27 de diciembre de 2011
27.12.2011
 

Siero reconoce poca claridad en las operaciones urbanísticas

El concejo sólo cumple 25 de los 80 indicadores que miden la transparencia de la actividad pública

27.12.2011 | 01:00

Pola de Siero,


Manuel NOVAL MORO


Las recalificaciones y contrataciones urbanísticas, así como los asuntos económico-financieros, son las materias sobre las que hay menos transparencia en el Ayuntamiento de Siero, según se desprende de la evaluación que ha hecho el equipo de gobierno aplicando el cumplimiento de los indicadores del International Texter Association (ITA). Se trata de 80 indicadores relativos a cinco aspectos de la actividad pública: información sobre la Corporación municipal, relaciones con los ciudadanos y la sociedad, transparencia económico-financiera, transparencia en las contrataciones de servicios y transparencia en materias de urbanismo y obras públicas.


La evaluación se hace cada seis meses y se publica en junio y en diciembre. De la primera que se ha hecho se desprende que falta aún mucho recorrido por hacer. De los 80 indicadores, se cumplen tan sólo 25, frente a 37 que no se cumplen, 15 que lo hacen sólo parcialmente y tres de ellos sobre los que no se puede hacer evaluación.


Que el urbanismo es el área peor parada queda de manifiesto en el hecho de que de los 17 indicadores relativos a ella sólo se cumplen totalmente tres, sobre la publicidad de los convenios y del Plan General de Ordenación Urbana, y no se cumple ninguno respecto a recalificaciones y adjudicaciones urbanísticas, información sobre concurrentes, ofertas y resoluciones, seguimiento y control de la ejecución de obras o información sobre partidas presupuestarias destinadas al urbanismo.


En cuanto a la información financiera, se cumple uno de los 16 requisitos, la publicación de los presupuestos de los entes autónomos, y parcialmente otros cinco, sobre el presupuesto municipal y los ingresos de la Corporación.


Lo más publicitado, por el contrario, es el funcionamiento de los organismos municipales y los propios mecanismos de participación ciudadana.


No obstante, de la evaluación de los seis meses se desprende que ha habido una evolución positiva, ya que dos indicadores que no tenían ningún desarrollo en junio se cumplen ahora: el nuevo código ético o de buen gobierno o la existencia de un apartado de sugerencias de los ciudadanos. Otros siete pasan de no cumplirse a desarrollarse parcialmente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído