08 de junio de 2010
08.06.2010
Carreño

El Ayuntamiento deniega un local a los ganaderos contrarios a la incineradora

La Alcaldía alude entre los motivos
de su rechazo a las alegaciones vecinales contra la planta de Cogersa

08.06.2010 | 02:00
Varios ganaderos, reunidos en una nave.

Tamón, Braulio FERNÁNDEZ


Los ganaderos del entorno de Cogersa, donde se prevé ubicar la futura incineradora, entre los cuales se cuentan los carreñenses de Tamón y de Ambás, no tendrán un lugar público donde reunirse en el concejo. El Ayuntamiento les ha denegado, mediante resolución de alcaldía, la solicitud para hacerlo en las escuelas de Tamón, donde se celebran habitualmente reuniones vecinales y donde los ganaderos aspiraban a encontrarse para trazar sus líneas de acción contra la incineradora. Sospechan que al Gobierno local de Carreño no le interesa que prosperen sus reclamaciones.


«Es cierto que, entre los ganaderos que pretendíamos convocar, hay gente de otros concejos, como Gijón y Corvera, pero somos muchos los de Carreño», explicaba ayer José Ramón Menéndez, quien regenta una ganadería en Tamón. «Pedimos el local de las escuelas de Tamón porque es un lugar habitual para reuniones y porque durante 300 días al año se encuentra vacío».


Menéndez vio con sorpresa cómo entre los motivos por los que se les deniega el local se cuentan las «alegaciones presentadas por parte de la asociación de vecinos de Tamón» en contra de la incineradora.


Los empresarios ganaderos están en contra de la incineración porque «para el sector lácteo provocaría el cese y el cierre de todas las explotaciones limítrofes con Cogersa». Según denuncian, «con la incineración aumentará la concentración de dioxinas de manera significativa y estas se acumulan en los tejidos grasos de los animales y en la lactosa de la leche y tardan muchos años en ser expulsados o degradados por los seres vivos, provocándoles graves enfermedades».


Las dioxinas no son la única amenaza para sus vacas. También temen el gran vertedero previsto para almacenar las cenizas. «Debido a la climatología de Asturias sabemos que, por la acción del viento o de la lluvia, las cenizas se esparcirán y contaminarán los campos, los arroyos y los manantiales», señalan.


El siguiente paso que pretenden dar los ganaderos, «unos 300», es reunirse con el alcalde, Ángel Riego, explicó Menéndez, quien añadió que «queremos hacer una reunión en las parroquias colindantes, ya que todavía hay gente que no conoce lo que se avecina».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine