arte paleolítico de la cueva francesa de Isturitz

El ciclo de conferencias sobre Prehistoria de Puente Viesgo analizará mañana el arte rupestre de la cueva de Isturitz, ubicada en la localidad vasco francesa de Donemartiri y una de las principales referencias del Paleolítico en Europa.

22.09.2020 | 11:17
El ciclo de Puente Viesgo analiza mañana el arte paleolítico de la cueva francesa de Isturitz

El ciclo de conferencias sobre Prehistoria de Puente Viesgo analizará mañana el arte rupestre de la cueva de Isturitz, ubicada en la localidad vasco francesa de Donemartiri y una de las principales referencias del Paleolítico en Europa.

La conferencia será impartida por el prehistoriador Diego Gárate, a partir de las 19.30 horas, en el ayuntamiento de la localidad, que acoge las charlas organizadas por la Sociedad de Amigos de las Cuevas del Castillo desde hace 30 años.

Bajo el título 'La cueva de Isturitz: un referente para el estudio del Paleolítico europeo', se trata de la duodécima conferencia de este año y sucede a la impartida por Eduardo Palacio sobre el arte rupestre paleolítico de Cantabria, que cuenta con 70 cuevas decoradas de las 150 localizadas en toda la región cantábrica, lo que implica mayor concentración de ellas de toda Europa.

Según ha informado la organización en nota de prensa, en su intervención Palacio recordó la historia del estudio del arte paleolítico en Cantabria, desde que en 1895 se reconoció la autenticidad de las pinturas de Altamira y pocos años más tarde empezaran a llegar a la región los arqueólogos e investigadores internacionales más prestigiosos de la época.

El ponente recalcó que ya en 1910 el por entonces príncipe de Mónaco creó el Instituto de Paleontología Humana, que financió las primeras excavaciones en el Monte Castillo de Puente Viesgo y realizó una serie de publicaciones "que hoy en día todavía son referentes".

Palacio recordó que las dos guerras mundiales y la Guerra Civil española interrumpieron todos los trabajos científicos hasta que se retomaron en los años setenta con Joaquín González Echegaray y Sergio Ripoll, aunque veinte años antes ya lo había hecho el padre Jesús Carballo.

"Desde finales de los años setenta hasta ahora no se han dejado de hacer trabajos para volver a estudiar las cuevas que ya se conocían y para descubrir nuevas cuevas, principalmente situadas en la banda costera y en menos casos en la zona media de los valles", agregó.

En este sentido, explicó que desde entonces la tendencia es que las cuevas descubiertas cercanas a la costa están más dispersas mientras que en los valles medios suelen estar más concentradas, tras aclarar que en Cantabria se han localizado dos tipos de conjuntos de arte paleolítico "unos que tienen muchas figuras con distintos temas y técnicas de diferentes cronologías y otros de cuevas muy pequeñas con un número reducido de figuras muy homogéneas desde el punto de vista temático y estilístico".

Palacio añadió que, tras la evolución de los sistemas de datación físico químicos que han permitido la cronología del arte, en la región cantábrica se distinguen dos grandes períodos del arte rupestre, el premagdaleniense (entre 38.000 y 16.000 años de antigüedad) y el magdaleniense (entre 16.000 y unos 11.500 años de antigüedad).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook