22 de julio de 2010
22.07.2010
La Nueva España

La colocación de barracas en verano enfrenta a hosteleros y Ayuntamiento

El Candás CF, por San Félix, y una pulpería, a finales de agosto, instalarán puestos, lo que ha despertado el rechazo de los empresarios

22.07.2010 | 02:00
Parque de Les Conserveres, donde ya se colocó una barraca durante el pasado mercado clariniano.

Candás,


Braulio FERNÁNDEZ


El Ayuntamiento de Carreño ha autorizado al Candás Club de Fútbol a gestionar la barraca que se instalará durante las próximas fiestas de San Félix en el parque candasín de Les Conserveres, donde se celebrarán las verbenas. Además, según adelantaron desde la concejalía de Festejos, durante los últimos días de agosto y primeros de septiembre también se instalará un puesto de venta de pulpo en la explanada del muelle. Ambas medidas han encrespado los ánimos de los hosteleros locales, que hoy mismo tienen previsto reunirse para mostrar su disconformidad con la medida.


La barraca durante las fiestas de San Félix permanecerá colocada en Les Conserveres desde el 30 de julio hasta el 1 de agosto y será gestionada por el Candás CF, que solicitó su adjudicación el pasado 7 de junio. «Ya queríamos colocar una barraca donde las orquestas el año pasado, aunque no pudo ser por falta de tiempo», señala al respecto el concejal de Festejos, José Manuel Muñiz. La solicitud fue tratada en comisión y se aprobó la concesión al club de fútbol con fecha de 9 de julio.


«Lo que pretendemos es centralizar la fiesta en Les Conserveres, que es donde se encuentra la verbena», explica Muñiz, que, lejos de pensar que la medida va en contra de los hosteleros, opina que «no es una decisión que vaya a ser perjudicial para los empresarios, ya que obtendrán mayores beneficios con unas fiestas mejor organizadas, y a las que acuda más gente, que es lo que pretendemos con la colocación de las barracas».


En cuanto a la colocación de un puesto en la explanada del muelle durante los últimos días de agosto y primeros de septiembre, el concejal señaló que el permiso se le dará a una pulpería foránea, que permanecerá «de una semana a diez días» en el muelle, «siempre y cuando no coincida con la celebración de ningún otro festival o jornada gastronómica en el municipio», añade Muñiz, que cree que en esas fechas se produce un bajón turístico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook